Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

31 de octubre de 2015

NOCHE DE BRUJAS... ¡CON GREMLINS!

Después de una fantástica Oktoberfest con minions, pensé que iba a ser difícil superar semejante nivel de grandiosidad despelotada. Mucho menos superar el nivel de horrorosa locura de la última temporada de American Horror Story. ¡Pero vaya que iba a hacer todo lo posible para lograrlo! ¡Aunque tuviera que usar una motosierra sobre ciertas personas que no me agradan!

Empecé por vestirme como Lady Gaga en American Horror Story. Ya antes me había vestido como Lady Gaga, pero la mujer ha cambiado su estilo de chifladamente extravagante a maravillosamente elegante con un toque macabro, por lo que valía la pena repetir la experiencia.

Mi dragón, por otro lado, se pintó de un color más oscuro a fin de parecerse a Drogon, el dragón negro de Juego de tronos (era eso o pintarse de rojo para parecerse a Smaug, pero al final decidió que Drogon le gusta más, ya que Smaug habla demasiado y resulta un poco latoso).

"Bueno, ¿y ahora qué?", me pregunté entonces. Teníamos los disfraces, mucha música macabra de Nox Arcana y galletas de vainilla con forma de calavera... pero nos faltaba algo.

Entonces tocaron a la puerta. Creí que habían regresado los minions, o tal vez los elfos navideños hartos de la Navidad, pero eran... eran... ¡docenas de gremlins furiosos!

¡La que se armó! Sí, los gremlins tienen tres dedos en cada mano igual que los minions, pero a diferencia de los minions, cuya especialidad es crear un caos divertido, los gremlins son especialistas en brutalidad, humor negro, caos potencialmente homicida y destrucción de la propiedad pública y privada. Puestos en ello, probablemente se llevarían bien con los marcianos de la peli de Tim Burton. O tal vez no. Pensándolo bien, se matarían entre ellos porque son demasiado parecidos.

En fin, la cuestión es que no me resultó fácil lidiar con ellos. Durante media hora, más o menos, estuve corriendo de un lado a otro en un intento desenfrenado de quitarme a los gremlins de encima. Más o menos como esto:

¡¡¡Uaaaaa!!! ¡¡Auxiliooooo!!

Y menos mal que no estaba lloviendo, porque ya teníamos suficientes gremlins como para no aburrirnos por un buen rato. Los bichos invadieron media ciudad, les robaron los dulces a casi todos los niños y volvieron locos a los policías (los cuales, para empezar, ni siquiera andan bien equipados para lidiar con los delincuentes comunes que pululan por nuestras calles todos los días).

Los gremlins, sin embargo, olvidaron un pequeño gran detalle: mi dragón. Tal vez pensaron que no les echaría fuego encima para no causar incendios, pero mi Donaldito sigue siendo voluminoso y fuerte, y con patas grandes. Empezó a aplastar gremlins como hago yo con las cucarachas, y muy pronto todo se llenó de gremlins muertos y charcos de sangre verde.


—Bien hecho, Donaldito —dije yo—. Pero ahora te toca limpiar. ¡Madre mía, qué asco!

Mi pobre vestido rojo quedó hecho trizas. Una pena, aunque por suerte seguía sin desentonar en cuanto a la festividad. Por no hablar de los rasguños en la cara y los brazos (menos mal que tengo al día la antitetánica, aunque mandé varios cerebros de gremlins a un laboratorio para asegurarme de que no tuvieran rabia, porque no me he dado esa vacuna en particular).

En fin, más allá de los charcos de sangre de gremlin, los puntos de sutura y las desinfecciones con iodo, en realidad fue un Halloween bastante divertido :-)

G. E.

7 de octubre de 2015

OKTOBERFEST... ¡CON MINIONS!

Me estuve devanando los sesos durante varios días tratando de decidir qué clase de fiestota haría para la Oktoberfest del 2015. Tenía la cerveza, tenía a mi dragón, los dos teníamos ganas de hacer un desmadre. Pero nos faltaba algo.

¡Y entonces, al igual que los elfos navideños del 2014, una manada de minions tocó a mi puerta! ¡¡ADORO A LOS MINIOOOOONS!! (En serio, ¿hay alguien que no adore a los minions? De acuerdo, quizás exista alguien. La vieja miserable de al lado, probablemente. Más los terroristas islámicos y ciertas personas con tendencias sociópatas. No se fíen de nadie que no adore a los minions, ya que estamos.)

No tardamos ni veinte minutos en lograr el ambiente perfecto, con minions borrachines bailando aquí y allá, ruiditos de pedorreos, carcajadas y muchas, muchas bananas además de la cerveza (no me pregunten de dónde salieron las bananas, aún no lo he averiguado). El piso de mi casa quedó cubierto de espuma, pero no me importó en absoluto.

¡Tengo cerveza! ¡Tengo minions!
¡Yujuuuu! ¡La vida es buenaaaa!

Por supuesto, salimos al vecindario a repartir cerveza y sonidos de pedorreos. Que no se diga que somos egoístas :-D

Las cosas se pusieron un poco raras cuando los minions le preguntaron a mi dragón si podían trabajar para él. Han de tener la impresión de que los dragones, así como los tiranosaurios, son buenos villanos (habrán leído El hobbit, supongo), pero la verdad es que mi dragón no tiene aspiraciones villanescas.

Yo sí las tengo. A menudo pienso que la humanidad es estúpida y merece ser controlada por un ser superior, y entonces quisiera tener los poderes de Loki, más su estupendo casco con cuernos (o el casco con cuernos de Maléfica, que también está bárbaro). Me puse de acuerdo con los minions en cuanto a que, si alguna vez decido llevar a cabo mis hipotéticos planes de dominación mundial, los reclutaré como asistentes. Además de la paga en dinero, también recibirán bananas, piñatas y cacao :-) (Otro asistente a quien reclutaría: la piraña con traje de gorila de Megamente. Me cae de maravilla.) Una vez logrado el trato, seguimos bebiendo cerveza y nos fuimos a molestar a la vieja miserable de al lado.

Considerando todo, fue otra Oktoberfest exitosa :-)

G. E.
SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)
Seis historias románticas contemporáneas con un toque de arte en cada una.
 
 
Haz clic en la imagen para leer la muestra gratis, haz clic en el botón verde abajo para comprar ya mismito esta edición de lujo mediante PayPal (pago seguro). (¡Y de paso alimentarás a la autora de este blog para que pueda seguir escribiendo! ¡Gracias!)
 

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D