Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

EL DINOSAURIO

La historia del dinosaurio empezó como un pasatiempo en Twitter (mi cuenta está aquí, por cierto, en caso de que quieran seguirme). Acababa de registrarme y no se me ocurría qué escribir, de modo que, recordando ese microrrelato de Monterroso sobre el tipo (¿o sería una mujer?) que despierta y ve que el dinosaurio sigue ahí, se me ocurrió que podría sacar más provecho de la cuestión dinosauriesca. Total, los dinosaurios no han perdido popularidad desde la peli Parque Jurásico, y la verdad es que ese dinosaurio de Monterroso daba para bastante más que un microrrelato. Vamos, que era un personaje muy poco explotado :-D (Lo sé, el dinosaurio de Monterroso significa otra cosa, pero yo suelo interpretar ciertas cuestiones de manera muy literal. Espero que nadie se ofenda conmigo por eso.)

En fin. Al principio el dinosaurio hacía cosas simples: jugaba, gruñía, perseguía a mi gato... ya saben, lo típico para un Deinonychus adaptado a nuestra época. (Me pareció más práctico traer al bicho a esta época que irme yo a la suya; ¡es que por ese entonces no había Internet, y por lo tanto tampoco existía Twitter!) Con el tiempo, sin embargo, las aventuras del dinosaurio... evolucionaron, por decirlo de alguna manera. Un día fue a la playa, se enfrentó a unos piratas... y entonces decidí que era hora de llevar un registro de todos esos tuits locos en un archivo de texto, para no confundirme.

Las aventuras del dinosaurio seguirán en Twitter, por supuesto, una por día (programadas con HootSuite para el mediodía, hora de Uruguay). Mientras tanto, y considerando que a veces es difícil captar todos mis tuits del dinosaurio porque parloteo y retuiteo mucho, decidí que podría poner aquí también las andanzas de mi amigo jurásico, para que nadie se las pierda. No las actualizaré todos los días, pero sí con cierta regularidad. Mi registro comienza después de que los piratas abandonaron la playa...

LAS AVENTURAS DEL DINOSAURIO
(en orden cronológico, las más nuevas al final)

Cuando desperté, el dinosaurio me dijo que los piratas olvidaron un mapa del tesoro. ¡Adivinen qué vamos a hacer él y yo esta semana!

Cuando desperté, el dinosaurio ya había conseguido un barco. Es muy bonito, con un Neptuno como mascarón de proa.

Cuando desperté, el dinosaurio me presentó al capitán para el barco. Se llama Barba Encrespada y su mascota es un buitre tuerto.

Cuando desperté, el dinosaurio y el capitán me presentaron a la tripulación. Madre mía, qué pandilla de esperpentos...

Cuando desperté, ya estábamos en el mar. El dinosaurio me trajo el desayuno... pero luego lo vomité. Estúpido mareo...

Cuando desperté, el dinosaurio me llevó a la cubierta para que viera al kraken. ¡La pelea que se armó! Pero le ganamos a cañonazos.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía masticando pedazos del kraken. Creo que todos comeremos kraken durante la próxima semana. Puaf.

Cuando desperté, ¡el dinosaurio y el buitre tuerto estaban jugando al póker! Sinvergüenzas. ¡No me invitaron a la partida!

Cuando desperté, el dinosaurio me sugirió que hiciera dibujitos de nuestras aventuras. ¿Debería hacerle caso?

Cuando desperté, el dinosaurio me pasó una espada. ¡Piratas de otro barco nos estaban abordando con intenciones homicidas!

Cuando desperté, el dinosaurio ya había mordisqueado los barrotes de nuestra celda en el otro barco pirata. ¡Buen chico!

Cuando desperté, el dinosaurio me avisó de que ya era hora de hacer caminar a los piratas invasores por la plancha.

Cuando desperté, el dinosaurio me dijo que el capitán pirata enemigo está cooperando mucho más desde que le perdonamos la vida.

Cuando desperté, el dinosaurio me señaló la niebla en el horizonte. ¡Se oían gruñidos desde ella! Los piratas sacaron sus espadas.

Cuando desperté, el dinosaurio todavía estaba lamiendo la sangre de la cubierta. Los monstruos capturados nos hablaron del tesoro escondido.

Cuando desperté, el dinosaurio me dijo que ya estábamos cerca de la isla del tesoro. Dejamos ir a los monstruos luego de una reprimenda.

Cuando desperté, el dinosaurio me llevó a la cubierta para que viera la isla en el horizonte. Se escucharon gritos desde allí...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba listo para bajar a la isla. Se veía muy chulo, con un sombrero de paja... y una Uzi.

Cuando desperté, el dinosaurio y los piratas todavía celebraban la primera victoria. Otra vez comeremos carne de monstruo toda la semana...

Cuando desperté, el dinosaurio y los piratas habían hecho cabañas para hospedarnos hasta que encontremos el tesoro. ¡Qué habilidosos!

Cuando desperté, el dinosaurio me dijo que los piratas habían descifrado el mapa del tesoro. ¡Nos vamos a buscarlo ya mismito!

Cuando desperté, el dinosaurio y los piratas seguían enojados. Es que el tesoro eran libros antiguos. ¡Yo, feliz!

Cuando desperté, el dinosaurio me dijo que los piratas seguían buscando oro. Nos pusimos a jugar a la pelota. También el buitre tuerto.

Cuando desperté, el dinosaurio me alertó sobre el monstruo que estaban cazando los piratas. ¡Una bestia con escamas de oro!

Cuando desperté, el dinosaurio estaba feliz con su carne de monstruo, los piratas con las escamas de oro y yo con los libros.

Cuando desperté, el dinosaurio se despidió de los demás monstruos de la isla y todos subimos al Neptuno para volver a casa.

Cuando desperté, el dinosaurio me dijo que la hembra del kraken estaba afuera... feliz de que nos hubiéramos comido a su tonto marido.

Cuando desperté, el dinosaurio me avisó que estábamos llegando a la costa. Decidimos evitar a la DGI que ya quería cobrarnos impuestos.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía masticando a los funcionarios de la DGI. ¡No nos quitarán nuestro tesoro arduamente ganado!

Cuando desperté, el dinosaurio y yo despedimos a los piratas y nos dedicamos a leer los libros antiguos. Luego les cuento de qué van.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba muy entusiasmado con un libro sobre un mundo perdido lleno de más dinosaurios. Quiere que vayamos ahí.

Cuando desperté, el dinosaurio daba saltitos de alegría y me presentó al jefe de la expedición: un tío enorme parecido a Indiana Jones.

Cuando desperté, el dinosaurio me presentó al resto de los exploradores. ¡Con semejantes brutos podemos ir a cualquier lado sin miedo!

Cuando desperté, el dinosaurio me trajo el uniforme de exploradora. Me veo genial con el sombrero, el látigo y el machete :-D

Cuando desperté, el dinosaurio estaba reagrupando a los caballos que usaremos en la expedición. Se comió alguno, pero hay muchos.

Cuando desperté, el dinosaurio ya había hecho las maletas. Nos embarcamos en una enorme nave de carga con los exploradores y los caballos.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía leyendo el libro sobre el mundo perdido. Dice que quiere medir sus fuerzas con un tiranosaurio.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba practicando la lucha cuerpo a cuerpo con los exploradores. Dinosaurio: 35 — exploradores: 2.

Cuando desperté, el dinosaurio se estaba partiendo de la risa, viendo a los exploradores levantar pesas para vencerlo en la lucha.

Cuando desperté, el dinosaurio les había ganado de nuevo a los exploradores. Es que él también estuvo levantando pesas (en secreto).

Cuando desperté, el dinosaurio me avisó que ya estábamos llegando a África. Desembarcamos armados hasta los dientes.

Cuando desperté, el dinosaurio y los exploradores seguían bailando con la tribu africana. Menuda juerga armamos anoche...

Cuando desperté, el dinosaurio y los exploradores ya estaban quitando las piedras del túnel que lleva al mundo perdido. ¡Qué emoción!

Cuando desperté, el dinosaurio había capturado un extraño aborigen en el túnel hacia el mundo perdido: verde, rugoso y con ocho ojos.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba aprendiendo el idioma del aborigen. Creo que lo podremos usar como guía turístico.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba maldiciendo los componentes electrónicos que se estropean justo después de que vence la garantía.

Cuando desperté, el dinosaurio me deseó un feliz Día de la Constitución. Después siguió jugando con el Megatherium.

Cuando desperté, el dinosaurio y el aborigen se habían comido al Megatherium. Los demás pescamos (la carne del Megatherium era dura).

Cuando desperté, el dinosaurio me dijo que había escuchado rugidos en plena noche. ¿Estaremos cerca ya de los otros dinosaurios?

Cuando desperté, el dinosaurio se arrojó sobre mí... para protegerme de unas avispas gigantes asesinas. Menos mal que tiene la piel gruesa.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba comiendo avispas fritas como si fueran patatas. Probé una. ¡No estaba mal! Crujiente y picante.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba acariciando un huevo. ¿Será de pájaro? ¿Será de dinosaurio? ¿Será la cena de esta noche?

Cuando desperté, el dinosaurio había encontrado otro huevo... del tamaño de un hipopótamo. What?? (El otro lo comimos. Era de Sarcosuchus.)

Cuando desperté, el dinosaurio me preguntó, mientras incubaba el huevo gigante, si ya estaba pronta la portada para SOMBRAS.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía incubando el huevo gigante con ayuda de los exploradores (todos a la vez). Les saqué una foto.

Cuando desperté, el dinosaurio y los exploradores cayeron del huevo porque se estaba rompiendo. ¡Luego asomó una garra emplumada!

Cuando desperté, el dinosaurio le estaba dando de comer a nuestra nueva mascota: un bicho gigante con plumas y escamas.

Cuando desperté, el dinosaurio le había puesto nombre a nuestra mascota: Ornitosaurus colossus. Ornito, para abreviar :-)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba enojado porque están pasando el tenis en lugar de la gimnasia. Se puso a hacer acrobacias él mismo.

Cuando desperté, el dinosaurio y Ornito encontraron un túnel escondido. ¡Al otro lado se escuchan rugidos de dinosaurios!

Cuando desperté, el dinosaurio tenía prisa por llegar al final del túnel. El aborigen se nos escapó (cobarde). Ornito parece curioso.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba charlando con sus nuevos amigos de la misma especie. (Y yo mirando mi nueva conexión de fibra óptica.)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba jugando al vóleibol con toda una manada de velocirraptores. ¡Tengo que poner el vídeo en YouTube!

Cuando desperté, el dinosaurio recién volvía de la parranda nocturna con cuatro guapas dinosaurias. Mariposón...

Cuando desperté, el dinosaurio se había ido de parranda otra vez. Para variar, invitaron a un triceratops y un T-rex. Menudo grupito.

Cuando desperté, el dinosaurio aún tenía resaca y les estaba gruñendo a los exploradores. Ellos le tiraron calcetines sucios.

Cuando desperté, el dinosaurio y sus amigotes compitieron con los exploradores en combates de lucha libre. ¡Y empataron!

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió urgentemente que llamara a mi dragón. No me explicó por qué. Le hice caso.

Cuando desperté, el dinosaurio explicó por fin para qué quería a mi dragón. ¡Necesitaba calor para incubar sus futuros hijos!

Cuando desperté, el dinosaurio y mi dragón seguían incubando los huevos mientras todos mirábamos la gimnasia rítmica. Los hombres babeaban.

Cuando desperté, el dinosaurio se reía de los exploradores haciendo gimnasia rítmica. Quedaban MUY ridículos en esas mallas...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba contento ¡porque ya se estaban rompiendo los cascarones de sus huevos! (Incubaron rapidísimo.)

Cuando desperté, el dinosaurio y sus novias estaban jugando con sus numerosos bebés. Madre mía, qué ruido hacían entre todos.

Cuando desperté, el dinosaurio enseñaba a sus hijos a cantar a coro y los exploradores jugaban al polo acuático con los plesiosaurios. Uau.

Cuando desperté, el dinosaurio, sus crías y los exploradores estaban combatiendo una plaga de sanguijuelas monstruosas. Puaj.

Cuando desperté, el dinosaurio y los exploradores estaban usando las sanguijuelas para hacer morcillas. ¡Qué ascooooooo!

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías habían desaparecido. Una lección de caza, según los exploradores. A ver qué traen para la cena.

Cuando desperté, el dinosaurio y los exploradores asaban al fuego un cocodrilo gigante. Y sí, sabía a pollo. Luego hicimos botas.

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías estaban jugando con unas mariposas mutantes. Me da que ésas llegaron desde Fukushima.

Cuando desperté, el dinosaurio y los exploradores me apartaron a toda prisa de una estampida de brontosaurios. ¡Casi me aplastan!

Cuando desperté, el dinosaurio me dijo que ya había tenido suficientes aventuras en el mundo perdido. Tomó a varios bebés y volvimos a casa.

Cuando desperté, el dinosaurio trataba de calmar a sus crías para que no destrozaran el avión. Será un viaje de regreso algo agitado...

Cuando desperté, el dinosaurio preparaba a sus crías para bajar del avión. Causaron unos cuantos destrozos en el aeropuerto...

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías hicieron todo un desfile por Montevideo. Para variar, distrajo a los uruguayos del fútbol.

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías se sumaron a la celebración por la Independencia de Uruguay. ¡Hasta se pintaron de azul y blanco!

Cuando desperté, el dinosaurio tampoco podía parar de bostezar. ¿A quién se le ocurre despertarse antes de las 9 un DOMINGO? Puf.

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías habían acaparado el uso de mi computadora para jugar los nuevos niveles de Angry Birds Seasons.

Cuando desperté, el dinosaurio se había disfrazado de cerdo verde y sus crías de Angry Birds. Y se pusieron a jugar por todo el barrio...

Cuando desperté, el dinosaurio me presentó a su abogado. Él y sus crías tienen una demanda por daños a propiedades públicas y privadas.

Cuando desperté, el dinosaurio había llegado a un acuerdo con la ciudad: multas perdonadas a cambio de espectáculo circense.

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió que los ayudara con el vestuario y el maquillaje de payaso para el espectáculo circense.

Cuando desperté, el dinosaurio repasaba en la tele las grabaciones del espectáculo circense. ¡Fue un éxito total!

Cuando desperté, el dinosaurio y las crías salieron a disfrutar del día casi primaveral. Y a cazar pajaritos en pleno cortejo...

Cuando desperté, el dinosaurio y las crías estaban corriendo al sol, persiguiendo gatos. Los tuve que reprender. Los gatos no se tocan.

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías estaban bailando bajo la lluvia. Gene Kelly debe estar orgulloso, esté donde esté.

Cuando desperté, el dinosaurio me preguntó que había soñado. Le conté que explotó el sol y me morí, pero me di cuenta de que era un sueño.

Cuando desperté, el dinosaurio me preguntó dónde carajo está el sol, que ya llevamos toda una semana de días grises.

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías estaban bailando de nuevo bajo la lluvia. Más vale que se limpien las patas antes de volver.

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías hicieron un espectáculo acuático al estilo Esther Williams. (Sí, sigue lloviendo.)

Cuando desperté, el dinosaurio había creado un negocio familiar: exterminio de ratas. Le vendrá bien a esta ciudad tan sucia...

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías aceptaron unirse a mi plan de exterminar políticos idiotas como si fueran plaga de ratas.

Cuando desperté, el dinosaurio me sugirió que escribiera una novela de dinosaurios. Le presté PARQUE JURÁSICO, mientras tanto.

Cuando desperté, el dinosaurio se sumó a mi campaña gratuita de SOMBRAS pintándose de negro. Qué colaborador :-D

Cuando desperté, el dinosaurio tenía en sus garras la botella de lejía. A limpiar paredes llenas de hongos se ha dicho...

Cuando desperté, el dinosaurio me pasó un vaso de leche y dos aspirinas. Ya sabe lo que me pasa después de cada visita a la ortodoncista...

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías habían pintado sus palmas con pintura roja en mis paredes. Quedó bien, lo voy a dejar así :-D

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió que hiciera un mural de él y sus crías. No es mala idea, pero ellos tendrán que colaborar.

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías llevaban paraguas. Hay tanto viento que quieren imitar a Mary Poppins. A ver si vuelan...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba patinando en las calles mojadas. ¡Qué bien le salen esos triples! Es lo bueno de tener cola.

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías estaban apelotonados en mi dormitorio. Ni ellos quieren salir con la tormenta de hoy.

Cuando desperté, el dinosaurio y sus crías salieron a afilarse las uñas en todos los árboles que cayeron por la tormenta (bastantes).

Cuando desperté, el dinosaurio me tiró flores encima para celebrar la primavera. Iba vestido de hippie. Qué mono :-)

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a cazar las primeras mariposas de la primavera. Entre eso y las flores... cuánta cursilería.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba feliz de que se hubiera arreglado el problema de mi computadora. ¡Hemos vuelto a las andadas!

Cuando desperté, el dinosaurio se rió de los dibujitos que hice para el próximo post de mi blog. Estén atentos a su publicación...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba leyendo EL DRAGÓN DE PIEDRA. Ahora quiere que escriba algo parecido, pero con dinosaurios... Veré.

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a putear porque se le pegaron las pulgas de mi gato. Pulguicida para los dos. (Malditas pulgas.)

Cuando desperté, el dinosaurio me deseó suerte por la novela que mandé a una editorial. Qué amable. Le hice un pavo asado con papas.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba persiguiendo un conejo blanco. Los seguí hasta una plaza. Caímos por un pozo muy, muy profundo...

Cuando desperté, el dinosaurio y yo estábamos en una sala llena de puertas. En lugar de buscar llaves... las derribamos :-D

Cuando desperté, el dinosaurio seguía en la mesa tomando té con el sombrerero y la liebre. Yo tomé otra siesta con el hurón.

Cuando desperté, el dinosaurio se había comido a la liebre de marzo y el lirón me pegó por confundirlo con un hurón. (Qué carácter.)

Cuando desperté, el dinosaurio había dejado inconsciente al sombrerero con la tetera. Es que lo había puesto muy nervioso con sus locuras.

Cuando desperté, el dinosaurio se había apoderado de la mesa del té y estaba merendando con el Bandersnatch y el Jabberwocky.

Cuando desperté, el dinosaurio y yo nos fuimos de la mesa del té. Es que él quería conocer a la duquesa y perseguir niños-cerditos.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba peleando con la duquesa por la invitación a la partida de croquet. El niño-cerdito gruñía.

Cuando desperté, el dinosaurio y la duquesa habían hecho las paces con cerveza. Bendita Oktoberfest. Al niño-cerdito lo asamos a las brasas.

Cuando desperté, el dinosaurio me estaba llevando a la casa del Conejo Blanco. Hay que aprovechar que no está para hacer travesuras...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba comiendo y bebiendo en la casa del Conejo Blanco. Creció y se encogió, creció y se encogió...

Cuando desperté, el dinosaurio peleaba a puño limpio contra el Conejo Blanco. Ambos medían como tres metros de alto. ¡Fue épico!

Cuando desperté, el dinosaurio se había hecho un abrigo con el pelo del Conejo Blanco. Pero el conejo no murió, sólo quedó calvo.

Cuando desperté, el dinosaurio había vuelto a su tamaño normal. Él y yo empezamos a buscar flamencos para la partida de croquet.

Cuando desperté, el dinosaurio me confesó que atrapar flamencos (sus parientes más evolucionados) no era tan fácil como pensaba.

Cuando desperté, el dinosaurio tenía cinco flamencos, atados por el cuello como un racimo de flores. Nos fuimos a la partida de croquet.

Cuando desperté, el dinosaurio se había comido a todos los flamencos menos a uno. Según él, sólo necesita uno para jugar al croquet.

Cuando desperté, el dinosaurio ya estaba peleando con la Reina de Corazones. Saqué una foto de ellos dos pegándose con los flamencos.

Cuando desperté, el dinosaurio había mordido al verdugo en una pierna. ¿Qué se pensaba la Reina de Corazones, que se iba a dejar decapitar?

Cuando desperté, el dinosaurio estaba armando un tremendo follón en el campo de croquet. Madre mía, cuántos naipes arañados...

Cuando desperté, el dinosaurio se proclamó ganador de la partida de croquet y Rey de Corazones. El vestido de la reina le quedaba chulísimo.

Cuando desperté, el dinosaurio mandó quitar las rosas rojas y ordenó que se plantaran flores carnívoras jurásicas. Para sentirse en casa.

Cuando desperté, el dinosaurio había organizado una fiesta de coronación. Luego armó un castillo de naipes. A los naipes no les hizo gracia.

Cuando desperté, el dinosaurio había traído a las piezas de ajedrez del otro lado del espejo e inventado un juego nuevo con los naipes.

Cuando desperté, el dinosaurio jugaba a su nuevo juego raro con el gato de Cheshire. Si no le gana, probablemente se lo coma. Si lo agarra.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba cazando al gato de Cheshire. Consiguió atrapar su sonrisa. Ahora pedirá rescate.

Cuando desperté, el dinosaurio se había puesto la sonrisa del gato de Cheshire. Quedó chulo. Todavía espera el pago del rescate.

Cuando desperté, el dinosaurio había comprado su propio ejército de naipes. Es que le gusta más la baraja española. Pero le quitó los reyes.

Cuando desperté, el dinosaurio tuvo que inventar otro juego nuevo, para combinar la baraja francesa con la española. Y todos contentos.

Cuando desperté, el dinosaurio nombró ministros de su reino al Bandersnatch y al Jabberwocky. Esos tres son muy amigos. Mmm, ¿nepotismo?

Cuando desperté, el dinosaurio interrumpió nuestras aventuras en el País de las Maravillas para desearles a todos ¡un feliz Halloween!

Cuando desperté, el dinosaurio decretó que las rosas blancas SÍ están permitidas en su reino, pero que él prefiere las flores carnívoras.

Cuando desperté, el dinosaurio hizo una fiesta enorme del té. La liebre de marzo no vino, naturalmente. (Recuerden que se la comió.)

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a hacer castillos de naipes. A los naipes no les hizo gracia. Al sombrerero loco sí (naturalmente).

Cuando desperté, el dinosaurio consideraba la idea de tirar a Humpty Dumpty del muro para freírlo. Es que es un huevo muy irritante.

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a charlar con las flores parlantes. Menos mal que no es herbívoro, o se las hubiera comido.

Cuando desperté, el dinosaurio delegó su reinado al Bandersnatch y al Jabberwocky. Dice que quiere volver porque extraña a sus crías.

Cuando desperté, el dinosaurio todavía estaba aprendiendo alpinismo. Es que es más fácil caer por el pozo que trepar hacia arriba...

Cuando desperté, el dinosaurio seguía echándole aire al globo para salir del pozo. El Conejo Blanco decidió venir con nosotros.

Cuando desperté, el dinosaurio nos sacó del pozo en el globo y el Conejo Blanco se fue saltando. Espero que no lo atropelle ningún auto...

Cuando desperté, el dinosaurio y yo terminamos de organizar la fiesta para mi dragón Donald, que hoy cumple dos años. ¡Feliz cumple, Donald!

Cuando desperté, el dinosaurio vio un zombi y salió a cazarlo. "¡Duro con ese muerto!", le grité yo. Lo hizo pedazos con una cachiporra.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía aplastando las cabezas de los últimos tres zombis. Han venido con el calor, como las cucarachas.

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió un lanzallamas. Es que matar los zombis a garrotazos es poco higiénico, y cansa bastante.

Cuando desperté, el dinosaurio me aseguró que los zombis rostizados NO saben a pollo, pero que no están del todo mal. No pienso comprobarlo.

Cuando desperté, el dinosaurio me señaló a la horda de zombis aproximándose y me pidió llamar al exterminador. Demasiado es demasiado.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba feliz de que ya no quedaran zombis... pero entonces se acercó una patata carnívora mutante y...

Cuando desperté, el dinosaurio había usado el lanzallamas y 5 l. de aceite de oliva para convertir a la patata mutante en patatas fritas.

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a buscar más monstruos mutantes vegetales. Creo que piensa abrir una cadena de restaurantes...

Cuando desperté, el dinosaurio no había encontrado más monstruos mutantes vegetales, pero sí una quimera muy malhumorada. Menuda pelea.

Cuando desperté, el dinosaurio había hecho asado de quimera. Madre mía, este bicho come casi cualquier cosa. Tiene mejor estómago que yo.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba jugando en la playa con un calamar gigante. (Los calamares gigantes no son comestibles.)

Cuando desperté, el dinosaurio y el calamar gigante se habían puesto de acuerdo para compartir los peces pescados con las ventosas.

Cuando desperté, el dinosaurio y el calamar se pelearon con las gaviotas. Eran bravas, las muy podridas. La cosa quedó en empate.

Cuando desperté, el dinosaurio y el calamar se pusieron a hacer una gigantesca escultura con la arena y la basura de la playa.

Cuando desperté, el dinosaurio y el calamar habían hecho todo un pueblo de arena. ¡Y les ofrecieron participar en un concurso! ¡Yay!

Cuando desperté, el dinosaurio y el calamar estaban creando su escultura para el concurso. Competirán con unos cangrejos muy hábiles.

Cuando desperté, el dinosaurio y el calamar interrumpieron la escultura del tiranosaurio para comer pescado frito con una amable sirena.

Cuando desperté, el dinosaurio y el calamar habían terminado su escultura. Los cangrejos le pidieron a la sirena que posara para ellos.

Cuando desperté, el dinosaurio, el calamar y los cangrejos estaban puteando porque la lluvia les desbarató las esculturas de arena.

Cuando desperté, el dinosaurio, el calamar y los cangrejos empezaron de nuevo sus esculturas. La sirena les sirvió mejillones con algas.

Cuando desperté, el dinosaurio se fue a gruñirle a mi vecina ¡por ponerse a podar el pasto a las 7 de la mañana un domingo! Bien hecho.

Cuando desperté, el dinosaurio, muy contento, me mostró su trofeo por ganar el concurso de esculturas de arena con el calamar. ¡Felicidades!

Cuando desperté, el dinosaurio se despidió del calamar, la sirena y los cangrejos. ¡Dice que ahora quiere escalar el Everest! Está chalao.

Cuando desperté, el dinosaurio organizó una rifa para comprar el equipo de escalada. Primer premio: un cráneo de mamut.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba vendiendo bichos atrapados en ámbar fosilizado. Todo sea para lograr su meta de escalar el Everest...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba de mimo en una plaza para recaudar dinero. Pero nada, la gente odia los mimos aunque sean dinosaurios.

Cuando desperté, el dinosaurio comprendió que se llevaría menos tomatazos si en lugar de hacer de mimo se ponía a hacer acrobacias.

Cuando desperté, el dinosaurio tenía un gran público alrededor viéndolo hacer malabares con cuatro gatos a la vez. Los gatos, nada felices.

Cuando desperté, el dinosaurio cambió los malabares por la cuerda floja. Nota: las garras cortantes NO ayudan en esa acrobacia.

Cuando desperté, el dinosaurio se unió a un grupo de break dance. ¡Menudo espectáculo callejero montaron! Y les llovieron las ganancias...

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió que contara sus ganancias. 45.000 dólares. No está nada mal para un bicho prehistórico...

Cuando desperté, el dinosaurio usurpó mi computadora para ordenar por Internet todo el equipo de escalada. Será moderno el bicho.

Cuando desperté, el dinosaurio se tomó un tiempo para ayudarme a promocionar mi blog en el concurso de 20 Minutos :-)

Cuando desperté, el dinosaurio se despidió para marcharse al Everest. Me mantendrá informada por Internet. Muy sofisticado, el bicho.

Cuando desperté, el dinosaurio y yo nos comunicamos por Skype. Le resultó un poco raro el viaje en avión. Los pasajeros gritaban al verlo.

Cuando desperté, el dinosaurio me avisó de que ya había llegado a los Himalayas. Se compró un abrigo de piel. ¡Se ve súper chistoso ahora!

Cuando desperté, el dinosaurio me mandó una foto de él con algunos sherpas. Se ve que lo prefieren a él en lugar de a los turistas comunes.

Cuando desperté, el dinosaurio y los sherpas empezaron a escalar. Se les pegaron algunos alpinistas japoneses aficionados a Godzilla.

Cuando desperté, el dinosaurio me mandó una foto donde todos quedaron colgados de un risco, con él en la cima prendido con sus garras.

Cuando desperté, el dinosaurio y los demás alpinistas se pelearon a golpes de tanques de oxígeno con un yeti. Pero luego se reconciliaron.

Cuando desperté, el dinosaurio y los alpinistas continuaron escalando. Se cayeron algunos dedos y narices por el frío, pero ninguna garra...

Cuando desperté, el dinosaurio y los alpinistas siguieron escalando... vestidos de Papá Noel y sus elfos respectivamente o<]:-D

Cuando desperté, el dinosaurio me mandó un vídeo para desear a todo el mundo una feliz Nochebuena con comilona, limoncello y música o<]:-)

Cuando desperté, el dinosaurio mandó otro vídeo para desearnos una feliz Navidad. También me mandó nieve, que sigue haciendo mucho calor...

Cuando desperté, el dinosaurio me informó de que para antes de Año Nuevo ya habrá conquistado el Everest. The dinosaur rules!! Yay!

Cuando desperté, el dinosaurio me mandó una foto de un alpinista congelado que encontraron en la montaña. Escalar es un deporte de riesgo...

Cuando desperté, el dinosaurio se enfadó por una broma del Día de los Inocentes. No es buena idea hacerle bromas prácticas a un dinosaurio.

Cuando desperté, el dinosaurio y los alpinistas esquivaron una tremenda avalancha. Pero no van a dejar que la montaña los intimide :-P

Cuando desperté, el dinosaurio estaba casi en la punta del Everest... viajando temerariamente a donde ningún dinosaurio ha llegado antes :-P

Cuando desperté, el dinosaurio me deseó, y a todos sus seguidores, un feliz Año Nuevo desde la cumbre del Everest :-) ¡Besotes escamosos!

Cuando desperté, el dinosaurio comenzó el descenso del Everest... deslizándose sobre su barriga, con los demás alpinistas en su espalda.

Cuando desperté, el dinosaurio se había deslizado hasta la mitad del Everest. En el camino chocó con la señora del yeti y algunas cabras.

Cuando desperté, el dinosaurio había llegado al pie de las montañas. Hizo una tremenda fiesta para despedirse de los sherpas :-)

Cuando desperté, el dinosaurio abordó el avión para volver. De nuevo, hubo pasajeros en pánico, como en la peli SERPIENTES EN EL AVIÓN.

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió que lo fuera a buscar al aeropuerto en mi dragón. Fue un reencuentro muy conmovedor :-)

Cuando desperté, el dinosaurio nos deseó un feliz Día de Reyes y nos regaló pedazos de roca de la cumbre del Everest. ¿Para pisapapeles?

Cuando desperté, el dinosaurio estaba dando vueltas por mi casa muy impaciente. Estará insoportable hasta que emprenda otra aventura.

Cuando desperté, el dinosaurio aprovechó el descanso para ayudarme con las plagas. Especialmente los vendedores de puerta en puerta.

Cuando desperté, el dinosaurio fue de mi parte a pegarles a todos los vecinos del barrio que podan el pasto a la hora de la siesta.

Cuando desperté, el dinosaurio decidió que quiere dar la vuelta al mundo en 80 días. Vendrá el dragón. Me voy a renovar el pasaporte...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba aprendiendo algo de candombe, para reunir fondos y viajar alrededor del mundo. (No es barato.)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba algo desmoralizado. Es que rompió todos los tambores con sus garras. Tendrá que dedicarse a bailar.

Cuando desperté, el dinosaurio descubrió que sería más popular en lo del candombe bailando con tacones y plumas. Menudo espectáculo :-D

Cuando desperté, el dinosaurio decidió que quiere bailar con acompañamiento de murga. El tema de las canciones: cosas de dinos, claro.

Cuando desperté, el dinosaurio me regaló un traje con lentejuelas y plumas. Quiere que baile con él. OK, pero NO usaré tacones.

Cuando desperté, el dinosaurio consiguió dos bellísimos mulatos para que bailaran con nosotros. ¡Uau, qué maravilla! Gissel babeando...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba enviendo solicitudes como loco. ¡Ahora resulta que quiere bailar en el Sambódromo de Rio de Janeiro!

Cuando desperté, el dinosaurio saltaba de contento porque le aprobaron lo del Sambódromo... ¡y ahora quiere toda una scola do samba! Uf...

Cuando desperté, el dinosaurio tenía toda una cola de aspirantes para bailar en el Sambódromo con nosotros. Esto se ha salido de control...

Cuando desperté, el dinosaurio había fichado a unos 300 individuos para su scola do samba. Pero quiere más. Piensa en grande, el bicho.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba preocupado. No sabe de dónde sacará todas las plumas para vestir a su scola do samba...

Cuando desperté, el dinosaurio apareció con un camión enorme cargado de plumas de ñandú. También trajo algunas patas de ñandú para asar.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba tiñendo las plumas de ñandú. Se lo veía muy contento. Empiezo a pensar que es metrosexual o algo así.

Cuando desperté, el dinosaurio contrató modistas para confeccionar los trajes emplumados. Y compró millones de lentejuelas rojas y verdes...

Cuando desperté, el dinosaurio me mostró los primeros bailarines de la scola do samba vestidos con las plumas y lentejuelas. U-A-U.

Cuando desperté, el dinosaurio empezó a diseñar los carros alegóricos para el desfile. Va a ser un mega-espectáculo jurásico.

Cuando desperté, el dinosaurio me estaba tomando las medidas para mi traje. ¡Le di una palmada en el morro, por despertarme temprano!

Cuando desperté, el dinosaurio me entregó mi traje con plumas y lentejuelas. ¡La pucha, ME QUEDA ESPECTACULAR! Gracias, dino.

Cuando desperté, el dinosaurio contrató DOS AVIONES para llevarnos a todos a Brasil. Pienso que debería hacerse empresario o algo así...

Cuando desperté, el dinosaurio y los bailarines seguían sacudiendo el avión con sus prácticas de samba. El piloto les echó una bronca.

Cuando desperté, el dinosaurio salió del avión saludando a todos los brasileños en el aeropuerto. Hubo diversión y algo de pánico :-P

Cuando desperté, el dinosaurio había aclarado el lío con las autoridades del aeropuerto. Ellos prometieron ir al Sambódromo a verlo bailar.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba barriendo el Sambódromo. Quiere que todo esté muy limpito para el desfile :-) (Dinosaurio prolijo.)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba dirigiendo los ensayos. Puf, empiezo a envidiar el talento que tiene ese bicho para todo.

Cuando desperté, el dinosaurio me pasó mi traje con plumas y lentejuelas. ¡Esta noche es el desfile! ¡Qué emoción! Será un éxito total.

Cuando desperté, el dinosaurio todavía estaba celebrando la fiesta por el éxito del desfile. Además, ¡¡lo contrataron para el Carnaval!!

Cuando desperté, el dinosaurio estaba aprendiendo capoeira con unos guapísimos mulatos. Yo, babeando de nuevo (por los mulatos, claro).

Cuando desperté, el dinosaurio quiso que subiéramos al Corcovado. Asustó a algunas personas en el tren durante el ascenso...

Cuando desperté, el dinosaurio seguía haciendo acrobacias en el Cristo Redentor. Uf, espero que no rompa nada o nos caerá una demanda.

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió que pagara la fianza. Ni por simpatía le perdonaron lo de las acrobacias en el Cristo Redentor.

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a perseguir a las mujeres en bikini en la playa (por diversión, que a él le gustan las dinosaurias).

Cuando desperté, el dinosaurio y yo decidimos volver a casa. Sobre todo porque las autoridades brasileñas ya nos miraban con mala cara...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba triste porque le retiraron la invitación al Carnaval de Rio. Eso le pasa por travieso :-/

Cuando desperté, el dinosaurio llevó a sus crías a la playa para enseñarles a pescar. Con cañas. La gente se los quedó mirando.

Cuando desperté, el dinosaurio dijo que habló de nuevo con el calamar gigante. Parece que hay un OVNI en las profundidades del océano.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba aprendiendo a bucear. Quiere recuperar ese OVNI, pero no creo que sea tan fácil.

Cuando desperté, el dinosaurio usó parte del dinero ganado en el desfile de carnaval para alquilar un submarino. El capitán se llama Nemo.

Cuando desperté, el dinosaurio y Nemo estaban reclutando a la tripulación del submarino. Invitamos a parientes de Jacques Cousteau.

Cuando desperté, el dinosaurio y Nemo ya tenían la tripulación completa para el submarino. A éste lo bautizaron EL SUBMARINO AMARILLO :-)

Cuando desperté, el dinosaurio y Nemo habían comprado un montón de CDs de Los Beatles para poner dentro de EL SUBMARINO AMARILLO. Pos claro.

Cuando desperté, el dinosaurio daba saltitos de contento porque EL SUBMARINO AMARILLO ya iba de camino a las profundidades.

Cuando desperté, el dinosaurio me arrastró para que viera al primer bicho acuático raro. Parecía una cruza entre una plancha y unos fideos.

Cuando desperté, el dinosaurio se puso un traje de buzo para recolectar medusas gigantes. Probablemente serán la cena de hoy (puaf).

Cuando desperté, el dinosaurio estaba jugando con los tentáculos venenosos de las medusas. A la tripulación no le hizo mucha gracia...

Cuando desperté, el dinosaurio salió a bucear una vez más. Curiosidad: nada más con la cola que con las patas. Queda chistoso.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba muy orgulloso por haber descubierto una nueva especie de crustáceo. Le va a poner nombre y todo.

Cuando desperté, el dinosaurio y la tripulación trataban de liberar al submarino de las valvas de una ostra gigante.

Cuando desperté, el dinosaurio hizo un anillo gigantesco con la perla gigantesca que sacamos de la ostra devoradora de submarinos.

Cuando desperté, el dinosaurio y la tripulación tuvieron que salir a despegar unos bichos pegajosos del submarino. Cuántas ventosas.

Cuando desperté, el dinosaurio me informó de que ya estábamos cerca del OVNI. Lo supo por el radar y el resplandor verde fosforescente.

Cuando desperté, el dinosaurio dio saltitos al ver al OVNI. Da la impresión de que sí viene del espacio, pero es cuadrado, no redondo.

Cuando desperté, el dinosaurio volvió a ponerse el traje de buzo. Muy pronto entrará a la nave espacial cuadrada. ¡Qué emocionante!

Cuando desperté, el dinosaurio regresó de la nave espacial... con una pieza de tecnología que convierte la basura en libros. ¡Yay!

Cuando desperté, el dinosaurio volvió a la nave espacial. Tal parece que hay algo vivo en su interior... (aparte de los mejillones).

Cuando desperté, el dinosaurio apareció en la cámara posando junto a una criatura rara dentro de la nave. ¿Molusco, extraterrestre o ambos?

Cuando desperté, el dinosaurio nos presentó a Bplof, el extraterrestre acuático resbaloso. Se estrelló hace poco y quiere volver a casa.

Cuando desperté, el dinosaurio y la tripulación se pusieron a arreglar la nave del pobre Bplof, a quien yo invité, mientras tanto, a comer.

Cuando desperté, el dinosaurio y Bplof estaban charlando sobre las peculiaridades de sus respectivos planetas, en plan turístico.

Cuando desperté, el dinosaurio y yo aprendimos que en el planeta de Bplof sólo hay moluscos. Información muy interesante... y algo babosa.

Cuando desperté, el dinosaurio encargó piezas nuevas para la nave de Bplof. Lo que faltaba: un dinosaurio ingeniero. Este bicho es genial.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba de buzo arreglando la nave espacial con su llave de tuercas. Bplof y yo salimos a nadar alrededor.

Cuando desperté, el dinosaurio se unió a Bplof y a mí en un juego que inventamos: "molesta al tiburón y luego nada tan rápido como puedas".

Cuando desperté, el dinosaurio nos organizó a todos junto a Bplof para un numerito musical onda Esther Williams. Incluyó medusas.

Cuando desperté, el dinosaurio consiguió arreglar la nave de Bplof. Sin embargo, el extraterrestre va a quedarse un poco más en la Tierra.

Cuando desperté, el dinosaurio y Bplof estuvieron jugando con unas ballenas. Luego se pelearon con los japoneses que querían matarlas.

Cuando desperté, el dinosaurio le sugirió a Bplof que se llevara algunas ballenas y tiburones a su planeta, para salvarlos de la extinción.

Cuando desperté, el dinosaurio y Bplof organizaron una carrera de camarones. (Sigo pensando que los camarones parecen cucarachas.)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba copiando en secreto los planos de la nave espacial de Bplof. Oh, rayos, ya me imagino qué planea...

Cuando desperté, el dinosaurio me preguntó dónde puede conseguir ciertos elementos radiactivos. La nave de Bplof necesita más energía.

Cuando desperté, el dinosaurio le había robado todo el uranio enriquecido al gobierno de Irán. Uf, espero que no lo persigan por eso...

Cuando desperté, el dinosaurio ya había puesto el material radiactivo en la nave de Bplof. Pero guardó un poco para su propio proyecto.

Cuando desperté, el dinosaurio organizó una fiesta de despedida para Bplof. Es hora de que vuelva a su mojado planeta.

Cuando desperté, el dinosaurio, la tripulación y yo vimos partir la nave de Bplof. Espero que vuelva... o lo visitaremos nosotros.

Cuando desperté, el dinosaurio quiso seguir investigando el fondo del mar con EL SUBMARINO AMARILLO. Allá fuimos, navegando entre algas...

Cuando desperté, el dinosaurio me puso una pistola eléctrica en la mano. Es que chocamos con otro monstruo de las profundidades.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía despegando pedazos de monstruo electrocutado de la cubierta del submarino. Todo huele a quemado.

Cuando desperté, el dinosaurio y el capitán discutían sobre si meternos en un abismo que apareció en el radar. Suena peligroso.

Cuando desperté, el dinosaurio ganó el cara o cruz y el capitán hizo sumergir al submarino en el abismo. Jo, qué miedoooo...

Cuando desperté, el dinosaurio pidió que apagáramos las luces del submarino para ver mejor a los bichos fluorescentes del abismo.

Cuando desperté, el dinosaurio encendió los altavoces y una grabadora. Se escuchaba una música extraña al fondo del abismo.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba charlando a modo de canción con una criatura marina rarísima oculta en una grieta en el abismo.

Cuando desperté, el dinosaurio y yo empezamos a escribir un manual de anatomía sobre la criatura marina musical, sea lo que sea.

Cuando desperté, el dinosaurio le puso nombre científico a la criatura marina: Megasquamosus musicalis. Nombre vulgar: bicho orquesta.

Cuando desperté, el dinosaurio y el bicho orquesta se pusieron a tocar una pieza de John Williams frotando algas y golpeando almejas.

Cuando desperté, el dinosaurio invitó a nuestra amiga la sirena a sumarse a la música creada por él y la bestia marina. Yo, grabando.

Cuando desperté, el dinosaurio decidió que él, la sirena y el bicho orquesta están en condiciones de grabar un CD entero.

Cuando desperté, el dinosaurio se enfadó con los tripulantes del submarino. Saben manejar el submarino, pero no tienen oído musical.

Cuando desperté, el dinosaurio acabó de grabar el CD. Va a ser un éxito. Estarán el bicho musical y la sirena en la portada :-)

Cuando desperté, el dinosaurio se despidió del bicho musical. Al parecer hay más cosas raras en el abismo. A ver si el submarino aguanta.

Cuando desperté, el dinosaurio señaló un hallazgo en el radar. ¿Otra nave espacial? ¿Más bichos? ¿Los calcetines perdidos en las lavadoras?

Cuando desperté, el dinosaurio había organizado un baile dentro del submarino mientras buscamos lo que apareció en el radar. ¡Samba y conga!

Cuando desperté, el dinosaurio me señaló en el abismo lo que había aparecido en el radar. ¡Es una ciudad sumergida! ¿La Atlántida, quizás?

Cuando desperté, el dinosaurio y yo fuimos a explorar la ciudad sumergida. No es la Atlántida. Tiene un nombre rarísimo: EFILOGLIA. ¿Qué?

Cuando desperté, el dinosaurio sacó fotos de las ruinas de Efiloglia. Tenían una arquitectura interesante, toda con triángulos.

Cuando desperté, el dinosaurio encontró un esqueleto: un habitante de Efiloglia. Con cuatro brazos y una cabeza cónica. O_O

Cuando desperté, el dinosaurio decidió clonar al habitante muerto de Efiloglia a partir de un diente. Esto ya es demasiado...

Cuando desperté, el dinosaurio trajo al submarino un montón de artefactos de Efiloglia. Se me está convirtiendo en un saqueador profesional.

Cuando desperté, el dinosaurio hizo funcionar un artefacto de Efiloglia... que hizo levantarse y bailar al esqueleto. Tenía ritmo.

Cuando desperté, el dinosaurio hizo bailar a TODOS los esqueletos de Efiloglia entre las ruinas. Parecía el videoclip THRILLER, de Jackson.

Cuando desperté, el dinosaurio averiguó que todos en Efiloglia, al parecer, tenían cangrejos gigantes como mascotas.

Cuando desperté, el dinosaurio cazó uno de los cangrejos gigantes que todavía pululan entre las ruinas de Efiloglia. Fue un lindo desayuno.

Cuando desperté, el dinosaurio activó otro artefacto que encontró en las ruinas. Es una máquina de escribir... que sólo escribe la verdad.

Cuando desperté, el dinosaurio me dijo que tiene planes muy interesantes para esa máquina de escribir que sólo escribe la verdad...

Cuando desperté, el dinosaurio nos sacó una foto a todos entre las ruinas de Efiloglia. Con trajes de buzo, por supuesto. Luego nos fuimos.

Cuando desperté, el dinosaurio quiso que nos acercáramos en el submarino a un volcán bajo el agua. ¡No tiene conciencia del peligrooo!

Cuando desperté, el dinosaurio se enfadó porque el capitán no quiso acercarnos más al volcán. Es que nos estábamos cocinando...

Cuando desperté, el dinosaurio salió del submarino para explorar el volcán sumergido él solo. Regresó, pero había perdido muchas plumas.

Cuando desperté, el dinosaurio aún se quejaba por las plumas perdidas. Se lo buscó por imprudente. Ahora parece un pollo desplumado :-D

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió que le tejiera un suéter de lana. Está pasando algo de frío, ahora que tiene menos plumas.

Cuando desperté, el dinosaurio ordenó al capitán que dirigiera EL SUBMARINO AMARILLO directo hacia Australia. Quiere ver los corales.

Cuando desperté, el dinosaurio y yo buceamos entre los corales. Algunos peces payaso nos atacaron defendiendo su territorio. Amargados.

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a hacer una danza con los tiburones de arrecife. Por supuesto, tendré que subirla a YouTube :-D

Cuando desperté, el dinosaurio aprendió a surfear en Australia. Mientras tanto, aprovechamos para limpiar la coraza del submarino.

Cuando desperté, el dinosaurio decidió que ahora toca visitar los mares de la Antártida. Quiere ver pingüinos emperadores. Allá vamos...

Cuando desperté, el dinosaurio volvió a ponerse el suéter. Todavía no le crecieron las plumas, y el mar antártico está FRÍO.

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a practicar el estilo de caminata de los pingüinos. Me da que la anatomía no lo acompaña...

Cuando desperté, el dinosaurio invitó a los pingüinos al submarino. Hicieron tanto ruido que tuve que salir al hielo para descansar.

Cuando desperté, el dinosaurio tranquilizó a los pingüinos poniéndoles esa película de Jim Carrey donde también hay pingüinos. Qué listo.

Cuando desperté, el dinosaurio peleó con una foca que se metió al submarino para cazar a los pingüinos. Madre mía, qué desastre...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba fuera del submarino, haciendo un asado de foca. Usó la madera de un armario para la fogata.

Cuando desperté, el dinosaurio pintó el submarino con los colores de una orca y se divirtió viendo a las orcas de verdad cortejándolo.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba comiendo krill con los pingüinos y tratando de explicarles que está más o menos emparentado con ellos.

Cuando desperté, el dinosaurio se despidió de los pingüinos porque ya es hora de seguir con el viaje. Nos cansamos del frío.

Cuando desperté, el dinosaurio hizo dirigir el submarino hacia Cancún. Mexicanos, ¡preparen el tequila y los mariachis que ahí vamos!

Cuando desperté, el dinosaurio nos puso a todos sombreros mexicanos y salimos a disfrutar de la fiesta de bienvenida en Cancún :-)

Cuando desperté, el dinosaurio y la tripulación estaban tomando el sol en las playas de Cancún. Yo no. Aborrezco la playa.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba flotando en las claras aguas de Cancún en un dinosaurio inflable. Los turistas sacaban fotos.

Cuando desperté, el dinosaurio armó un espectáculo con un montón de pelícanos borrachos con tequila. Fue una barbaridad total.

Cuando desperté, el dinosaurio tuvo que barrer aceras para pagar la multa por emborrachar a los pelícanos. No lo vi muy arrepentido...

Cuando desperté, el dinosaurio quiso seguir viajando en el submarino. Eso sí: almacenó suficiente tequila para el resto del viaje. ¡Yay!

Cuando desperté, el dinosaurio ordenó al capitán que nos llevara al famoso Triángulo de las Bermudas. Espero que no nos perdamos ahí...

Cuando desperté, el dinosaurio puso música de suspenso a medida que nos acercamos al Triángulo de las Bermudas, para crear ambiente.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba... cacareando. Me da que llegamos al dichoso Triángulo de las Bermudas. Y me da que estamos en líos.

Cuando desperté, el dinosaurio y la tripulación se habían disfrazado de ornitorrincos. ¡Y yo también! Algo anda mal aquí...

Cuando desperté, el dinosaurio giraba como un trompo sobre una de sus patas, y el submarino también daba vueltas en un remolino.

Cuando desperté, el dinosaurio y la tripulación se habían pintado de verde y pretendían ser gremlins. Me llevé un susto del carajo.

Cuando desperté, el dinosaurio y la tripulación flotaban en el aire. Yo más bien rebotaba de un lado a otro como una pelota de goma.

Cuando desperté, el dinosaurio se había convertido momentáneamente en un apatosaurio. Apenas si cabía dentro del submarino.

Cuando desperté, el dinosaurio y la tripulación estaban haciendo un desfile de modas. En tacones. Y con maquillaje... de zombis. Ugh.

Cuando desperté, el dinosaurio descubrió que hay un gas alucinógeno en el Triángulo de las Bermudas. Bien, eso explica la mitad del asunto.

Cuando desperté, el dinosaurio hizo sonar la alarma porque se formó un tremendo remolino justo en medio del Triángulo de las Bermudas.

Cuando desperté, el dinosaurio me levantó del suelo y corrió a ayudar a la tripulación a reparar los estragos causados por el remolino.

Cuando desperté, el dinosaurio y todos los demás analizamos la situación. El submarino está atascado en una especie de caverna subacuática.

Cuando desperté, el dinosaurio salió a explorar la caverna subacuática y encontró una especie de portal a otra dimensión... O_O

Cuando desperté, el dinosaurio trajo unos restos de un buque perdido desde la caverna que da a otra dimensión. Y un brazo bastante fresco.

Cuando desperté, el dinosaurio trajo el resto del cadáver sumergido. Parece sacado del siglo XVIII, pero se encuentra bien conservado.

Cuando desperté, el dinosaurio volvió a salir y trajo los restos de un avión. ¿Será el de Amelia Earhart? ¿O ése ya lo encontraron?

Cuando desperté, el dinosaurio me vino con la teoría de que la otra dimensión es como una especie de aspiradora de espacio-tiempo. O_O

Cuando desperté, el dinosaurio hizo la prueba de arrojar cosas a la otra dimensión, pero algunas regresaron y le pegaron en la cabeza :-D

Cuando desperté, el dinosaurio trajo un artefacto futurístico del portal interdimensional. Y funcionaba... pero para hacer café.

Cuando desperté, el dinosaurio lanzó un mensaje al portal interdimensional dirigido a los habitantes del 2250... asumiendo que existan.

Cuando desperté, el dinosaurio trajo al submarino un regalo de los habitantes del futuro... que serán delfines terrestres.

Cuando desperté, el dinosaurio aún no entendía por qué estoy feliz de que los delfines vayan a ser la especie dominante en el futuro :-)

Cuando desperté, el dinosaurio y los demás mandamos otro saludo a los delfines y nos marchamos del Triángulo. Necesitamos descansar.

Cuando desperté, el dinosaurio se pasó el viaje de regreso insistiéndole al capitán de EL SUBMARINO AMARILLO que lo pinte de verde.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía discutiendo con el capitán por el color del submarino. Al final, pintó AL CAPITÁN de verde.

Cuando desperté, el dinosaurio me había pintado A MÍ por accidente. Tuve que ponerlo en penitencia. El naranja no me queda.

Cuando desperté, el dinosaurio tuvo que nadar junto al submarino el resto del trayecto a casa. El capitán lo echó afuera por travieso.

Cuando desperté, el dinosaurio había llegado por fin a casa. El submarino lo dejó bastante atrás, pobre :-P

Cuando desperté, el dinosaurio hizo juguetes de legos para sus numerosas crías. Obviamente, terminaron despedazados.

Cuando desperté, el dinosaurio quiso ayudarme con el dibujo que estoy haciendo de él. Le ordené que apartara sus garras de mi tableta.

Cuando desperté, el dinosaurio se estaba devanando los sesos en busca de una nueva y loca aventura. Quizás deba prohibirle la cafeína...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba durmiendo. Uau. Es la primera vez que no despierta antes que yo. Espero que no esté engripado.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía engripado. Por suerte es gripe de dinosaurios y no se contagia a las personas :-)

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió un caldo para la gripe. Pero no de pollo, porque siente que es como comer parientes.

Cuando desperté, el dinosaurio aún engripado mordió al médico en un dedo. No le gustó que le metiera el termómetro frío por el trasero...

Cuando desperté, el dinosaurio ya estaba mejor de la gripe. Menos mal. Dejó toda mi casa salpicada de mocos jurásicos.

Cuando desperté, el dinosaurio se había recuperado al fin de la gripe. Dice que ya está listo para aprender a patinar sobre hielo.

Cuando desperté, el dinosaurio quedó muy contento con sus patines de hielo hechos a la medida. El problema es que no hay pista de hielo...

Cuando desperté, el dinosaurio derramó nitrógeno líquido sobre un lago de la ciudad para tener su dichosa pista de hielo. Exagerado.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía patinando sobre la pista de hielo, hasta que resbaló y se fracturó una pata. Día torpe. Pobre.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba masticando el yeso de su pata fracturada. Tuve que ponerle un collarín. Ahora parece una antena :-D

Cuando desperté, el dinosaurio me puso enfrente un tablero de ajedrez. Esto de la pata fracturada ya lo tiene muy aburrido.

Cuando desperté, el dinosaurio salió a la calle con muletas. Se aburrió de estar en casa. Aprovechó para golpear a los peatones imprudentes.

Cuando desperté, el dinosaurio pidió a los niños de todo un colegio que le firmaran el yeso de la pata rota. Quedó todo decorado.

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a jugar al hockey sobre césped golpeando la pelota con el yeso de su pata rota. Imprudente...

Cuando desperté, el dinosaurio llamó al doctor para que le quitara el yeso. Se le curó rápido esa pata, ¡yipi! Le quedó derecha, además.

Cuando desperté, el dinosaurio había traído un mogwai a casa. Ay, no. Después de dos películas, ya imagino lo que va a pasar.

Cuando desperté, el dinosaurio ya había mojado al mogwai y había nueve de ellos. ¿Qué parte de NO MOJAR no quedó clara?

Cuando desperté, el dinosaurio había enseñado a los mogwais a bailar la conga. OK, debo admitir que tienen ritmo.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba algo triste porque se le murió un mogwai al sol. Yo suspiré de alivio. ¡Uno menos!

Cuando desperté, el dinosaurio se rascó la cabeza porque uno de sus mogwais comió algo después de medianoche y se convirtió en capullo. Ups.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía corriendo al primer gremlin para que no escapara de la casa a mojarse en la lluvia.

Cuando desperté, el dinosaurio había conseguido atrapar al gremlin fugitivo. Lo encerró en una caja de madera. Buf, cómo chilla...

Cuando desperté, el dinosaurio encontró tres capullos más de mogwais. ¿¿¿Qué parte no entendió de las 3 reglas???

Cuando desperté, el dinosaurio tuvo que seguir una vez más a los gremlins fugitivos. Por suerte había sol y se desintegraron.

Cuando desperté, el dinosaurio derramó una botella de limoncello sobre los mogwais. Se crearon 50 mogwais nuevos... muy borrachos :-P

Cuando desperté, el dinosaurio trataba de contener a los mogwais borrachos. Pero... ¡escaparon y se dispersaron por todo el barrio!

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió ayuda para encontrar los nuevos huevos de gremlins antes de que incuben. Buf.

Cuando desperté, el dinosaurio le pidió a mi dragón que echara fuego para quemar a los gremlins antes de que destruyan la ciudad.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía persiguiendo gremlins. La verdad, no se nota mucho la destrucción con la ciudad tan sucia.

Cuando desperté, el dinosaurio iba por ahí aplastando gremlins con una pala. Buf, cuántas salpicaduras de sangre verdosa. Puaj.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía cazando gremlins. No han dejado de multiplicarse desde que llegaron al Río de la Plata...

Cuando desperté, el dinosaurio se quejaba porque estos días grises y lluviosos no ayudan precisamente a acabar con la plaga de gremlins.

Cuando desperté, el dinosaurio había contratado a cinco exterminadores profesionales. Cazarán gremlins... con babuinos furiosos.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía cazando gremlins con su propio grupo de babuinos. Nunca había visto tantos dientes juntos.

Cuando desperté, el dinosaurio había terminado por fin de cazar a los gremlins. Ahora está limpiando los cráneos para coleccionarlos.

Cuando desperté, el dinosaurio regaló los mogwais restantes a un chino más sabio que él. Es obvio que no puede criar estos bichos.

Cuando desperté, el dinosaurio tuvo que indemnizar a 20.000 montevideanos por los estragos que causaron los gremlins.

Cuando desperté, el dinosaurio decidió que debe hacer alguna actividad menos problemática que cazar gremlins... como viajar al espacio.

Cuando desperté, el dinosaurio envió un e-mail a la NASA pidiendo ser el primer dinosaurio astronauta. ¡Y le dijeron que sí!

Cuando desperté, el dinosaurio se despidió de mí para viajar a los EUA y hacer el entrenamiento de la NASA. Estoy muy orgullosa :-)

Cuando desperté, el dinosaurio me escribió desde la NASA. Le están haciendo un traje espacial a la medida.

Cuando desperté, el dinosaurio me escribió que ya pinchó tres trajes de astronauta con sus garras. Gajes del depredador jurásico :-P

Cuando desperté, el dinosaurio me escribió que la NASA ya le asignó su primera misión: recolectar basura espacial. Aaaajá :-D

Cuando desperté, el dinosaurio se estaba preparando para el despegue. Viajará con tres astronautas japoneses que lo apodaron Godzilla.

Cuando desperté, el dinosaurio me saludó por videocámara desde la nave espacial. ¡Es el primer dinosaurio en órbita!

Cuando desperté, el dinosaurio había salido de la nave para recolectar los pedazos de un satélite viejo. Es una tarea importante :-P

Cuando desperté, el dinosaurio seguía recolectando basura espacial. Va a quedar muy limpita la órbita de la Tierra :-)

Cuando desperté, el dinosaurio me comunicó que encontró un trozo de meteorito ¡hecho de diamante! Me lo va a regalar. Qué tierno :'-)

Cuando desperté, el dinosaurio quedó en medio de una tormenta de polvo espacial. Acabó rebozado como pescado frito :-P

Cuando desperté, el dinosaurio llamó por videocámara para mostrarme un pedazo del Apollo 13. Dice que deberíamos rematarlo en eBay :-P

Cuando desperté, el dinosaurio me mandó una bonita foto de un cometa que pasó cerca de su nave espacial. Siempre tan considerado :-)

Cuando desperté, el dinosaurio sufrió una ligera descompresión en el espacio. Espero que los ojos como huevos sean temporales...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba raro. Al parecer ya le vino esa especie de fiebre espacial en la que cree que la Tierra no existe.

Cuando desperté, el dinosaurio acabó de limpiar la órbita terrestre. Problema: no le han dicho qué carajo hacer con la basura espacial.

Cuando desperté, el dinosaurio me comunicó que le asignaron una nueva misión: hacer una obra de arte con la basura espacial. Hala.

Cuando desperté, el dinosaurio ya estaba trabajando en la escultura hecha con basura espacial. ¡Será un triceratops gigante!

Cuando desperté, el dinosaurio había acabado la escultura de basura espacial. La pondrán en un museo apenas llegue a la Tierra :-)

Cuando desperté, el dinosaurio me comunicó su nueva misión: bajar a la Luna a dejar su huella junto a la de Neil Armstrong :-P

Cuando desperté, el dinosaurio puso su huella en la Luna y plantó una banderita con un retrato de hice de él :-)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba recogiendo algunas piedras lunares. Seré la primera uruguaya con piedras lunares en el jardín :-)

Cuando desperté, el dinosaurio regresó de la Luna a la nave espacial. Ya tiene permiso para volver a casa con las piedras lunares.

Cuando desperté, el dinosaurio me mandó fotos del amerizaje. Aprovechó para nadar entre tiburones y su viejo amigo el calamar gigante.

Cuando desperté, el dinosaurio ya estaba ahí para darme un abrazo y llenar mi habitación de piedras lunares. Es tan cariñoso... :-P

Cuando desperté, el dinosaurio extrañaba la gravedad cero. Lo colgué del techo con elásticos para disminuir el trauma del cambio.

Cuando desperté, el dinosaurio había saqueado el refri. Es que se cansó de la comida sosa en la nave espacial.

Cuando desperté, el dinosaurio dio una conferencia. Ahora se siente importante porque fue el primer dino astronauta en la historia :-D

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a hacer malabares con las piedras lunares. Rompió una lámpara. Tendrá que pagarla.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba charlando con un científico de pelos blancos, ambos de pie frente a un DeLorean...

Cuando desperté, el dinosaurio se había puesto de acuerdo con el científico para viajar en el tiempo. ¡Y quiere que vaya con ellos!

Cuando desperté, el dinosaurio me arrastró al DeLorean y partimos hacia el pasado. Primera parada: el Pleistoceno.

Cuando desperté, el dinosaurio quería atar un mamut al DeLorean para traerlo a casa de mascota. Me negué rotundamente.

Cuando desperté, el dinosaurio consiguió un perezoso gigante. Lo llamó Sid. Luego volvimos al DeLorean para cambiar de época.

Cuando desperté, el dinosaurio trató de matar a Hitler. No lo consiguió y los nazis nos dispararon. Por suerte, el DeLorean está blindado.

Cuando desperté, el dinosaurio nos había llevado al antiguo Egipto. Estaba determinado a que hicieran un dios parecido a él.

Cuando desperté, el dinosaurio había conseguido su representación como dios Egipcio. ¡Ahora quiere templos en su honor! Egocéntrico.

Cuando desperté, el dinosaurio se había hartado de la adoración egipcia y propuso cambiar de época... a la Edad Media.

Cuando desperté, el dinosaurio se paseaba por una aldea medieval. Los campesinos y caballeros pensaron que era un minidragón.

Cuando desperté, el dinosaurio peleaba con un montón de caballeros medievales. Fue una lucha pareja, pero las garras ganaron.

Cuando desperté, el dinosaurio conoció a un mago. Éste lo convirtió en princesa por un día... ¡y tuvieron una cita romántica! O_O

Cuando desperté, el dinosaurio quiso que nos fuéramos de la Edad Media. Es que hasta el período Jurásico le parece menos atrasado.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba jugando a atrapar flechas de nativos americanos en el año 1700 :-P

Cuando desperté, el dinosaurio y los nativos americanos desbarataron a una banda de cowboys. Sólo faltaba Clint Eastwood :-D

Cuando desperté, el dinosaurio quiso cambiar de época otra vez. Ahora toca el Renacimiento. ¡Conoceremos a Leonardo da Vinci!

Cuando desperté, el dinosaurio estaba posando para Leonardo da Vinci. Aunque no le salió del todo lo de la sonrisa enigmática.

Cuando desperté, el dinosaurio le habló a Leonardo da Vinci sobre mi dragón. Luego él hizo un modelo a escala ¡que vuela!

Cuando desperté, el dinosaurio, Leonardo da Vinci y el científico estaban borrachos como cubas. ¡Fiesta renacentista! :-D

Cuando desperté, el dinosaurio posó para Miguel Ángel. Lástima que no podremos traer la futura escultura en el DeLorean...

Cuando desperté, el dinosaurio evitó que Miguel Ángel sufriera una muerte segura al caer de un andamio. ¡Lo atrapó con sus alas!

Cuando desperté, el dinosaurio se había peleado con Miguel Ángel, quien no aceptó pintarlo en lugar de Dios en la Capilla Sixtina.

Cuando desperté, el dinosaurio quiso viajar a los años 60 para ver un concierto de los Beatles :-D Lo pasamos genial.

Cuando desperté, el dinosaurio pidió a los Beatles que compusieran y grabaran una canción sólo para él. No sabía que fuera tan aficionado.

Cuando desperté, el dinosaurio y el científico nos habían llevado a la Francia de María Antonieta. Luego se pusieron pelucas con rulos.

Cuando desperté, el dinosaurio insistió en que yo también me pusiera una peluca con rulos y un corsé. Nanay. Esa moda no me va.

Cuando desperté, el dinosaurio apretó el acelerador del DeLorean y escapamos de Francia porque justo empezaba la Revolución.

Cuando desperté, el dinosaurio nos había llevado al Japón feudal. Válgame, cuántas katanas por todos lados... :-P

Cuando desperté, el dinosaurio estaba combatiendo con un samurái. Garras podales vs. katanas. Fue un empate reñido.

Cuando desperté, el dinosaurio y el samurái estaban en medio de una ceremonia del té (con las tazas que sobrevivieron al combate).

Cuando desperté, el dinosaurio se había puesto un kimono y una peluca negra, e insistió en que yo hiciera lo mismo. ¡Dino travesti! :-D

Cuando desperté, el dinosaurio nos llevó a la antigua China para pasear por la Gran Muralla recién construida.

Cuando desperté, el dinosaurio sugirió ir a la Ciudad Prohibida a conocer al emperador. Nos disfrazamos de músicos ambulantes.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía bailando frente al emperador de China mientras tocaba un ehru. ¿De dónde saca tanto talento?

Cuando desperté, el dinosaurio le hizo un gorro con sus plumas al emperador de China. Ya son buenos amigos :-P

Cuando desperté, el dinosaurio llevaba puesta una armadura. El emperador de China lo nombró general de su ejército.

Cuando desperté, el dinosaurio dirigió al ejército chino contra un enemigo. Había un soldado que se parecía sospechosamente a Mulán.

Cuando desperté, el dinosaurio y el ejército chino habían ganado la batalla. La chica soldado quiere venirse a nuestra época.

Cuando desperté, el dinosaurio recibió condecoraciones del emperador de China. Luego cambiamos de época. Nos trajimos a la chica soldado.

Cuando desperté, el dinosaurio y la chica soldado de China estaban robando oro en el imperio Inca (adelantándose a los conquistadores).

Cuando desperté, el dinosaurio y todos los demás nos escabullimos del imperio Inca (con el oro) antes de que llegara Pizarro.

Cuando desperté, el dinosaurio nos había llevado 100 años en el futuro. Fue escalofriante O_O Decidimos volver a esta época.

Cuando desperté, el dinosaurio despidió a la joven soldado de la antigua China y al científico, y se tomó una larga siesta.

Cuando desperté, el dinosaurio me presentó una larga lista de cosas que quiere hacer en Halloween. ¡Bienvenido a la onda macabra!

Cuando desperté, el dinosaurio se estaba probando diferentes máscaras tenebrosas, pero dejando ver sus dientes reales.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba aprendiendo a tallar calabazas. Con sus garras. Ahora tengo que limpiar el desastre...

Cuando desperté, el dinosaurio me preguntó cuál disfraz le quedaba mejor: ¿dino-zombi o dino-vampiro? (Irá a por lo clásico, ya veo.)

Cuando desperté, el dinosaurio se decidió por disfrazarse de dino-vampiro. Es que mi dragón ya quiere ir de zombi... (el más grande gana).

Cuando desperté, el dinosaurio me hizo notar que será su segundo Halloween con Donald y conmigo :-) Espera que la fiesta sea grandiosa.

Cuando desperté, el dinosaurio tenía dolor de estómago. Cabezota. ¡Esos dulces que te comiste eran para repartir en Halloween!

Cuando desperté, el dinosaurio sugirió que filmáramos un vídeo tenebroso para subir a YouTube. Necesitaremos sangre artificial...

Cuando desperté, el dinosaurio había subido el vídeo tenebroso a YouTube. ¡Espera llamar la atención de Sam Raimi!

Cuando desperté, el dinosaurio estaba ensayando rugidos macabros para asustar a los invitados en la fiesta de Halloween :-)

Cuando desperté, el dinosaurio ya había salido a pedir golosinas por el Halloween, con un cartel de "dulce o te como un pie". Sutil...

Cuando desperté, el dinosaurio también extrañaba el Halloween. Menos mal que en noviembre cumple años mi dragón :-) ¡Otra fiesta!

Cuando desperté, el dinosaurio decidió acompañarme al show de patinaje sobre hielo. Tendrá que colarse, porque sólo tengo una entrada.

Cuando desperté, el dinosaurio me dijo que quiere probar suerte en el mundo del ballet. Creo que se verá algo raro con un tutú...

Cuando desperté, el dinosaurio descubrió que las patas con garras y las zapatillas de baile NO se llevan bien :-P

Cuando desperté, el dinosaurio seguía insistiendo con lo del ballet. ¡Y ya aprendió a dar piruetas! (las garras sí sirven para eso).

Cuando desperté, el dinosaurio consiguió un coreógrafo para su propio ballet: EL LAGO DE LOS DINOS. ¿Se comerán a los cisnes?

Cuando desperté, el dinosaurio había grabado su ballet EL LAGO DE LOS DINOS para subirlo a YouTube. Muérete de envidia, Baryshnikov ;-)

Cuando desperté, el dinosaurio decidió cambiar el ballet por el teatro. ¡Ahora quiere interpretar una obra de Shakespeare!

Cuando desperté, el dinosaurio había adaptado una obra de Shakespeare para representarla. Será... "Mucho ruido y pocos dinosaurios" :-P

Cuando desperté, el dinosaurio estaba escribiendo sus líneas de la obra de teatro en pancartas (porque no habla, el bicho).

Cuando desperté, el dinosaurio dedicó su obra de teatro a mi dragón Donald, por su cumpleaños :-) Qué lindo que sean amigos.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba contando la recaudación por la obra de teatro. ¡Más de mil entradas vendidas! Envidio su éxito :-P

Cuando desperté, el dinosaurio recibió un extraño mensaje de un espectador de su obra. La firma decía: "El Fantasma del Teatro".

Cuando desperté, el dinosaurio trataba de averiguar quién era el Fantasma del Teatro... porque amenazó con sabotear la próxima obra.

Cuando desperté, el dinosaurio encontró cuatro pollos ahorcados en el escenario del teatro, cortesía del Fantasma del Teatro. Ugh.

Cuando desperté, el dinosaurio contrató a unos ninjas para atrapar al Fantasma del Teatro. Escaparon asustados a los 10 minutos :-O

Cuando desperté, el dinosaurio pidió ayuda a mi dragón para atrapar al Fantasma del Teatro. Éste es más escurridizo que un pulpo...

Cuando desperté, el dinosaurio no había hallado aún al Fantasma del Teatro... quien esta vez pintarrajeó con aerosol todos los decorados.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba furioso. Ya empiezan a sacarlo de quicio las travesuras del Fantasma del Teatro.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía furioso. Tenía que dar una nueva función pero el Fantasma del Teatro descosió todo el vestuario.

Cuando desperté, el dinosaurio hervía de rabia. Es que cuando ÉL despertó, vio que el Fantasma del Teatro lo había pintado de payaso.

Cuando desperté, el dinosaurio había atrapado por fin al Fantasma del Teatro. Era.. yo :-D Je je, me divertí mucho fastidiando al dino.

Cuando desperté, el dinosaurio me había pintado A MÍ de payaso. Fue su venganza por la cuestión del Fantasma del Teatro.

Cuando desperté, el dinosaurio adaptó el teatro para que se puedan interpretar óperas. Espero que no piense cantar él, lo hace muuuy mal.

Cuando desperté, el dinosaurio ya había conseguido a los cantantes para su ópera "El ocaso de los dinos". Será muy dramática...

Cuando desperté, el dinosaurio buscaba la manera de incorporar el impacto del meteorito a su ópera "El ocaso de los dinos".

Cuando desperté, el dinosaurio estaba emocionado por el estreno de su ópera. Esperemos que el meteorito falso no derribe el teatro...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba leyendo las críticas a su ópera. El público la consideró un "triunfo jurásico" :-)

Cuando desperté, el dinosaurio había recibido un contrato para producir un musical en Broadway. En lugar de Cats... habrá Dinos :-)

Cuando desperté, el dinosaurio se había puesto en contacto con Andrew Lloyd Webber para coproducir su musical Dinos :-P

Cuando desperté, el dinosaurio estaba contratando nuevos cantantes para su obra musical. Tendrán que cantar disfrazados de dinos, claro.

Cuando desperté, el dinosaurio y los actores estaban ensayando el musical. El dinosaurio dirigirá, porque es el único que no canta :-P

Cuando desperté, el dinosaurio declaró que el musical ya está listo para representarlo en público. ¡Pero no me quiso regalar entradas!

Cuando desperté, el dinosaurio seguía celebrando el éxito de su musical. Ya empieza a molestarme la buena suerte de este bicho...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba escribiendo su discurso de agradecimiento para el Tony. Se le subió el éxito a la cabeza...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba esperando al pie de mi cama para leer más elogios a su musical. Le pegué con mi almohada.

Cuando desperté, el dinosaurio se disculpó por haberse puesto tan pesado y presumido. Lo perdoné y salimos a jugar a la pelota.

Cuando desperté, el dinosaurio había encontrado un cofre de aspecto siniestro en la alcantarilla. ¡Ahora pretende abrirlo!

Cuando desperté, el dinosaurio acababa de abrir el cofre, del cual salieron docenas de criaturas grotescas y perversas.

Cuando desperté, el dinosaurio y yo estábamos encerrados en mi ropero, tratando de sobrevivir a las criaturas malignas salidas del cofre.

Cuando desperté, el dinosaurio aplastó a algunas criaturas malignas, pero no llegó a tiempo de salvar al cartero de ellas. RIP, cartero.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba afilando sus garras. Quizás no sobrevivamos a las criaturas malignas, mas pelearemos hasta el final.

Cuando desperté, el dinosaurio había acabado con la mitad de las criaturas malignas, pero muchas escaparon. ¡Tenemos que atraparlas!

Cuando desperté, el dinosaurio y yo seguimos cazando criaturas malignas. La ciudad está salpicada de sangre venenosa...

Cuando desperté, el dinosaurio no se había recuperado aún de sus graves heridas. Al menos acabamos con las criaturas malignas.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba al borde de la muerte y tuve que llamar a un veterinario especializado en aves para salvarlo.

Cuando desperté, el dinosaurio al fin se estaba recuperando. Habrá que hacerle algunas cirugías reconstructivas, sin embargo.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía en la cama. Nota: es una lata cuidar de dinosaurios convalecientes. No paran de quejarse.

Cuando desperté, el dinosaurio le pegó al veterinario de aves que vino a quitarle los puntos de sutura. Tuve que reprenderlo.

Cuando desperté, el dinosaurio se estaba contemplando al espejo. No está muy feliz con todas esas cicatrices. Es algo coqueto :-P

Cuando desperté, el dinosaurio quería una medalla por acabar con las criaturas malignas. Le dije que ¡NO!, pues escaparon por su culpa.

Cuando desperté, el dinosaurio se fue a la playa. Dice que necesita vacaciones y que va a nadar porque hace mucho calor. OK...

Cuando desperté, el dinosaurio trajo una medusa gigante de la playa. Sugirió que la comiéramos. No way! Son resbalosas.

Cuando desperté, el dinosaurio traía puesto un gorro de Papá Noel. Se lo quité de la cabeza de un almohadonazo y volví a dormirme.

Cuando desperté, el dinosaurio me dejó un regalo de Navidad. Era... una caja llena de libros. Le di al dino un beso en el hocico :-)

Cuando desperté, el dinosaurio había acumulado una tonelada de fuegos artificiales para Año Nuevo. Espero que no explote mi casa...

Cuando desperté, el dinosaurio me estaba abanicando con las plumas de su cola. Buen bicho. Es que hace un calor ES-PAN-TO-SO.

Cuando desperté, el dinosaurio también tenía calor. Sugirió que volvamos a la Antártida, a pasar las vacaciones con los pingüinos.

Cuando desperté, el dinosaurio tenía las plumas chamuscadas. Creo que durante la noche lanzó algún cohete y algo salió muy mal... :-P

Cuando desperté, el dinosaurio desistió por el momento de su afición pirotécnica y se echó junto a mi gato frente al ventilador.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba alineando los cohetes para el espectáculo a medianoche. ¡Espero que no explote él!

Cuando desperté, el dinosaurio todavía estaba tirado en un rincón, sufriendo una resaca por la borrachera de Nochevieja :-P

Cuando desperté, el dinosaurio había acabado al fin su lista de propósitos para este año. Es larga. Veo que me va a tener muy ocupada...

Cuando desperté, el dinosaurio reclutó a un montón de chimpancés para reproducir en Montevideo escenas de EL PLANETA DE LOS SIMIOS.

Cuando desperté, el dinosaurio se estaba peleando con tres orangutanes que también querían representar escenas de EL PLANETA DE LOS SIMIOS.

Cuando desperté, el dinosaurio apaciguó a todos los simios con bananas, maníes y música anti-insomnio de Chopin.

Cuando desperté, el dinosaurio había organizado a todos los simios en un puente colgante. Fue un lío porque justo lo estaban pintando.

Cuando desperté, el dinosaurio tuvo que enfrentarse a las autoridades debido a los daños que provocaron los simios descontrolados.

Cuando desperté, el dinosaurio tuvo que vacunar a todos los simios. Menuda pelea se armó, porque a ninguno le gustaban las agujas.

Cuando desperté, el dinosaurio había conseguido recrear casi toda la precuela de EL PLANETA DE LOS SIMIOS, salvo por lo del virus mortal.

Cuando desperté, el dinosaurio descubrió que mi advertencia de no dar fruta fermentada a los simios tenía razón de ser...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba calvo. Los simios borrachos lo desplumaron anoche :-D Menos mal que hace calorcito...

Cuando desperté, el dinosaurio declaró que ya no tenía más ganas de tratar con simios, y les gruñó para espantarlos a todos.

Cuando desperté, el dinosaurio había ido a un remate y trajo una lámpara antigua de aceite. ¡La frotó y salió un genio!

Cuando desperté, el dinosaurio le había pedido un deseo al genio: tener el toque del rey Midas, pero para convertir cosas en chocolate.

Cuando desperté, el dinosaurio convirtió a todos los caracoles de mi jardín en chocolate. ¡Escargot chocolatoso! ¡Yay!

Cuando desperté, el dinosaurio había convertido toda la basura de la ciudad en chocolate. ¡Bien! La limpieza no durará mucho, sin embargo.

Cuando desperté, el dinosaurio trató de convertir a la vieja miserable de al lado en chocolate. ¡Fue divertido verla correr espantada!

Cuando desperté, el dinosaurio había convertido una casa abandonada en chocolate. Le pegamos caramelos y jugamos a Hansel y Gretel.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba triste porque nuestra casita de chocolate y caramelos se derritió. Estúpido calor >:-|

Cuando desperté, el dinosaurio había convertido en chocolate a unos cuantos delincuentes. ¡Venganza chocolatosa! (Sí, los comimos. ¡Ja!)

Cuando desperté, el dinosaurio había convertido el pasto de mi jardín en chocolate. ¡Mucha gente se ofreció para podarlo! (No los dejé.)

Cuando desperté, el dinosaurio fue al supermercado y convirtió todas las botellas de gaseosas en chocolate. Diría que fue una mejora.

Cuando desperté, el dinosaurio amenazó con convertir todo el dinero en chocolate. Suena sensato, pero destrozaría la estabilidad financiera.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba a punto de convertir algunos monumentos en chocolate. ¡Eh, que eso es ARTE! No lo dejé.

Cuando desperté, el dinosaurio ya no quería convertir cosas en chocolate. Cambió su deseo por una piscina gigante :-P

Cuando desperté, el dinosaurio estaba chapoteando en su piscina. Con el dragón. El gato se mantuvo a 20 metros de distancia, naturalmente.

Cuando desperté, el dinosaurio y sus hijitos (que ya están grandes) estaban nadando a lo Esther Williams en la piscina :-P

Cuando desperté, el dinosaurio había metido ¡un hipopótamo! a la piscina. Tuvimos que comprar varias toneladas de alfalfa para alimentarlo.

Cuando desperté, el dinosaurio metó un cocodrilo a la piscina junto con el hipopótamo. Esto ya parece el Serengueti...

Cuando desperté, el dinosaurio tuvo que atender reclamos de los vecinos. El cocodrilo en la piscina salió a cazar mascotas...

Cuando desperté, el dinosaurio consiguió que el cocodrilo y el hipopótamo bailaran esa escena de la peli FANTASÍA de Disney :-D

Cuando desperté, el dinosaurio puso patos en la piscina. Fue mala idea. El cocodrilo comió algunos y el hipopótamo aplastó al resto :-(

Cuando desperté, el dinosaurio pidió al genio que cambiara la piscina y a los animales por un helado gigante con sabor a jamón :-P

Cuando desperté, el dinosaurio había vomitado por toda la casa. Le sentó mal tanto helado. ¡Eso le pasa por glotón!

Cuando desperté, el dinosaurio me pasó la lámpara del genio. Quise pedir mis tres deseos... pero el genio ya no estaba ahí :-(

Cuando desperté, el dinosaurio descubrió que el genio, al marcharse, olvidó una alfombra voladora. ¡Yay! Creo que saldremos a pasear...

Cuando desperté, el dinosaurio añadió un GPS a la alfombra voladora. Mi dragón también usa uno, por cierto :-P

Cuando desperté, el dinosaurio anunció que quiere usar la alfombra voladora para ir a los Juegos de Invierno en Sochi. OK, yo también voy.

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió que le consiguiera unos esquís. Quiere imitar a los competidores de los Juegos en Sochi.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía esquiando en Sochi. Los competidores, salvo los rusos, lo miraban con asombro.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba borracho. Es que los esquiadores rusos le dieron demasiado vodka...

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a competir en el luge. No tenía idea de lo que era hasta que el bicho se subió a la rampa. ¡Dino va!

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a rayar dibujitos en la pista de hielo del patinaje artístico. Lo echaron, por supuesto.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba jugando a esconderse en la nieve para luego asustar a los deportistas en Sochi. Menudos sobresaltos.

Cuando desperté, el dinosaurio me llevó a deslizarme en la rampa del luge. ¡¡Fue divertido!! Construiré una en mi casa cuando volvamos.

Cuando desperté, el dinosaurio trató de imitar a los deportistas del snowboard, pero aterrizó de cabeza en la nieve y quedó así un rato.

Cuando desperté, el dinosaurio se puso sombrero y corbata para competir en la danza del patinaje artístico.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba resfriado por tanto jugar en la nieve y el hielo y solamente quería un té caliente.

Cuando desperté, el dinosaurio había afanado algunas medallas de oro aún no repartidas. Qué vergüenza. Lo obligué a devolverlas.

Cuando desperté, el dinosaurio y yo imitamos ese programa de EL LAGO DE LOS CISNES de los patinadores rusos :-P (Con algunos resbalones.)

Cuando desperté, el dinosaurio y yo nos preparamos para la última competencia del patinaje artístico. Compramos banderitas y todo.

Cuando desperté, el dinosaurio se estaba confeccionando un disfraz para la ceremonia de despedida de los Juegos en Sochi :-P

Cuando desperté, el dinosaurio volvió a emborracharse de vodka con los deportistas rusos. Nota: el vómito de dinosaurio huele HORRIBLE.

Cuando desperté, el dinosaurio se puso el disfraz y se fue a la Ceremonia de Clausura de los Juegos de Invierno. ¡Que te diviertas, dino!

Cuando desperté, el dinosaurio y yo volvimos de Sochi. Afanamos varios patines de hielo... pero en Montevideo no hay dónde usarlos :-/

Cuando desperté, el dinosaurio trató de ayudarme con las reparaciones de la casa, pero sólo sirve para levantar objetos pesados.

Cuando desperté, el dinosaurio se había pintado accidentalmente con la pintura para la puerta. Tuve que lavarlo con aguarrás. Blegh.

Cuando desperté, el dinosaurio quiso copiar un cuadro de Picasso en una de mis paredes. No se lo permití. No me gusta tanto Picasso.

Cuando desperté, el dinosaurio se había pintado camuflajeado frente a una pared del mismo color. Tardé una hora en encontrarlo.

Cuando desperté, el dinosaurio robó una de mis latas de pintura y se fue por el barrio a "decorar". Los vecinos no quedaron muy felices...

Cuando desperté, el dinosaurio continuaba lijando la puerta de mi casa. Fue su penitencia por los actos de vandalismo artístico.

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió un Óscar por haber lijado la puerta. Le respondí que su actuación no fue TAN buena.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía insistiendo con ayudarme en las reformas. Qué pesado. Espero que no se le ocurra pedir un sueldo...

Cuando desperté, el dinosaurio volvió a casa haciendo malabares con las latas de pintura que le encargué. Menos mal que no tiró ninguna.

Cuando desperté, el dinosaurio anunció que quiere apuntarse para trabajar en la construcción. ¿Conseguirá que alguien lo contrate?

Cuando desperté, el dinosaurio pidió empleo en un edificio en construcción. Probó que puede levantar hasta 50 kg de ladrillos.

Cuando desperté, el dinosaurio ya estaba trabajando en la construcción y haciendo equilibrio sobre unas vigas. Espero que no se caiga.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba enfadado porque el capataz de la construcción no le dejó manejar la pala mecánica (¡menos mal!).

Cuando desperté, el dinosaurio había derribado un muro con la pala mecánica. No tenía permiso, pero igual la usó. Lo despidieron.

Cuando desperté, el dinosaurio se había colado en otra construcción. Sin embargo, no engañó a nadie a pesar del casco y los guantes.

Cuando desperté, el dinosaurio se metió en la reconstrucción de una calle. La verdad, no le salió mal lo de usar el taladro.

Cuando desperté, el dinosaurio se había metido por accidente en una mezcladora de cemento. Tuvimos que picarlo como una escultura.

Cuando desperté, el dinosaurio hizo una maqueta para presentarla a un arquitecto. ¡Un edificio exclusivo para dinos! ¿Será rentable?

Cuando desperté, el dinosaurio había conseguido la aprobación para su edificio. Empiezo a pensar que quiere mudarse ahí con su familia.

Cuando desperté, el dinosaurio y el arquitecto se pusieron a contratar obreros para el dinoedificio. Lo llamarán EMPIRE JURASSIC.

Cuando desperté, el dinosaurio limpió él solito un basurero para hacer su dinoedificio. ¡Bien hecho lo del servicio a la comunidad!

Cuando desperté, el dinosaurio y los obreros estaban cavando los cimientos para el edificio. Pero se detuvieron porque ¡hallaron fósiles!

Cuando desperté, el dinosaurio se debatía entre organizar una investigación paleontológica o llorar por sus fosilizados ancestros.

Cuando desperté, el dinosaurio decidió construir el edificio sobre los restos fosilizados. ¡Será un edificio con atracción turística!

Cuando desperté, el dinosaurio tuvo que enfrentar su primera huelga de obreros. La resolvimos con vuelos gratuitos en mi dragón.

Cuando desperté, el dinosaurio se dio por fin el gusto de usar una pala mecánica. Fue tan desastroso como había imaginado.

Cuando desperté, el dinosaurio entendió que más le vale dejar la construcción de su edificio a los expertos, por cuestiones de seguridad.

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a controlar que los obreros en su dinoedificio no beban alcohol durante el almuerzo. Acabó borracho.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba en penitencia. El capataz de la construcción se enfadó con él por la borrachera y los destrozos...

Cuando desperté, el dinosaurio empezó a buscar artistas callejeros para decorar su dinoedificio cuando esté terminado.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba pintado de todos colores. Se ve que hizo enojar a algún artista callejero...

Cuando desperté, el dinosaurio había tenido un accidente en la construcción. Cayó dos pisos por hacer equilibrio en una viga.

Cuando desperté, el dinosaurio volvió a la construcción a pesar del collarín y las muletas. Madre mía, qué bicho más testarudo.

Cuando desperté, el dinosaurio había decidido que su dinoedificio será también ecológico. En eso lo apoyo al 100%.

Cuando desperté, el dinosaurio empezó a buscar plantas frutales raras para su dinoedificio ecológico. Apuesta por la biodiversidad :-)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba preocupado porque empezaron a pasar cosas extrañas en la construcción de su edificio.

Cuando desperté, el dinosaurio llamó a los Cazafantasmas. Al parecer los fósiles en el edificio no están tan muertos como parecía...

Cuando desperté, el dinosaurio llegó a un acuerdo con los fantasmas de los dinos fosilizados. Serán otra atracción turística. ¡Yay!

Cuando desperté, el dinosaurio estaba triste. Quería un mural de Carlos Páez Vilaró para su edificio, pero el hombre ya murió :-/

Cuando desperté, el dinosaurio estaba en penitencia de nuevo. Al capataz no le gusta que se ande columpiando en la grúa.

Cuando desperté, el dinosaurio empezó a buscar escultores para las estatuas de dinos que pondrá en el jardín de su edificio.

Cuando desperté, el dinosaurio fue a conseguir bronce y mármol para las esculturas de dinos. Si es que el bicho piensa en grande...

Cuando desperté, el dinosaurio había traído a la construcción un escultor que dice ser la reencarnación de Miguel Ángel. ¡Uau!

Cuando desperté, el dinosaurio se ofreció de modelo para la primera escultura de dinosaurio. Le dije que es un vanidoso perdido.

Cuando desperté, el dinosaurio insistió en que su escultura para el edificio mida 3 metros. Ha de ser el tamaño de su ego, supongo.

Cuando desperté, el dinosaurio tenía un chichón en la frente. Fue un ¿accidente? con el mazo del (temperamental) escultor.

Cuando desperté, el dinosaurio había aprendido al fin que no debe molestar mientras trabaja a un escultor armado con mazo y cincel :-D

Cuando desperté, el dinosaurio pidió a los fantasmas de dinos no hacer sus cosas en horario laboral, para no perturbar a los obreros.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba contento con la escultura para la cual modeló. Yo aún pienso que es demasiado grande.

Cuando desperté, el dinosaurio decidió tomarse un descanso de la construcción. Fue a jugar al fútbol con unos obreros.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba presumiendo en Internet. Asegura que su dinoedificio superará en popularidad a todos los demás.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba pintando las nuevas esculturas de dinos... con colores fluorescentes. Aaaaaajá.

Cuando desperté, el dinosaurio tuvo que lidiar con los primeros turistas japoneses, a pesar de que el edificio no está terminado.

Cuando desperté, el dinosaurio organizó un espectáculo de fantasmas jurásicos para los japoneses. Salió bastante bien :-P

Cuando desperté, el dinosaurio acababa de firmar un contrato con un cineasta japonés. Hará una peli junto a los fantasmas de los dinos.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba aprendiendo a escribir en japonés. También le interesa la ceremonia del té.

Cuando desperté, el dinosaurio fue a supervisar la construcción de su dinoedificio. Quizás filmen ahí parte de la película.

Cuando desperté, el dinosaurio acordó con el cineasta japonés el título de la película: DINOZILLA. Háganse una idea...

Cuando desperté, el dinosaurio había comenzado a buscar extras para la peli DINOZILLA que se filmará en el edificio en construcción.

Cuando desperté, el dinosaurio y el cineasta japonés ya tenían medio reparto para la película. Ahora falta hacer las maquetas...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba tratando de organizar a los obreros y a los cineastas dentro de su edificio en construcción :-P

Cuando desperté, el dinosaurio y el cineasta japonés habían empezado a filmar la película. Onda Gremlins 2 + Parque Jurásico + Ghostbusters.

Cuando desperté, el dinosaurio se quejaba porque los fantasmas de los dinos insisten en improvisar en lugar de seguir el guión.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba feliz porque la filmación de la película comenzó a marchar viento en popa. ¡Quedará fenomenal!

Cuando desperté, el dinosaurio estaba filmando una escena donde destruye una maqueta de Montevideo. ¡Dinozilla en acción!

Cuando desperté, el dinosaurio contrató a un actor de último momento para su película: ¡Sam Neil! De nuevo a trabajar con dinos, Sam.

Cuando desperté, el dinosaurio se tomó un descanso de la película y pasó la mañana mirando el paisaje desde lo alto de su edificio.

Cuando desperté, el dinosaurio aclaró una vez más a los fantasmas de dinos que no es posible pagarles un sueldo por su actuación.

Cuando desperté, el dinosaurio y el cinesasta japonés festejaron por haber terminado el rodaje de la peli. Ahora, a editarla.

Cuando desperté, el dinosaurio volvió a tener líos con los obreros. Los cineastas japoneses causaron bastantes destrozos.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba feliz porque acabó la construcción del dinoedificio (los gruñidos y amenazas funcionaron de lo lindo).

Cuando desperté, el dinosaurio preparó el teatro en su dinoedificio para un estreno exclusivo de la película DINOZILLA.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba contento porque una distribuidora tomará su peli DINOZILLA. ¡Será un fenómeno mundial!

Cuando desperté, el dinosaurio inauguró al fin su edificio. Habrá oficinas, pero los fantasmas de dinos quizás molesten un poco...

Cuando desperté, el dinosaurio decidió que cobrará el alquiler de su edificio en pollos, huevos o pescado. Aunque al precio que están...

Cuando desperté, el dinosaurio dejó su edificio a cargo de los fantasmas de dinos y se fue a Japón a promover su película DINOZILLA.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía promoviendo su película en Japón. Se le gastaron las garras de tanto firmar autógrafos :-P

Cuando desperté, el dinosaurio había vuelto de Japón. La peli allá fue un éxito, aunque no tanto como las del querido Godzilla.

Cuando desperté, el dinosaurio fue a promover su película a los EUA. De paso preguntó si podrían darle un papel en alguna peli de Marvel.

Cuando desperté, el dinosaurio había vuelto de los EUA y me trajo los autógrafos de mis compositores favoritos de Hollywood :-)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba conciliando a los inquilinos de su edificio con los fantasmas de dinos que hacen ruido de noche.

Cuando desperté, el dinosaurio no paraba de quejarse. Ha comprendido que ser el dueño de un edificio con fantasmas no es nada fácil.

Cuando desperté, el dinosaurio contrató a un nuevo administrador para su edificio. Es una especie de empresario con habilidades de médium.

Cuando desperté, el dinosaurio utilizó al empresario médium para interrogar a los fantasmas de dinos y averiguar cómo murieron.

Cuando desperté, el dinosaurio averiguó cómo murieron los dinos fantasmas: fue durante una reyerta por los favores de una dinosauria.

Cuando desperté, el dinosaurio se marchó del dinoedificio. Ya se aburrió un poco del asunto y quiere hacer otra cosa :-P

Cuando desperté, el dinosaurio empezó a sacarse fotos. Va a postularse como candidato a la presidencia de Uruguay (en broma, claro).

Cuando desperté, el dinosaurio estaba escribiendo sus propuestas para gobernar Uruguay. La verdad, ¡no suenan nada mal para un dinosaurio!

Cuando desperté, el dinosaurio había contratado a un fotógrafo para su campaña electoral. Va a ser muy raro ver a un dino en las listas...

Cuando desperté, el dinosaurio tenía algunos problemas burocráticos. Quiere ser candidato electoral, ¡pero no tiene documentos legales!

Cuando desperté, el dinosaurio estaba contento. Ya hay mucha gente que lo considera mejor candidato que un político promedio :-P

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió que empezara a escribir sus discursos políticos. No problem. Escribir promesas bonitas es fácil.

Cuando desperté, el dinosaurio se hizo un blanqueo dental. Ya saben, la sonrisa es crucial en una campaña política :-D

Cuando desperté, el dinosaurio empezó a juntar militantes para su partido político, sobre todo aficionados a la peli PARQUE JURÁSICO.

Cuando desperté, el dinosaurio me prometió que no va a hacer "demasiadas" promesas vacías durante su campaña política. Bue.

Cuando desperté, el dinosaurio aceptó mi sugerencia de NO tener una ridícula cancioncita de promoción política. Son intolerables.

Cuando desperté, el dinosaurio me hizo otra promesa: no plantará molesta propaganda electoral por toda la ciudad como los otros políticos.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba estudiando a su competencia política. Dice que no parecen un gran reto en inteligencia...

Cuando desperté, el dinosaurio se estaba probando corbatas y trajes. No sé si valdrán en su caso, ni siquiera para una campaña política.

Cuando desperté, el dinosaurio recibió un puntapié de mi parte. ¡No voy a permitirle que haga demagogia como los demás políticos!

Cuando desperté, el dinosaurio alquiló un local para su campaña política. Quizás mude ahí a alguno de los fantasmas de su edificio.

Cuando desperté, el dinosaurio había inventado el lema para su campaña política: Renovación jurásica. (No me convence del todo, la verdad.)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba feliz con el progreso de su campaña. Desde luego, dinero para financiarla no le falta :-P

Cuando desperté, el dinosaurio interrumpió por un día su campaña política. Es viernes 13 y él es algo supersticioso.

Cuando desperté, el dinosaurio se había ido de gira para promocionarse. Llevó chocolate para repartir entre los votantes.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía con su gira de campaña electoral. Probablemente lo multen porque aún hay veda :-P

Cuando desperté, el dinosaurio decidió suspender su campaña. Los posibles votantes dejaron de darle bola por el dichoso fútbol.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba viendo un partido de fútbol. Pero no fue en mi casa, ¡porque en mi casa no está permitido!

Cuando desperté, el dinosaurio continuaba exiliado de mi casa. Le permitiré volver si NO insiste con lo del fútbol o la política.

Cuando desperté, el dinosaurio decidió cambiar de temas para no hacerme enojar, y nos pusimos a comentar el final de JUEGO DE TRONOS.

Cuando desperté, el dinosaurio decidió escribir su biografía. Es para que los ciudadanos lo conozcan mejor antes de votarlo.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba viendo un partido en la casa de los vecinos (como dije, en la mía no está permitido).

Cuando desperté, el dinosaurio había mordido a alguien y también le prohibieron jugar al fútbol :-D

Cuando desperté, el dinosaurio volvió a la política. Insistirá mucho en la educación, e incluirá la paleontología como asignatura.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía con su campaña política, aunque le pedí que se tomara un descanso para probar mis galletas :-)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba triste porque acabó el dichoso Mundial. Yo me reí de él a escondidas. Ñejejejeje.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía con lo de la campaña política, más unas ideas muy interesantes para la protección ambiental.

Cuando desperté, el dinosaurio había decidido unirse a las protestas en contra de la megaminería en Uruguay.

Cuando desperté, el dinosaurio declaró que se comerá a cualquier integrante de su partido que demuestre ser corrupto. ¡Bravo!

Cuando desperté, ¡el dinosaurio se estaba comiendo mis galletas de limón! Le eché a mi dragón encima, para que escarmiente.

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió la receta de las galletas de limón. Las usará para conseguir más militantes para su campaña.

Cuando desperté, el dinosaurio me comunicó que él también aboga por un debate electoral. En su caso, incluiría muchos rugidos.

Cuando desperté, el dinosaurio me preguntó cuánto falta para la primavera. No es grato hacer campaña electoral con tanto frío.

Cuando desperté, el dinosaurio se fue a hacer campaña por los barrios pobres. Obviamente, entusiasmó a todos los niños de las chabolas.

Cuando desperté, el dinosaurio prometió que no malgastará el dinero de los impuestos si lo eligen presidente. Es un dinosaurio austero :-D

Cuando desperté, el dinosaurio estaba haciendo prendedores para la campaña. ¡Están bonitos, con forma de dino! ¡Y son coleccionables!

Cuando desperté, el dinosaurio prometió que no pondrá tiranosaurios corruptos a administrar las cuestiones impositivas :-P

Cuando desperté, el dinosaurio salió a repartir volantes con sus propuestas de gobierno. Alguna gente salió corriendo, sin embargo.

Cuando desperté, el dinosaurio seguía con su campaña. Para dar el ejemplo, se puso a limpiar la basura de la playa :-)

Cuando desperté, el dinosaurio fue a pedir a las encuestadoras que lo incluyan en los próximos cuestionarios. Quiere saber cómo le va.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba deprimido por la campaña de desprestigio del gobierno. Oh, estos políticos y su juego sucio...

Cuando desperté, el dinosaurio contraatacó publicando todo lo que el gobierno ha hecho mal. ¡Madre mía, qué lista tan larga!

Cuando desperté, el dinosaurio se sentó a leer un libro de Stephen King. Es que no todo son campañas políticas y aventuras en su vida.

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió que lo llevara a ver LOS GUARDIANES DE LA GALAXIA. ¡Dino en plan Marvel!

Cuando desperté, el dinosaurio volvió a su campaña política. Espero que no se le contagie la retórica populista de cierto candidato...

Cuando desperté, el dinosaurio se pegó corteza en todo el cuerpo y pasó el día fingiendo ser pariente de Groot :-D

Cuando desperté, el dinosaurio prometió comerse a los delincuentes reincidentes de Uruguay. Eh... tal vez sea un poco drástico.

Cuando desperté, el dinosaurio había respetado mis galletas de limón... ¡pero acabó con mi reserva de maníes! Grrrrr...

Cuando desperté, el dinosaurio declaró que sigue en contra de la megaminería pero a favor de las exploraciones paleontológicas.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba frente a la casa de la vieja loca de al lado, sacándole la lengua. ¡Bien hecho, dino!

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a leer los programas de gobierno de la competencia. Quiere ser el mejor candidato disponible.

Cuando desperté, el dinosaurio salió a buscar halcones por la ciudad tal como yo lo hago. Es un pasatiempo agradable :-)

Cuando desperté, el dinosaurio añadió otra propuesta a su campaña: obligar a los vándalos a plantar flores por toda la ciudad.

Cuando desperté, el dinosaurio decidió ayudarme con la limpieza primaveral. La verdad, es bastante bueno con la aspiradora.

Cuando desperté, el dinosaurio también estaba enojado con el candidato presidencial que bloqueó el debate para todo el mundo >:-|

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a cosechar el resto de mis limones. Él también quiere hacer galletas y limoncello :-)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba formulando sus estrategias para mejorar la economía de Uruguay. Son algo jurásicas, sin embargo.

Cuando desperté, el dinosaurio salió a bailar bajo la lluvia. Es lo que pasa cuando un dino ve pelis de Gene Kelly en TCM...

Cuando desperté, el dinosaurio se mostró decidido a no agredir a los demás candidatos presidenciales. Eso incluye los mordiscos.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba recolectando las ramas que cayeron por el temporal. Destino: fogata para asado :-)

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a entrevistar arquitectos. Realmente quiere mejorar el aspecto de Montevideo (es que está horrible).

Cuando desperté, el dinosaurio se puso a leer mi última novela corta. No va sobre dinosaurios, pero aparentemente está enganchado :-)

Cuando desperté, el dinosaurio se estaba tirando de las plumas. No puede creer que cierto candidato siga diciendo estupideces.

Cuando desperté, el dinosaurio había comprado muchas fresas y estaba haciendo helado. ¡Gracias, dino! :-) (Añadiré chispas de chocolate.)

Cuando desperté, el dinosaurio incluyó a sus propuestas electorales la idea de crear más bibliotecas públicas. No hay suficientes por aquí.

Cuando desperté, el dinosaurio se estaba arreglando para ir a una boda. No me pregunten de quiénes, no conozco a todos sus amigos.

Cuando desperté, el dinosaurio prometió comerse a todos esos delincuentes que andan robando y vandalizando colegios. (Lo apruebo.)

Cuando desperté, el dinosaurio y yo hicimos un trato: yo le preparo limoncello y él se come a todas las cucarachas que entren a mi casa.

Cuando desperté, el dinosaurio estuvo nombrando a sus ministros. Creo que uno de ellos será un tiranosaurio O_O

Cuando desperté, el dinosaurio estaba viendo las series animadas de Marvel :-D Le gusta bastante Hulk, por cierto.

Cuando desperté, el dinosaurio salió a conseguir más votantes. Llevó a sus crías y las hizo bailar para llamar la atención :-D

Cuando desperté, el dinosaurio estaba tomando el sol. Viene la primavera y el bicho ya empieza a disfrutar de ella.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba enfadado porque no lo incluirán en el debate de candidatos presidenciales. ¿Discriminación jurásica?

Cuando desperté, el dinosaurio también tenía cara de insomio. Creo que vamos a dormir una siestita juntos acurrucados por ahí.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba despotricando contra las promesas electorales populistas del actual gobierno de Uruguay.

Cuando desperté, el dinosaurio salió a buscar los nidos de los halcones. ¡Es que llevo mucho tiempo sin ver a esas aves!

Cuando desperté, el dinosaurio juntaba leña de las podas de árboles. Va a ofrecer un asado para sus potenciales votantes :-D

Cuando desperté, el dinosaurio estaba ayudando a mi gato a subir a la ventana. Es que el pobre está viejo y tampoco puede con su panza.

Cuando desperté, el dinosaurio hizo otra promesa de campaña: habrá servicios de guardaespaldas para los ancianos, con velocirraptores.

Cuando desperté, el dinosaurio me regaló unos binoculares. Dice que está harto de oír mis quejas sobre la ausencia de los halcones.

Cuando desperté, el dinosaurio prometió poner arbustos con forma de dinos en todos los parques de Montevideo. Onda Eduardo Manostijeras.

Cuando desperté, el dinosaurio me pidió que le haga una copia de mi pendrive con música digital. Él también quiere bailar.

Cuando desperté, el dinosaurio se había colado en los desfiles de campaña de los otros partidos, para fastidiar con buena onda :-D

Cuando desperté, el dinosaurio se había comido mis fresas. (Insertar un montón de palabrotas.)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba bordando su cara en una bandera de Uruguay. Le dije que eso NO es válido como estrategia de campaña.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba esculpiendo mi cara en un enorme cubo de jabón, con sus garras. No sé si sentirme halagada.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba triste porque su hombrecillo hecho de granizo se derritió. Lo siento, dino, no iba a durar.

Cuando desperté, el dinosaurio se estaba probando diferentes corbatas. Toma muy en serio esto de ser candidato presidencial :-P

Cuando desperté, el dinosaurio estaba ¡haciendo pizza! Quizás no debí dejar que viera esa peli de las Tortugas Ninja...

Cuando desperté, el dinosaurio se había puesto un sombrero de bruja y unas garras peludas de hombre-lobo. ¿Ensayo para el Halloween?

Cuando desperté, el dinosaurio estaba repartiendo listas de votación e invitaciones para el fiestón de Halloween :-)

Cuando desperté, el dinosaurio dijo que le parece bien que las elecciones sean próximas al Halloween. ¡Hay candidatos de terror!

Cuando desperté, el dinosaurio estaba cocinando galletas con forma de Cthulhu.

Cuando desperté, el dinosaurio salió a repartir más listas de votación pero usando una máscara de fantasma. Lo miraron muy raro.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba haciendo planes con el monstruo bajo mi cama y el dragón. Será algo tremendo, sin duda.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba pintando sus escamas y plumas de negro y naranja. Luego hizo malabares con calabazas.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba bailando la canción MONSTER MASH. Sobre mí. Y fue por eso que desperté >:-|

Cuando desperté, el dinosaurio estaba filmando un cortometraje animado: HALLOWEEN EN JURASSIC PARK. Tiene dinos muy macabros.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba molesto porque nunca lo toman en cuenta para las encuestas sobre la campaña presidencial.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba jugando a Angry Birds Seasons. Las ediciones de Halloween, por supuesto :-D

Cuando desperté, el dinosaurio estaba repartiendo más listas de votación junto con dulces y arañas de plástico :-D

Cuando desperté, el dinosaurio dejó de hacer campaña por la veda electoral y se dedicó a las decoraciones para el Halloween :-)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba cepillando a mi gato. Se ve que también le da pena que el minino se esté poniendo geriátrico.

Cuando desperté, el dinosaurio había ido a votarse a sí mismo. Yo iré a votar más tarde (no se lo digan, pero... no votaré por él).

Cuando desperté, el dinosaurio no dejaba de patalear porque no le gustaron los resultados de las elecciones. La verdad, a mí tampoco.

Cuando desperté, el dinosaurio se lamentaba por no tener varias cabezas para usar todas sus máscaras de Halloween al mismo tiempo.

Cuando desperté, el dinosaurio quemó sus papeletas sobrantes de la elección y sus máscaras de Halloween. Anda algo deprimido.

Cuando desperté, el dinosaurio estaba viendo la última peli de Star Trek. Ahora dice que le gustaría ser capitán del Enterprise.

Cuando desperté, el dinosaurio acababa de pintarle unos bigotes de Groucho Marx a mi eternamente dormido gato :-D

Cuando desperté, el dinosaurio se había puesto un traje azul con lentejuelas y estaba cantando LET IT GO. Ehhh...

Cuando desperté, el dinosaurio me había hecho un sombrero decorado con sus propias plumas. Sabe que el sol no me hace bien :-)

Cuando desperté, el dinosaurio estaba en el jardín persiguiendo mariposas. Creo que tiene alguna especie de cursi fiebre primaveral.

Cuando desperté, el dinosaurio comía pasto en mi jardín. Ni que necesitara escupir bolas de pelo, como los gatos...

Cuando desperté, el dinosaurio estaba aburrido, así que lo puse a impermeabilizar la azotea (él tiene mucha energía jurásica).

Cuando desperté, el dinosaurio bailaba en forma rara. Creo que estaba canalizando el espíritu de Michael Jackson O_O

Cuando desperté, el dinosaurio quería armar un arbolito de Navidad. ¿En serio, dinosaurio? Sabes bien lo que opino de esa festividad...

Cuando desperté, el dinosaurio se había ido a ver el enorme dinosaurio de plástico que pusieron en un supermercado de mi ciudad :-D

Cuando desperté, el dinosaurio me preguntó por qué no hemos ido aún a Legolandia. La verdad, ¡es una buena pregunta!

Cuando desperté, el dinosaurio había conseguido un millón de piezas de legos y estaba construyendo un T-rex en morado fluorescente.

Cuando desperté, el dinosaurio me dio un abrazo para reconfortarme por el fallecimiento de mi viejo gato.

Cuando desperté, el dinosaurio me preguntó de dónde salió todo esto de que hace cosas cuando yo despierto.

Cuando desperté, el dinosaurio me dio las condolencias por la decepción que me llevé con las elecciones presidenciales.

Cuando desperté, el dinosaurio tenía puesto un abrigo de piel sintética y empezó a maullar. No sirvió para consolarme.

Cuando desperté, el dinosaurio se estaba probando un sombrero de Papá Noel... al tiempo que ensayaba unos gruñidos perversos.

Cuando desperté, el dinosaurio salió a las calles vestido de Papá Noel a asustar a los compradores navideños. ¡Yay, dino anticonsumista!

Cuando desperté, el dinosaurio estaba enseñando a los niños a patinar en hielo. No sé dónde consiguió el hielo (estamos en primavera).

Cuando desperté, el dinosaurio hacía malabares con bolas navideñas afanadas. Tenía un collar de luces, también :-P

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)
Seis historias románticas contemporáneas con un toque de arte en cada una.
 
 
Haz clic en la imagen para leer la muestra gratis, haz clic en el botón verde abajo para comprar ya mismito esta edición de lujo mediante PayPal (pago seguro). (¡Y de paso alimentarás a la autora de este blog para que pueda seguir escribiendo! ¡Gracias!)
 

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D