El bailarín le robó un beso. Ella estaba determinada a odiarlo. Las circunstancias no cooperaron. (Haz clic en la imagen para bajarte el relato gratuito, en formatos EPUB y MOBI, junto con el fondo de pantalla.)

30 de mayo de 2017

EL GATETE NUEVO

Después de dos años y pico sin un compañero felino, ¡por fin tengo otro!

Diría que fue un caso de alineación de planetas. Cierta noche dije algo así como "bueno, creo que ya es hora de adoptar otro gato", y JUSTO AL DÍA SIGUIENTE, cuando me dirigía al supermercado, vi una mujer acariciando a varios mininos, uno de los cuales se había echado panza arriba. Naturalmente, me acerqué a mirar, dado que los gatos son mi debilidad. Le dije algo a la mujer (de nombre Marianne) sobre el gato panza arriba, y su respuesta fue "está para adoptar".

Para adoptar. ESE BICHO HERMOSO Y CARIÑOSO NECESITABA UN NUEVO HOGAR, Y YO TENÍA UNO PARA DARLE. Encima, cierta persona que se había ofrecido para adoptarlo había caído enferma y no se sabía más de ella.

Así que lo adopté yo, y el 9 de mayo me lo trajeron a casa.

Lo llamé Osito. No porque se parezca a un oso, sino porque es cariñoso y suavecito como los osos de peluche. Además... bueno, hay que tener un poco de cuidado con él, porque cuando se enoja se pone en modo Ozzy Osbourne y pega unos tremendos mordiscos. De hecho, al principio tenía que acariciarlo usando mis guantes de jardinería.

En fin, algún defecto tenía que tener.

La cosa mejoró rápidamente, sin embargo, y Osito pasó de ser "el gato que acabo de traer a mi casa con la esperanza de que se adapte" a "MI GATO, al que sería capaz de rescatar como Ripley rescató a Jonesy en Alien".

Es un bicho grande, por cierto. Seis kilos y medio. Cuando se desploma sobre mi regazo, desborda por los lados y al rato se siente como si pesara media tonelada :-D Otra particularidad: no es exactamente negro, sino negro HUMO. Es un tipo de pelaje un poco raro en el que las puntas del pelo son negras pero la mitad de la base es BLANCA. O sea, ¡Osito tiene pelos bipolares que se ajustan a su personalidad!



Y, por supuesto, Osito ya se lleva bien con mi dragón Donald y mi unicornio Cuernito. ¡Faltaría más!

Espero que esto sea el principio de una larga y hermosa relación como la que tuve con mi gato anterior :-)

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

24 de mayo de 2017

OSCURA SALVACIÓN Y OTROS RELATOS

Como puse en el artículo sobre mi libro Relatos de amor y sangre, no soy aficionada al romanticismo pero sí me gusta escribir historias románticas macabras o historias macabras con un toque de romance. Tal vez hasta podría ponerle un nombre al género: "horromance" :-D

En fin, Oscura salvación y otros relatos es mi segundo libro con relatos en este estilo. Tal como dice el título (que pertenece a la primera historia), el tema principal es la salvación obtenida a través de la oscuridad, porque el amor no siempre arregla todo. Sinopsis de los relatos:

El amor y la salvación no siempre transcurren por un camino de luz.

Ivana escapa de su horrible padre con la ayuda de un desconocido, pero la aguarda un peligro todavía mayor. ~~ Una fogosa bailarina promete llevar al éxito a la compañía de ballet donde trabaja Alejandro. Sin embargo, hay un precio y un secreto. ~~ Un muchacho enfermo de cáncer se enreda con una misteriosa (y tenebrosa) compañera de clase. ~~ Antonia escapa de su miserable hogar para pasar un fin de semana con su novio y otros dos muchachos. Salva a un ciervo... y conoce al rey del bosque. ~~ Agustín es un marido golpeador. Tras una paliza en la que manda a su esposa al hospital, conoce a una mujer idéntica a ella en apariencia... pero no en personalidad. ~~ Vanessa perdió a sus padres en un extraño accidente automovilístico. Desde entonces, una especie de maldición ataca a sus seres queridos.

Seis historias para quienes no creen demasiado en los "felices para siempre".


Haz clic en PREVIEW para leer la muestra. Haz clic aquí para comprar el libro en tu página de Amazon correspondiente.

Más enlaces de compra:

https://www.books2read.com/u/bpGl6q — Este vínculo te redirigirá a una página de Draft2Digital desde la cual podrás ir a buscar el libro en otras plataformas: Apple, Barnes & Noble, Kobo, Scribd, 24 Symbols, Inktera e !ndigo.

Buy now — Con este botón puedes comprar, mediante pago seguro por PayPal, la edición de lujo. Ésta contiene dos relatos adicionales (17.300 palabras más), un fondo de pantalla para móvil y dos fondos de pantalla para PC. El libro electrónico está en MOBI y EPUB, sin DRM, o sea que podrás leerlo donde te dé la regalada gana. ¡Y cuesta EXACTAMENTE LO MISMO que la edición en Amazon! (tú te llevas más contenido y a mí me descuentan menos de las ganancias; o sea, todos ganamos).


Si todavía no están convencidos, pueden bajar uno de los relatos del libro, Amor sangriento, directamente desde mi Google Drive a través de este enlace: https://goo.gl/Nksm6G. No se preocupen, es seguro :-) El paquetito ZIP contiene el librito en formatos EPUB y MOBI (con muestras de todas las demás historias de Oscura salvación y otros relatos), más un fondo de pantalla.

Espero que les guste :-)

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

18 de mayo de 2017

¡BASTA DE GORDOFOBIA!

Una vez más, voy a meterme con un tipo de discriminación que no me perjudica en forma directa, pero sobre la cual creo que me toca decir algo porque veo que hacen falta más artículos al respecto.

Sí, el sobrepeso y la obesidad traen problemas de salud. Y sí, hay que tomar medidas generales al respecto porque las estadísticas no dejan de empeorar. Sin embargo, NADA DE ESO JUSTIFICA QUE SE DISCRIMINE O MALTRATE A LAS PERSONAS POR SU PORCENTAJE CORPORAL DE GRASA.

No sé ustedes, pero a mí me enseñaron de chiquita a no burlarme de quien fuera distinto, ya fuera por sobrepeso, gafas, tartamudeo o cualquier otra particularidad. Usar un problema físico para dañar emocionalmente a alguien es, simplemente, una bajeza de primer orden, ya que no es algo que la persona pueda elegir (a diferencia de la maldad o la deshonestidad).

Derribemos ahora el primer mito: LAS PERSONAS CON SOBREPESO NO SUELEN SER CULPABLES DE ELLO. Nadie engorda a propósito (bueno, salvo los luchadores de sumo, pero eso es un caso aparte). Y sí, hay gente que engorda a fuerza de comer en exceso y no mover el trasero del sofá, pero por lo que he visto, la mayoría engorda porque VIVIMOS EN UN ENTORNO ESPANTOSAMENTE OBESOGÉNICO.

Y con lo de "obesogénico" no me refiero solamente al bombardeo constante de propaganda de comida chatarra. La lista es rematadamente larga:

1) Las condiciones de la madre durante la gestación de la persona. No es broma. Al parecer, si la madre comió comida chatarra y/o sufrió estrés durante el embarazo, su hijo tendrá más probabilidades de ser obeso.

2) El método de parto por el que nació la persona. Si nació por cesárea, también tendrá más probabilidades de ser obesa.

3) La alimentación durante la niñez. (Aquí es cuando digo que me dan ganas de vapulear a los padres que compran comida chatarra a sus hijos.)

4) El microbioma intestinal de la persona. O sea, los microbios de las tripas. Algunas combinaciones de bacterias hacen que unas personas sean más propensas a engordar que otras. Esto también está dado por el ambiente, dado que los niños criados en ciudades no tienen las mismas posibilidades de adquirir naturalmente los microbios beneficiosos.

5) Los horarios laborales que no permiten comer tranquilamente, hacer ejercicio ni dormir lo suficiente (todo eso aumenta la propensión a la obesidad).

6) ¡Las malditas tallas de ropa! Y de esto puedo dar fe yo misma, incluso con mi peso normal: hablo de la dificultad para encontrar pantalones cuando tu cuerpo no se ajusta a un estándar. ¡Eh, que algunas mujeres tenemos esas cosas llamadas MÚSCULOS en las piernas! Este punto me lleva al siguiente:

7) Las dietas. ¿Qué pasa cuando no hay tallas de ropa adecuadas para ti, o sí las hay pero la ropa es HORRIBLE? Pues que la persona termina haciendo alguna dieta para poder vestirse bien. ¿Y saben qué? UNA DE LAS MANERAS MÁS EFECTIVAS DE ENGORDAR ES HACER TRES O CUATRO DIETAS. En serio. El metabolismo de uno es el metabolismo de uno. Forzar el cuerpo a pesar menos de lo que corresponde a su naturaleza hace que se trastorne por completo la tasa metabólica; el organismo se pone en "modo ahorrador" y pierde músculo en lugar de grasa. Luego, cuando aparece el efecto rebote (es lo que pasa casi siempre, sobre todo con las dietas rápidas que se hacen para el verano), la persona recupera el peso... pero con más grasa, no con músculo.

8) La depresión, la ansiedad y todos esos desórdenes psicológicos que llevan a la persona a comer. Algunos medicamentos también tienen como efecto secundario la ganancia de peso.

9) La presión social por la delgadez. Es como lo de la ropa. He conocido muchísimas mujeres que se consideraban gordas a pesar de tener una talla perfectamente normal, ya fuera porque no encajaban en el estándar de las modelos de Victoria's Secret o porque tenían una visión distorsionada de su peso. Y ni hablemos ya del bullying. Si una persona no estaba gorda antes de los insultos, terminará engordando por hacer dietas o por la depresión causada por dichos insultos. O sea, un ambiente gordofóbico puede lograr que la gente engorde más y muera antes.

10) La falta de educación en nutrición. Muchas personas simplemente NO SABEN cuán dañina es su dieta (incluso aunque dicha dieta no las esté haciendo engordar). Por no hablar de que, durante muchos años, nos inculcaron una pirámide alimenticia incorrecta, demonizando injustamente las grasas saturadas y dando el visto bueno a carbohidratos refinados y aceites vegetales muy dañinos. Incluso hay MÉDICOS que no saben cómo asesorar en cuestiones nutricionales.

11) Los precios de la comida saludable vs. los precios de la comida chatarra. Vale, HAY maneras de alimentarse saludablemente con poco dinero, pero hace falta saber de nutrición (ver punto anterior), y en algunos supermercados hay más estanterías con comida chatarra que con comida saludable barata.

¿Es posible no engordar a pesar de todos estos factores en contra? Bueno, sí, pero se hace muy, muy difícil. Sobre todo cuando hay más de un factor biológico predisponente. Y ni hablemos ya de las personas que directamente tienen una enfermedad, como hipotiroidismo, problemas articulares que no les permiten hacer ejercicio, o trastornos intestinales que limitan sus opciones dietéticas.

Y una vez que uno ha engordado... bajar de peso es toda una odisea. En un canal de cable dan un programa titulado Entrenadores fuera de línea. Va de entrenadores que engordan a propósito para bajar de peso con la gente a la que tienen que poner en forma. ¿Qué descubrieron estos entrenadores? ¡Que es muy fácil comer bien y hacer ejercicio cuando uno está delgado, pero no cuando uno ha engordado! El cuerpo duele y pide comida aunque no la necesite, justamente porque el sobrepeso es un trastorno físico. O sea, se desbarajustan todos los mecanismos de control del peso: los niveles de las hormonas del hambre y la saciedad, la tasa metabólica y el microbioma intestinal. Por no hablar de la sobrecarga que reciben los huesos, las articulaciones y el sistema cardiorrespiratorio.

Por desgracia, hay muchísimas personas que no saben o no se molestan en saber todas estas cosas, y por lo tanto asumen, de buenas a primeras, que una persona está gorda por tragona y haragana. O sea, arrancan con un prejuicio, y por lo tanto ya se ponen en una especie de pedestal de superioridad desde el cual juzgan a quienes tienen sobrepeso.

Y no hablo de gente particularmente mala. Hablo de personas comunes y corrientes que a veces ni siquiera se dan cuenta de cuánto daño están haciendo con su prejuicio. Aquí van algunos ejemplos de discriminación:

1) Los propios médicos tratan mal a las personas con sobrepeso y no se molestan en diagnosticarlas correctamente. Tiene sentido que un médico le diga a una persona con sobrepeso que necesita adelgazar, pero NO que achaque TODOS sus problemas de salud al sobrepeso. Una apendicitis la puede sufrir cualquiera, por ejemplo. Un médico prejuicioso podría pasar varios síntomas por alto si los achacase automáticamente a la gordura.

2) El trato general a las personas con sobrepeso es peor en todas partes. Leí un artículo sobre una mujer que consiguió volver a un peso normal, y estaba enfadada porque se dio cuenta de cómo cambió la actitud de otras personas hacia ella. De pronto "valía más", por decirlo de alguna manera... ¡a pesar de que seguía siendo la misma persona, sólo que más delgada!

3) Mucha de la discriminación hacia las personas con sobrepeso se hace con el escudo de que "estar gordo no es saludable", pero es mucho mayor la discriminación hacia una persona con sobrepeso que hacia una persona anoréxica o una que fume como chimenea, por ejemplo. O como lo dijo una prima mía que es juez: "En mi trabajo, ser gordo es peor que tener sida" (ella había engordado de niña por culpa de problemas familiares graves). Menuda afirmación, ¿eh?

4) Hay una fuerte discriminación laboral, incluso para trabajos donde la apariencia o el peso son irrelevantes.

5) La ropa para las personas de talla grande parece hecha específicamente para ser lo más espantosa posible. Como dijo una bloguera a la que sigo:

¡Esto no es ropa, es un castigo!

6) La gente presupone, de buenas a primeras, que una persona gorda está sola y no tiene vida sexual. ¿Qué, no se concibe que alguien pueda ver más allá del sobrepeso y amar a la persona por lo que es en su interior? ¿Nadie ha leído El principito?

7) Chistes de muy mal gusto en el cine y la televisión. Sí, hay comediantes que se ríen de sus propios rasgos físicos, pero las personas con sobrepeso suelen ser blanco de bromas degradantes. A ver, EL SOBREPESO Y LA OBESIDAD SON PROBLEMAS DE SALUD, ESOS CHISTES NO TIENEN GRACIA. Por no hablar de que, en las películas animadas, los protagonistas buenos de la historia suelen ser delgados, mientras que las figuras con sobrepeso quedan reservadas para los personajes secundarios, los cómicos o los villanos. A ver, Disney, ¿qué tal una princesa o un príncipe algo rellenitos, para variar? No sé si se dieron cuenta al diseñar los personajes, ¡pero las cabezas de Elsa y Anna son más grandes que sus respectivas cinturas! (Menos mal que tenemos a Shrek y Fiona. Gracias, Dreamworks.)

8) La simpatía obligatoria. Esto se lo oí decir a una mujer con sobrepeso: que no tenía más remedio que mostrarse simpática porque de lo contrario era como una especie de doble insulto para los gordofóbicos ("gorda y encima antipática").

9) Ese saludo de "¡estás más delgada/o!" que largan montones de personas cuando no han visto a alguien en mucho tiempo, como si adelgazar fuera un logro más importante que cualquier otra cosa. ¿Por qué no un "qué feliz te ves", o "qué linda ropa llevas", o "me encanta tu nuevo peinado"? Pues no. Lo primero en que se fijan es el peso, sin conocer siquiera la alimentación o el estado de salud de la persona en cuestión. ¿Y si resulta que dicha persona adelgazó porque, no sé, estuvo enferma de algo grave, como un cáncer? Hay que tener cuidado con esa observación. (Me la han hecho a mí, por cierto, a pesar de que me he mantenido en 50 kilos durante más de quince años. Una vez respondí con un seco "¿y cuándo he estado yo gorda?", porque como máximo habré pesado 5 kilos más, que sigue siendo aceptable para mi estatura.)

10) La hipocresía de algunas personas supuestamente románticas. Alguien hizo una broma sobre eso en Twitter: mucho hablar de la belleza interior por el estreno de La bella y la bestia, pero las mujeres suelen rechazar de plano a los hombres con sobrepeso. Y peor aún cuando es la mujer quien tiene sobrepeso (porque a las mujeres se nos perdona mucho menos no ser físicamente atractivas).

Y claro, están las personas maliciosas. Las que se burlan con toda la pega, usando términos ofensivos que ni voy a mencionar aquí y algunos que ni siquiera se me habrían ocurrido, como lo de "hueles a grasa" o "vientre globuloso" (este último usado por un enfermero; vuelvo al punto 1 sobre el maltrato por parte de los profesionales de la salud).

En fin, ¿a qué quiero llegar con este artículo tan largo? En primer lugar, a generar conciencia del problema. En segundo lugar, a demandar RESPETO hacia las personas con sobrepeso, independientemente del sobrepeso que tengan y de la existencia o no de problemas de salud asociados. Y en tercer lugar, a mandar a la porra a la gente que se burla de las personas con sobrepeso. En serio, ¿no tienen nada mejor que hacer? ¿Ir a controlar su propia salud, por ejemplo? Miren que la delgadez no salva de las enfermedades, ¿eh? Las personas de peso normal TAMBIÉN pueden sufrir síndrome metabólico, hipertensión y arterioesclerosis.

Y por último, tenemos que trabajar en la ACEPTACIÓN y en liquidar esos estándares estéticos ridículos. Las personas venimos en diferentes formas, tamaños y colores. Concentrémonos más en la salud y el bienestar emocional y menos en la apariencia, ¿sí? Eso nos hará bien a TODOS.

Gracias por leerme hasta aquí :-)

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

12 de mayo de 2017

¡HAY QUE PROHIBIR LOS LIBROS!

Sí, lo digo totalmente en serio. ¿Clases de literatura? ¿Campañas para fomentar la lectura? ¿Publicación, por parte de editoriales, de más y más libros nuevos en papel a pesar de las altas tasas de retorno? (o sea, libros que no se venden y son devueltos a las editoriales para su destrucción sin haber sido leídos una sola vez).

ESTAMOS ENCARANDO EL ASUNTO COMPLETAMENTE AL REVÉS, POR ESO VAMOS TAN MAL CON LOS ÍNDICES DE LECTURA DE LA POBLACIÓN.

¿Qué es lo que persigue la gente? LAS COSAS PROHIBIDAS. Empezando por la dichosa fruta del jardín del Edén, para quienes tienen creencias religiosas. Aquí van algunas más:

drogas recreativas
sexo con prostitutas
novios que los padres de las chicas no soportan
carreras ilegales
peleas de perros/gallos
armas que los padres ponen fuera del alcance de sus hijos
Y LOS LIBROS PROHIBIDOS (o criticados por la Iglesia)

Creo que es hora de aplicar un poco de psicología inversa. O sea, dificultar el acceso a los libros y largar estos eslóganes rebeldes (que pintaríamos en cualquier muro disponible para el vandalismo):

LOS POLÍTICOS NO QUIEREN QUE LEAS PORQUE ASÍ LES ES MÁS FÁCIL MANIPULARTE. ¡NO CAIGAS EN SU TRAMPA!

LAS FARMACÉUTICAS NO QUIEREN QUE LEAS PORQUE LEER PREVIENE ENFERMEDADES MENTALES Y HACE QUE LAS PERSONAS NO NECESITEN TANTOS MEDICAMENTOS.

TUS PADRES NO QUIEREN QUE LEAS. ¡DESOBEDÉCELOS!

Mis padres pusieron los libros encima del ropero para que yo no los toque. ¡Voy a buscar una escalera!

LOS LIBROS ESTÁN RESTRINGIDOS PORQUE CAUSAN TANTA ADICCIÓN Y BIENESTAR COMO LA MARIHUANA.

LOS LIBROS ESTÁN RESTRINGIDOS A FIN DE ENCARECERLOS, DADO QUE SU COSTO DE PRODUCCIÓN ES BAJO. ¡LAS EDITORIALES CODICIOSAS QUIEREN MATAR LA LITERATURA LIBRE Y BARATA!

Recién entonces crearíamos redes falsamente clandestinas para la compra y venta de libros. O sea, las plataformas serían las mismas, pero disfrazadas de ilegales. Los lectores habituales seguiríamos comprando los libros igual que siempre, mientras que las víctimas de la psicología inversa comenzarían a aparecer en masa buscando esos preciados objetos prohibidos, para devorarlos en la clandestinidad como quienes se drogan en los clubes o callejones.

En fin, díganme si no suena como un plan infalible :-D Y si funcionara (de lo cual estoy bastante segura), podríamos buscar la manera de aplicarlo a cierta cualidad muy escasa hoy en día: ¡el sentido común!

LOS POLÍTICOS NO QUIEREN QUE USES EL SENTIDO COMÚN A LA HORA DE VOTAR. ¡LLÉVALES LA CONTRARIA!

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

6 de mayo de 2017

NO ES MISANDRIA NI PARANOIA, ¡ES CAUTELA!

Queridos hombres:

Y con lo de "queridos hombres" me refiero a los hombres decentes de este mundo que no entienden el porqué de la hostilidad femenina en determinadas situaciones. Espero que esta entrada arroje un poco de luz sobre el tema :-)

La idea para este artículo surgió a partir de una noticia en los periódicos de España, que a su vez generó un debate en mi muro de Facebook. Sin embargo, es una cuestión que se viene gestando desde hace más tiempo por el desarrollo del feminismo. Y no me refiero al feminismo absurdo sobre el que hablé en este otro artículo, sino al feminismo auténtico que está poniendo sobre la mesa unos cuantos temas de los que se hablaba muy poco a pesar de su gravedad.

¿Que cuál fue la noticia en los periódicos? Pues bien, un joven vio a una chica en el tranvía, le pareció que ella no estaba bien de ánimo (no es que se lo haya preguntado, fue algo que se le ocurrió a él solito), y luego tuvo la "brillante" idea de tratar de localizarla poniendo algunos carteles en la vía pública (para lo cual incluyó la descripción física de ella y su propio número de teléfono).

Él pensó que estaba siendo amable y romántico, pero... si yo fuera la chica en cuestión y hubiera visto esos carteles, mi primer pensamiento habría sido algo como "mierda, de aquí en adelante voy a regresar a mi casa en taxi para no volver a toparme con ese individuo".

¿Mi reacción hipotética les parece exagerada y anti-romántica? Pues entonces voy a explicarles POR QUÉ ESTÁ PERFECTAMENTE JUSTIFICADA.

Chicos, la cosa es así: LAS MUJERES NO NOS SENTIMOS SEGURAS CUANDO ESTAMOS SOLAS EN UN SITIO PÚBLICO. Mucho menos si es de noche. A menudo tampoco nos sentimos seguras dentro de una relación de pareja que acabamos de empezar. Y a veces tampoco dentro de una relación ya establecida. O incluso fuera de una relación terminada.

Arranquemos por lo más básico: a la mayoría de las mujeres nos toca aguantar una cuota determinada de acoso en la vía pública, independientemente de cómo vayamos vestidas. No me refiero al piropo ocasional bienintencionado, sino a cosas como que te sigan a lo largo de varias calles diciéndote asquerosidades, o que te metan mano, o que te pregunten una dirección y entonces el tipo en cuestión te muestre el pene (sí, a mí me ha tocado pasar por todo eso, a pesar de que mi aspecto no es nada llamativo).

Luego sigue este motivo de preocupación: los asaltos comunes y corrientes. Cuando un tipo nos mira mucho en la calle, las mujeres tenemos que determinar si es inofensivo, un baboso ¡o un delincuente que quiere arrebatarnos el bolso o cualquier pieza de joyería que llevemos encima! (también me ha tocado eso).

Finalmente está el último escenario posible: una violación. Sí, sabemos que no todos los hombres son violadores, PERO NO SOMOS ADIVINAS. Los violadores no van con un cartelito en la frente anunciando sus intenciones, y nosotras tampoco tenemos forma de saber si el tipo que nos está mirando o siguiendo es alguien que simplemente quiere conocernos o si es un violador (solitario o con un cómplice esperando a la vuelta de la esquina).

Por todo lo que puse arriba, no se sorprendan de que una mujer se ponga a la defensiva cuando un hombre la encara estando ella sola en la vía pública, incluso en pleno día y rodeada de gente. Pero la cosa no termina aquí.

Supongamos que una mujer está dispuesta a ligar. Supongamos que acepta una copa por parte de un desconocido que parece amigable. De nuevo, NO SOMOS ADIVINAS. Más de uno cree que es una buenísima idea embriagar a una mujer para convencerla de tener sexo con él. Otros recurren a meterle drogas en la bebida. SON PREOCUPACIONES SERIAS, GENTE, ESTO PASA EN LA VIDA REAL. Por no hablar de que muchas mujeres son SECUESTRADAS y vendidas a redes de tráfico de personas.

¿Saben qué me comentaban mis amigas que salían a bailar? Que muy a menudo los hombres las invitaban a bailar para luego sugerirles tener sexo, y en caso de que ellas se negaran, recibían a cambio un montón de insultos. En serio, ¿qué clase de mentalidad es ésa? ¿"Estoy ofendido porque no te quieres acostar conmigo después de haber bailado juntos unos cinco o diez minutos"? De tipos así una piensa inmediatamente que no aceptarían un "no" por respuesta estando a solas en una habitación cerrada.

Ahora supongamos que el escenario de conquista es un sitio más seguro que un bar, como una reunión social. Supongamos que es un tipo desconocido pero al que te han presentado, de modo que, teóricamente, baja el nivel de riesgo. Aun así puede darse el caso de que el hombre en cuestión resulte ser un patán en la vida privada, de la clase que finge interés hasta tener sexo y luego adiós.

Y aquí va un dato sumamente incómodo para el sexo masculino: en realidad la mayoría de las mujeres no son violadas en la vía pública por desconocidos, sino por hombres que conocen, ya sean jefes, amigos, vecinos, novios, maridos o incluso padres. Son violaciones que en general NO se denuncian, y los violadores ni siquiera consideran que hayan cometido una violación. Nos guste o no, hay muchísimos hombres que aprovechan la ventaja de poder (físico o social) para abusar de una mujer cuando se presta la ocasión. Y también hay muchos ex novios y ex maridos que se desquitan de la mujer asesinándola.

De ahí el título de este artículo: no es odio a los hombres ni paranoia, son precauciones que las mujeres debemos tomar porque así está la realidad. Y sí, hay hombres que han sufrido violaciones, o golpizas, o delitos de cualquier otra clase por parte de mujeres. PERO SON MUCHÍSIMOS MENOS. Las mujeres nos enfrentamos a unas estadísticas apabullantes, y las tenemos muy presentes cada vez que salimos solas o nos ponemos en una situación de vulnerabilidad frente a un hombre. Piensen en cómo se sentirían ustedes si caminaran solos por una calle oscura en un vecindario con pandillas violentas... y de pronto empezaran a seguirlos dos o tres tipos más grandes.

Y por si todo lo anterior fuera poco, en caso de sufrir violencia o violación hay quienes se atreven a culparnos A NOSOTRAS. "¿Por qué no lo dejaste?", "no debiste salir sola de noche", "¿qué llevabas puesto?", "¿por qué no tomaste clases de defensa personal?", "no le puedes decir que no a un hombre una vez que estás en la cama con él". ¿Qué qué qué?

Espero haber explicado correctamente por qué a menudo el coqueteo sin invitación no es considerado agradable. Ustedes no pueden saber de buenas a primeras cuál es el pasado de una mujer. No saben si tiene o ha tenido que aguantar acoso sexual en su trabajo, o si tiene o ha tenido un novio/marido/padre abusivo, o incluso si la han violado. O si le han pasado estas cosas a alguna de sus amigas (o a más de una), y por lo tanto ella va por ahí con la guardia alta. O podría ser algo tan simple como que ella no ha pedido la atención y prefiere que la dejen en paz. Que a ustedes les guste la mujer no quiere decir que esté bien ir a imponerle un coqueteo en una situación cualquiera. Quizás a ustedes les guste que las chicas les coqueteen sin venir a cuento, pero las mujeres sufrimos muchísimo más acoso y nos sentimos muchísimo más desprotegidas ante el sexo opuesto, de ahí que la reacción sea distinta.

O sea, no es personal. En general las mujeres queremos mucho a los hombres... después de habernos asegurado de que no son una amenaza para nuestra seguridad :-D

Mujer: ¡Auxiliooooooooo!
Hombre: Pero... pero... ¡yo sólo quería preguntar una dirección!

OK, tal vez esté exagerando un poco. La mayoría de las mujeres no salimos corriendo de buenas a primeras... pero sí es muy posible que estemos pendientes de cualquier ruta de escape, o pensando en gritar algo que llame la atención (que no sea "auxilio" porque eso no funciona, cosa que también aprendí por experiencia propia), o metiendo la mano en el bolsillo para buscar el bote de gas pimienta, o repasando mentalmente las clases de defensa personal.

Y sí, es verdad que así se complica mucho el acto de empezar a conocer a una mujer para invitarla a salir, porque pagan inocentes por culpables. ¿Mi consejo? Háganlo en un entorno que sea seguro para ella, como una fiesta, un club de algo o cualquier otro sitio donde la mujer pueda ver que está siendo tratada como una PERSONA digna de respeto. Y donde ella tenga tiempo de comprobar que ustedes no son un peligro. Recién entonces habrá luz verde para iniciar un coqueteo y ver qué pasa. Sí, lo sé, da más trabajo, pero ahorra muchas situaciones incómodas y rechazos. ¡Y nadie dijo que las relaciones románticas fueran fáciles!

¡Besos!

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!
SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)
Seis historias románticas contemporáneas con un toque de arte en cada una.
 
 
Haz clic en la imagen para leer la muestra gratis, haz clic en el botón verde abajo para comprar ya mismito esta edición de lujo mediante PayPal (pago seguro). (¡Y de paso alimentarás a la autora de este blog para que pueda seguir escribiendo! ¡Gracias!)
 

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D