Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

31 de diciembre de 2015

DESEOS PARA EL PRÓXIMO AÑO

Otro año que se acaba... al menos en nuestro calendario. No sé por cuál fecha andarán los chinos.

En fin, como no ando con ganas de hacer resoluciones para el 2016, más bien voy a expresar una lista de deseos por parte de mi dragón y de mí. Con un poco de suerte quizás se cumplan aquellos que están fuera de nuestro control (si alguien sabe el teléfono de algún genio, hada madrina o un dios que sí funcione, que me lo pase, porfis). En cuanto a los otros, el requerimiento mínimo es que el calentamiento global no progrese tanto como para que el calor nos quite la voluntad de hacerlos realidad (vamos, que cuando la temperatura pasa de los 28 grados se me van las ganas hasta de presionar los botones del control remoto de la tele, y mi pobre dragón se acerca peligrosamente a una temperatura de fusión nuclear).

Aquí va la lista...

DESEOS POR PARTE DE MI DRAGÓN Y DE MÍ

1) El clásico: paz y prosperidad mundial.

2) Buena salud para todos aquellos que la merezcan. En cuanto a quienes NO la merezcan debido a su infinita maldad, no sé, tal vez podría tocarles alguna enfermedad rara de esas que salen en los documentales de National Geographic. Mi favorita es una en que los tejidos blandos del cuerpo se convierten en hueso después de un traumatismo (no bromeo, eso existe).

3) Que se revierta el aumento de la población mundial para que puedan recuperar su espacio las demás especies de este planeta, sobre todo las que están en peligro de extinción.

4) Si no se cumple el punto 2 para la gente malvada, entonces nos gustaría que se convirtieran en bonitas estatuas de mármol, oro, bronce, caramelo, chocolate, malvavisco o jamón serrano. Devoraríamos las comestibles, por supuesto :-) (Ni a Donald ni a mí nos gusta desperdiciar comida, es antiecológico.)

DESEOS POR PARTE DE MI DRAGÓN

1) Más escenas con los dragones en Juego de tronos.

2) Que pasen en Cartoon Network la tercera temporada de la serie animada que salió de la película Cómo entrenar a tu dragón.

3) Que alguien cree una variedad de chocolate que resista el aliento caliente de los dragones. Digo, es que mi dragón puede beber cocoa y comer torta de chocolate, pero el chocolate de barra se le derrite antes de tiempo y chorrea al piso. La verdad, entiendo su queja. Yo pongo mi chocolate en el refri durante el verano porque no me gusta que se ablande :-P

4) Que lo contraten como rostizador oficial de terroristas (o sea, de los que no pillen enfermedades raras ni se conviertan en estatuas como puse arriba).

5) Que los del Comité Olímpico creen alguna disciplina específica para él. Dice que le gustaría ganar una medalla de oro deportiva (se le da bien el vuelo acrobático, por ejemplo).

6) ¡Una novia! (Al final resulta que aquella vez que se vistió de princesa para la Noche de Brujas no fue por cuestiones de identidad sexual. Claro que eso no habría cambiado en absoluto mis sentimientos por él. Un hijo es un hijo, aunque sea un dragón y encima adoptado.)

DESEOS POR PARTE DE MÍ

1) Que a toda la gente que aprecio le vaya bien, especialmente a mi madre, mi prima Paula y mis amigos de Facebook Pablo y Luismi.

2) Que la gente cambie esas estúpidas y nocivas drogadicciones por una saludable adicción a los libros.

3) Que el gobierno de Uruguay empiece a trabajar como es debido. Vamos, es que la educación pública sigue empeorando y mi ciudad continúa llena de basura, gente pobre y delincuentes (recuerden mi perorata de la otra vez sobre lo mal que anda Uruguay; casi nada ha mejorado desde entonces, más bien al contrario).

4) Que ninguno de mis otros compositores favoritos muera prematuramente en un accidente (como le pasó a James Horner) y que ninguno de mis otros escritores favoritos muera también prematuramente por alguna enfermedad degenerativa (como le pasó a Terry Pratchett).

5) Conocer a algún autor nuevo que me deslumbre, literariamente hablando.

6) Que mis libros se vendan más para que yo pueda seguir escribiendo. No es una cuestión de codicia sino algo más simple: no puedo escribir si la actividad no es rentable, porque consume muuuuuucho tiempo y esfuerzo y eso da hambre (la comida no es gratis). Aquí está el resto de las maneras en que pueden colaborar con sus autores favoritos :-)

7) Que me salgan bien todos mis próximos proyectos literarios y artísticos. (Y de paso, que los creadores de MyPaint larguen ya una versión 1.2 estable para Windows. Adoro ese programa de dibujo.)

8) Que haya más hombres lindos paseando por mi barrio sin camisa, al menos por el resto del verano (la visión de muchos abdominales firmes haría más soportable el odioso calor).

9) Si los terroristas se salvan de las enfermedades raras, de convertirse en estatuas o de ser rostizados por mi dragón, lo que deseo para el año que viene es poder meterlos a mis historias de horror, donde los haré sufrir a manos (o garras) de algún engendro pesadillesco. ¡Muajajajaja!

10) Que la gente escriba con mejor ortografía en Facebook y Twitter. (Ya saben que la mala ortografía me saca de quicio.)

11) Que la gente siga compartiendo fotos de lindos gatitos en Facebook y Twitter :-D

12) Que cierto personaje de Juego de tronos no esté definitivamente muerto, porque de lo contrario me hará falta algún tipo de terapia psicológica. ¡Uaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

13) Que estrenen alguna película animada tan fenomenal como mis cinco favoritas. De paso, que John Powell le ponga la banda sonora. John Powell es fabuloso. ¡Te adoro, John Powell! ¡Que no te dé por pilotear un avión, porfis!

14) Que larguen alguna otra película tan megafenomenal como Titanes del Pacífico. (Ya va de camino a ser una película de culto para mi grupo de amigos frikis, incluyéndome.)

15) Que la vieja miserable de al lado sea abducida por extraterrestres y que éstos nunca la devuelvan a la Tierra. Tampoco estaría mal que mis vecinos dejaran de comunicarse a los gritos. (En serio, ¿qué les pasa? Viven en una casa pequeña, no deberían gritarse tanto hasta el punto de que los oigo a través de las gruesas paredes.)

16) ¡Álbumes nuevos de todos mis grupos musicales favoritos! (especialmente Epica, Nightwish, Delain y Nox Arcana).

17) Como me han dicho que desear un novio nerd, fiel e igualito a Henry Cavill es demasiado pedir, entonces mi último deseo es algo más sencillo: ¡¡un unicornio!! (ya saben, es que adoro a los unicornios).


¿Qué deseos tienen ustedes? Siéntanse libres de compartirlos por si me topo con el genio, hada o dios que sí funcione :-D (anotaré todo en una lista que llevaré siempre en mi bolsillo).

G. E.

PD: Si les llama la atención mi vestuario como de princesa, es que sigo en mi castillo de hielo creado con poderes criogénicos. Y no saldré de ahí hasta que la temperatura en Montevideo se vuelva soportable o se cumpla mi deseo de que haya hombres lindos sin camisa por todas partes.

EDITADO EL 1/1/2017 PARA AÑADIR:

Bueno, la mayoría de mis deseos no se cumplieron, ¡pero algunos sí! Mis seres queridos no enfermaron (yo tampoco, ¡yuju!), tengo a mi unicornio Cuernito, el personaje de Juego de tronos que mencioné arriba sigue vivito y coleando, mis grupos musicales favoritos largaron álbumes nuevos (¡y muy buenos, gracias!), y sí pillé algunas películas decentes en el cable (no fui al cine en todo el año; está muy caro y no me gusta el ruido que hace la gente al masticar palomitas de maíz). Por otro lado, mis ventas de libros se desplomaron en lugar de aumentar :-( Tendré que trabajar mucho para recuperarme del golpe.

Y en cuanto a mi dragón, todavía no tiene novia, pero ocurrió algo en su sexto cumpleaños que tal vez nos conduzca a algo con respecto a ese asunto en particular :-) Por ahora mi Donaldito está feliz porque al final sí hubo muchas escenas con los dragones en Juego de tronos.

Espero que a ustedes les haya salido mejor la cosa :-P

G. E.

25 de diciembre de 2015

FELIZMENTE CONGELADOS

Me chincha la Navidad. Y ya he dejado bien claro que odio el calor. Encima, en el hemisferio sur me toca sufrir las dos cosas al mismo tiempo. REQUETEGRUNF.

En fin, este año decidí escaparme de todo. ¡Al estilo de la princesa Elsa, con poderes criogénicos y castillo de hielo! (Porque todo es posible en este blog.)

Como no hay montañas en Uruguay, mi Donaldito y yo buscamos la sierra más cercana y de inmediato la llené de nieve. Luego creé un hermoso castillo todo lleno de torres, balcones y escaleras (me gustan las escaleras, subirlas es un estupendo ejercicio aeróbico). Finalmente me puse un vestuario más apropiado para la ocasión. NO, NADA DE VESTIDOS LARGOS CON CAPAS QUE ARRASTRAN Y ZAPATOS DE TACÓN. En serio, ¡qué poco práctico! (y más para mí, que soy propensa a los días torpes; usar tacones en un piso de hielo parece una estupenda manera de sufrir graves resbalones y caídas). En lugar de eso escogí un lindo vestidito de patinadora y me puse unos patines igualmente bonitos :-) Ya sólo me faltaba la canción...

¡Libre soy, libre soy!
Quedó el verano atrás.
¡Libre soy, libre soy!
¡No más sudor verás!

(Es que también odio sudar, es desagradable.)

Entonces empezaron a pasar cosas todavía más raras. Mi dragón y yo estábamos muy contentos en nuestro nuevo entorno, él creando esculturas de nieve para luego derretirlas con su aliento a 200 grados, yo patinando y ejecutando triples de un lado a otro (es mi blog, puedo dar saltos triples si quiero). Y entonces apareció el primer pingüino. Un pingüino chiquito con cara de "hola, ¿me puedo quedar por aquí?" que se recostó en la nieve como si acabara de llegar de un largo viaje. A ese pingüino le siguieron otros aún más grandes, y de pronto tenía a mi alrededor como quinientos pingüinos juguetones al estilo de esa película con pingüinos de Jim Carrey. (¿Cómo que no la han visto? ¡¡Véanla de inmediato, es una historia ADORABLE!!)

Después llegaron los osos polares, todavía más cansados. Y hambrientos. Mi dragón les trajo vacas para que no se comieran a los pobres pingüinos (no es que las vacas nos den menos pena que los pingüinos, pero los pingüinos son especies en peligro).

La cosa empezó a cobrar sentido cuando arribaron los primeros yetis.

—Ya veo —dije yo—. Es por el calentamiento global, ¿verdad?

Los yetis asintieron.

—Y supongo que esos molestos turistas que van a esquiar y a escalar tampoco ayudan, ¿cierto?

Los yetis volvieron a asentir.

—Oh, de acuerdo, pueden quedarse —dije—. Pero no se coman a los pingüinos, ¿eh? Sí pueden jugar con los osos y mi dragón.

Los yetis largaron exclamaciones de felicidad y se fueron a retozar en la nieve. Mientras tanto, mandé a Donald a buscar fresas, chispas de chocolate, huevos, leche y azúcar para hacer helado, y de paso le ordené que trajera algo de pescado para los pingüinos.

A eso de las nueve de la noche aparecieron algunos gigantes de hielo de Jotunheim, pero eso ya era demasiado. Les dije que volvieran a su planeta y que hablaran con su líder o al menos con Loki. No voy a hacerme cargo de las consecuencias de los calentamientos globales interplanetarios.

Y así pasé la Nochebuena y la Navidad: lejos del frenético ambiente navideño-consumista en mi ciudad, poniendo música invernal de Nox Arcana y jugando a las carreras en el hielo con los pingüinos (algunos de ellos me ganaron; son rápidos deslizándose sobre la panza). ¡Y el frío ahuyentó a las cucarachas y los mosquitos! ¡Yupi!


Creo que me quedaré así hasta marzo :-)

G. E.

PD: Los elfos navideños del año pasado volvieron a mi ciudad, pero cuando supieron de mis poderes criogénicos, prefirieron quedarse en la costa y pasar sus vacaciones tomando el sol en la playa y haciendo esculturas de arena. Les recomendé que usaran mucho protector solar.

19 de diciembre de 2015

COSAS QUE ENCUENTRO EXTREMADAMENTE IRRITANTES

Ya antes he escrito sobre cosas que me molestan o me hacen enojar, como los mosquitos, las cucarachas, la mala ortografía y el calor. Pero hay más cosas que me fastidian mucho y que no dan como para escribir un artículo entero, así que decidí reunirlas en una sola entrada.

(No voy a hablar de las cosas que me hacen enfadar en serio, como las guerras, el hambre mundial, el deterioro ambiental y todo eso. El propósito de este blog es entretener a la gente, no deprimirla.)

Aquí voy...

COMENTARISTAS DEL PATINAJE ARTÍSTICO - Sí, es un deporte y tiene puntuación. ¡PERO NO ES FÚTBOL NI BÉISBOL, DEMONIOS! No me interesan las estadísticas ni los comentarios en medio de la ejecución, ¡que para algo le ponen música! ¿¿Podrían callarse hasta que el patinador termine su rutina, por favor?? Es como si estuviera viendo un ballet y alguien al lado se pusiera a comentar "qué bien ejecutada esa pirueta" o "qué buena altura alcanzó en ese jeté. Le pegaría de inmediato con mi cachiporra. (Sí, me refiero sobre todo a ustedes, Alejandro Klappenbach y Mariano Ryan. Dejen de parlotear durante la música. A nadie le gusta.)

PERSONAS QUE ENSUCIAN LA VÍA PÚBLICA - ¿En serio? ¿Harías eso en tu casa o jardín, tirar un envoltorio al piso o dejar ahí la caca del perro? ¡¡Busca una papelera para ese envoltorio y recoge la caca del perro, pedazo de mugriento!!

CUANDO ME INTERRUMPEN EN MEDIO DE UNA ORACIÓN - Aparte de que es mala educación, en mi caso siento como si me produjeran una especie de cortocircuito en el cerebro. ¡Es súper molesto! ¿Podrías ESCUCHAR lo que digo y esperar a que termine la oración antes de hacer un comentario? ¡Gracias!

PERROS QUE LADRAN A LO IDIOTA TRAS LAS REJAS - Y dale. Perro idiota. He pasado por aquí tropecientas mil veces, ¿todavía no te has dado cuenta de que no soy una amenaza? ¿Acaso tienes el CI canino de un pollo? ¡Cierra el maldito hocico, chucho escandaloso!

CUANDO NO SE VE QUE LA LECHE ESTÁ EN MAL ESTADO - Me molesta que cualquier alimento esté en mal estado, pero en general SE NOTA. A veces la leche tiene grumos y huele feo. Otras veces... recién me doy cuenta de que está mala después de que he probado el primer trago. ¡¡¡Uaaaaa, qué ascooooo!!! ¡Maldita leche traicionera!

HONGOS QUE APARECEN EN INVIERNO EN LAS PAREDES - ¡¡¡Nooooo!!! ¿¿Otra vez?? ¡Pero si tengo el deshumidificador a tope! Grrrr. De nuevo a limpiar los hongos, o a repintar en primavera. Menudo fastidio.

CUANDO CANCELAN UNA SERIE A LA QUE ME HE ENGANCHADO - Really? ¿Qué les parecería si yo les pasara una novela mía SIN EL FINAL? ¿Verdad que no les gustaría, eh? ¡Si van a cancelar la serie, por lo menos aten los cabos sueltos en el último episodio!

PERSONAS QUE TE ETIQUETAN O AÑADEN A GRUPOS EN FACEBOOK - Oye, ¿acaso te pusiste a pensar por un segundo en si me interesa o no aquello en lo que me estás etiquetando, o en el grupo al que me estás añadiendo? ¡No tengo ganas de perder el tiempo borrándome de cosas a las que no me he apuntado! ¡¡¡Aaaarrrrgggghhhh!!!

QUE ME ESCRIBA MI ESTÚPIDO EX NOVIO SUECO, O PEOR, ¡SU MADRE! - A ver, estúpido ex novio sueco, te dije que no iba a volver a hablarte, y desde entonces he ignorado sistemáticamente todos tus mensajes. ¡Por seis años! ¿¿Cuándo vas a pillar la condenada indirecta que ni siquiera es una indirecta?? ¡Deja de recordarme que existes! (Le escribiría para largarle esto si no fuera porque realmente me prometí no volver a hablarle. Y una promesa es una promesa.)

LLAMADAS TELEFÓNICAS INOPORTUNAS QUE ENCIMA INTENTAN VENDERME ALGO - Un 99% de las llamadas a mi teléfono fijo caen en esta categoría. Las aborrezco. ¡Y más de una vez pertenecen al mismo servicio! ¡Y ni siquiera dejan de llamarme aunque les ponga una queja! ¿Qué tengo que hacer, demandar a la empresa correspondiente por acoso? ¡¡YA LES DIJE COMO CINCUENTA VECES QUE NO ME INTERESA ESE SERVICIO, GRACIAS, Y SEPAN QUE JUSTO ME LLAMARON EN MEDIO DEL ALMUERZO!! Y para los de Automóvil Club, ¿¿¿cuántas veces tengo que decirles QUE NO TENGO AUTO??? ¡Puf!

GENTE QUE PISOTEA MI JARDÍN PARA AFANAR LIMONES - Empezando por el hecho de que están ROBANDO, encima destruyen mis otras plantas. Para futuras referencias: ¡el hecho de que mi jardín no esté enrejado no lo convierte en propiedad pública! ¡Y los limones son baratos, ladrones tacaños de porquería!

EL MALDITO POLVILLO SOBRE LOS MUEBLES - Porfis, científicos del mundo, ¿podrían inventar algo así como unos nanobots que devoren el polvillo sobre los muebles? ¡¡Detesto tener que aspirarlo una y otra y otra y otra vez!! ¡La vida es demasiado corta!

MOTOCICLISTAS RUIDOSOS - Más allá de que muchos motociclistas en mi ciudad son soberanamente imprudentes, ¿qué maldita necesidad tienen de recortar los caños de escape para que sus motos suenen como el maldito Concorde? ¡Y encima pasan frente a mi casa cuando estoy durmiendo la siesta o viendo una película sin subtítulos! Qué ganas de poner un alambre entre árbol y árbol de mi calle, para que rueden sus cabezas...

EL RUIDO DE LAS PODADORAS Y SOPLADORAS DE CÉSPED - ¿Necesito decir más? Durante el verano, parece que todos los días le toca a alguien cortar el condenado pasto. Ruido, ruido, ruido. Extraño la época en que la gente usaba podadoras mecánicas y luego recogía el pasto cortado con un simple y silencioso rastrillo.

ESCRITORES MEDIOCRES QUE NO ADMITEN SU MEDIOCRIDAD - Siendo escritora yo misma, es que lo veo como un caso de mala praxis. ¿Tus lectores se quejan una y otra vez de los defectos en tus libros? ¡Sorpresa, es probable QUE TENGAN RAZÓN! ¡Deja de insultarlos y aprende a escribir mejor, que nos haces quedar mal a todos los demás!

GENTE QUE CITA A MUJICA EN TWITTER O FACEBOOK - Esto me recontra mega sulfura. Oigan, ¡sepan que hablar es FÁCIL y GRATIS! ¡Que lo que importan son las ACCIONES, no las palabras! ¿Y saben cuánto de lo que dice Mujica se reflejó en su gestión de gobierno? ¡¡¡CASI NADAAAAAAA!!! O mejor dicho, ¡los problemas que teníamos siguieron empeorando, especialmente en la educación pública! Háganme un favor y pónganse a citar a alguien que realmente haya logrado algo. ¡¡GRACIAS!!

¿Y saben cómo he quedado yo después de mencionar todas estas cosas irritantes? ¡Así!:

¡¡¡UAAAAAAAAAA, PERO QUE MOLESTOOOOOOOOOO!!!

G. E.

1 de diciembre de 2015

UNA CUESTIÓN DE AUTOESTIMA

Conversación hipotética con un espejo mágico:

—Espejito, espejito, ¿quién es la más bella del reino?

—Blancanieves.

—Ésa no se vale, es un personaje de ficción.

—Bueno. Charlize Theron, entonces.

—¿Quieres hacerme enojar? Mira que tengo un martillo...

—¿Y tú qué quieres, que te mienta? ¿Has visto a Charlize en la propaganda de J'adore? ¡Parece una maldita diosa de la belleza!

—¡Oh, bueno, de acuerdo! Espejito, espejito, ¿quién es la más BUENA del reino?

—Jane Goodall.

Bue, ni yo pude discutir eso. Jane Goodall es como la madre Teresa de Calcuta, pero para los simios.

—Espejito, espejito, ¿quién tiene la cabellera más hermosa del reino? —Guiño, guiño, mano esponjando cabellera propia.

—Simone Simons, la cantante de Epica.

—¡La madre que te parió, espejo de porquería!

Bien, hablando en serio, hubo una época en la que yo no tenía autoestima. ¿Recuerdan mi entrada sobre la venganza por el acoso escolar? Fueron muchos años de hacerme sentir mal por cualquier cosa, ya fuera mi estatura, mi pelo, mi cutis, mi forma de ser, los aparatos de ortodoncia, la falta de habilidades para los deportes o mi forma de vestir. Blegh.

Encima, y aunque hayas superado el efecto de las burlas en la adolescencia (conste que mucha gente no lo consigue), luego llegas a la vida adulta y un porcentaje grande de empresas te largan propagandas destinadas a que te sigas sintiendo mal, a fin de que compres cosas. Me refiero a productos de belleza, cirugías estéticas, zapatos bonitos pero muy malos para la salud, anabólicos, ropa de marca, relojes, perfumes y un largo etc.

Las propagandas nos han bombardeado con imágenes de cuerpos perfectos o imposiblemente delgados, y así aumentaron los casos de anorexia. También han tratado de hacernos creer que tendremos más amigos por fumar o beber alcohol, usando la soledad como una herramienta de mercadotecnia.

Hoy en día las marcas de cosméticos y de ropa quieren hacernos creer que realmente les importan las "mujeres reales". Dudo mucho de que sea cierto. Más bien creo que saben que hay una epidemia de obesidad, y que eso les jode las ventas, y lo que yo veo es un simple intento por reconquistar a las consumidoras que se sienten fuera del juego a causa de sus medidas. Al mismo tiempo, las fábricas de comestibles que antes nos vendían chatarra cargada de azúcar y grasas trans nos venden ahora chatarra "light" o "0%", haciéndonos creer que adelgaza y es buena para la salud. Bonita forma de engordar a la gente para luego aprovecharse de su necesidad de recuperar la figura...

Y por último, está la gente que simplemente te va a despreciar porque no cumples con ciertos estándares de belleza, o porque pasas de los treinta años, o porque no tienes un auto caro, o por la razón que sea, porque la lista es interminable.

A pesar de tantos factores en contra, yo conseguí recuperar mi autoestima y mandar al carajo este sistema tan tóxico, porque me tenía HARTA. Y también me tiene harta que haga daño a otras personas que no lo merecen.

En serio, ya es hora de que nos pongamos de acuerdo para reconsiderar cuál es el valor intrínseco de cada uno, sin medirnos por estándares imposibles o peor, ¡comerciales! Como cantó en su momento Whitney Houston, "aprender a amarse uno mismo es el amor más grande de todos". (Ay, Whitney, ojalá le hubieras hecho caso a tu propia canción. Amy Winehouse cantó que no le daba la puta gana ir a rehabilitación, y así fue como acabó su vida. Mucho más coherente.)

Al fin y al cabo, ¿qué cualidades apreciamos en nuestros conocidos que más nos gustan? Yo aprecio estas cosas:

1) La bondad.

2) El sentido del humor.

3) Que se preocupen por mí cuando estoy mal.

4) Que compartan mis gustos para que así tengamos de qué hablar.

5) La lealtad.

6) La inteligencia y la cultura.

7) Que les preocupe cuidar al planeta y los animales.

8) Que cuiden de su salud e higiene personal. (Y me dirán que esto es cosa de cada uno, pero lo siento, no me gustan los fumadores ni las personas que no se bañan. Huelen feo. Tampoco siento respeto por las personas que arruinan su salud, porque la salud es algo invaluable.)

Como ven, la belleza física y la riqueza ni siquiera están en mi lista. Las considero irrelevantes a la hora de relacionarme con alguien.

Y la verdad, por lo que he visto hasta ahora, he llegado a la conclusión de que ni la felicidad ni el amor dependen de la belleza, independientemente de lo que nos quieran hacer creer tantas industrias. ¿Que la belleza llama la atención? Sin duda. Pero a la larga... quien te quiera te va a querer, y quien no te quiera, pues no te va a querer sin importar lo que hagas o cómo te veas. La alegría, la bondad, la generosidad, la empatía y el sentido del humor son más efectivos para retener a las personas.

¡Y ya basta de dietas locas por cuestiones estéticas, chicas! Si van a cuidar el peso, que sea por cuestiones de salud, no por lo que impongan las industrias. Más bien concentrémonos en exigir tallas de ropa que cubran la diversidad de formas en las personas normales. A menos que a uno se le desbarajusten los triglicéridos en la sangre, ¡es la ropa la que debe ajustarse a uno, no al revés!

Por último: siempre va a haber personas más lindas, más bondadosas o más acaudaladas que uno. No está mal envidiarlas, o admirarlas, o desear tener la misma suerte (y conste que a menudo no tienen tanta suerte como uno cree; yo he envidiado a mucha gente de la que luego me enteré que estaba enferma, y entonces di las gracias por mi buena salud). Y no es mala idea tomar como modelos a las personas más bondadosas que uno, como Jane Goodall o Jared Leto. Pero que nada de eso nos arruine el amor propio, gente. Si uno consigue ser la mejor versión de uno mismo, por dentro y por fuera, entonces no hay razón para que no nos sintamos bellos por dentro y por fuera, y tendremos todo el derecho de gozar de una autoestima bien merecida.

Yo: Espejito espejito, ¿quién es la más bella del reino?
Espejo: Sigue siendo Charlize, pero no significa que no puedas amarte a ti misma.
Yo: OK, me gusta esa respuesta.

G. E.

11 de noviembre de 2015

EL QUINTO CUMPLEAÑOS DE MI DRAGÓN

A veces es complicado hallar el regalo ideal para un ser querido, ya sea porque no sabemos qué regalarle o porque sí sabemos qué regalarle pero el objeto en cuestión no abunda.

En esta ocasión me pasó lo segundo. Hacía mucho que deseaba regalarle a mi dragón una cueva con tesoro (vamos, es que es un clásico), pero la verdad es que ¡está muy difícil encontrar una que no pertenezca ya a alguna corporación minera!

Tras mucho buscar, creí haber hallado la cueva perfecta. Estaba en un sitio remoto, no tenía ninguna valla alrededor, y en sus rincones se veían destellos de piedras preciosas. ¡No podía pedir más que eso! Por lo tanto, una vez que llegó el cumpleaños de mi dragón, llamé a Donaldito y los dos volamos hacia la cueva.

Estaba a punto de desearle a mi dragón un feliz cumpleaños, y de presentarle su regalo, cuando de pronto se nos aproximaron varias figuras pequeñas y furibundas armadas con herramientas de minería.

—¿Quién eres tú y quién fue el soplón que te pasó las coordenadas de nuestra cueva mágica? —me espetó una de esas figuras.

—¿Cueva mágica? —respondí, algo confundida. Mientras tanto, me puse a contar a los enanos: eran siete.

—Sí, cueva mágica. Una cueva protegida mediante un hechizo mágico para evitar que la encuentren los ladrones.

—Ah, interesante. No sé, yo sólo llegué aquí buscando una cueva en un terreno público y deshabitado para mi dragón. —Aquí señalé a mi dragón, quien dio un paso adelante, saliendo de las sombras.

Uno de los enanos pegó un chillido y salió corriendo.

—¡¡¡Aaaaaah!!! ¡¡Un dragón!! ¡¡¡Fuego, muerte, desolación y ruinaaa!!!


—Qué exagerado —dije yo. El enano se perdió de vista, otro de ellos fue a amenazar a Donald con su cuchillo—. Oigan, lamento el malentendido —continué—. Simplemente buscaba un regalo para mi Donaldito, dado que hoy es su cumpleaños. Si esta cueva no está disponible, nos iremos a otra parte. Por cierto, qué barbas tan bonitas. Deberían hacerse trencitas, como los vikingos. —Uno de los enanos acarició su barba, muy orgulloso.

—¿Eres pariente de Blancanieves? —me preguntó el enano más viejo.

—¿Qué, por la piel blanca? No, simplemente evito el sol porque me quemo en lugar de broncearme. Pero sí les juro que mi dragón y yo somos inofensivos.

Esto pareció tranquilizar a los enanos, quienes bajaron sus herramientas. El enano asustado asomó la cabeza por encima de una estalagmita.

—Obviamente el hechizo protector que nos vendieron no era tan efectivo como afirmaba en el anuncio —le dijo un enano a otro.

—Pffff. Hoy en día los magos ya no son de fiar. ¿Qué hacemos ahora? Ya bastante tenemos con los impuestazos que nos cobra el gobierno como para encima instalar un sistema moderno de seguridad. Y la verdad es que tampoco me fío de ésos.

Mi Donaldito y yo nos miramos.

—Eh, chicos, tengo una idea —dije—. Miren, a mi dragón no le interesa la explotación minera. Quería regalarle una cueva por una cuestión de prestigio. Es que ya no cabe en mi casa, y un dragón sin cueva ni tesoro es como un vampiro sin castillo tenebroso. No tiene gracia. ¿Qué tal si mi Donaldito se viniera a dormir aquí por las noches? Él tendría su cueva y ustedes contarían con un estupendo guardia de seguridad gratuito.

Detrás de mí, Donald puso cara de "¡es una oferta imperdible!", extendiendo los brazos y mostrando todos sus afilados dientes en una sonrisa. El enano asustadizo volvió a desaparecer detrás de la estalagmita.

—¿Y cómo podemos estar seguros de que ese dragón y tú no nos robarán nuestras piedras preciosas? —me preguntó un enano.

—Porque en mi familia no robamos, aunque quedemos como estúpidos por ello —respondí, y les hice leer mi artículo sobre la honradez. Esto pareció tranquilizarlos aún más, y finalmente extendieron sus manos para cerrar el trato—. ¡Excelente! ¿Qué les parece si ahora celebramos de alguna manera? No hago pasteles de piña como Blancanieves, pero podría hornear unos panecillos de queso, o una torta de vainilla y chocolate. Ah, ¡y tengo limoncello en mi refrigerador! ¿Qué les parece si traigo un poco?

La celebración se convirtió en una fiesta bastante alocada. El enano asustadizo salió de su escondite después de la tercera copa, y terminó bailando una danza tirolesa junto a mi Donaldito. Sin duda se convertirán en buenos amigos :-) Y como los enanos no eran taaaan tacaños después de todo, a mí me regalaron unos pendientes de rubíes (que no podré usar en mi ciudad por culpa de la delincuencia, pero bueno, siguen siendo un regalo estupendo) y a mi dragón le permitieron pegarse al pecho piedras preciosas de todo tipo, al estilo Smaug.

Resumiendo: a mi dragón le gustó su regalo de cumpleaños, los enanos ya no tendrán que preocuparse por los ladrones, y yo tengo siete amigos nuevos que me han puesto el apodo de "Blancaleche" :-D

Ahora iré a sacarme una selfie con mis hermosos pendientes de rubíes :-P

G. E.

PD: Si buscan piedras preciosas a precios razonables, sólo pídanlo y les pasaré una tarjeta de la Compañía Minera Siete Enanos. Envíos garantizados y rápidos a cualquier parte del mundo, cortesía de mi dragón (sugerencias de propinas: patas de pollo asado, trozos de jamón serrano o sandías y melones).

31 de octubre de 2015

NOCHE DE BRUJAS... ¡CON GREMLINS!

Después de una fantástica Oktoberfest con minions, pensé que iba a ser difícil superar semejante nivel de grandiosidad despelotada. Mucho menos superar el nivel de horrorosa locura de la última temporada de American Horror Story. ¡Pero vaya que iba a hacer todo lo posible para lograrlo! ¡Aunque tuviera que usar una motosierra sobre ciertas personas que no me agradan!

Empecé por vestirme como Lady Gaga en American Horror Story. Ya antes me había vestido como Lady Gaga, pero la mujer ha cambiado su estilo de chifladamente extravagante a maravillosamente elegante con un toque macabro, por lo que valía la pena repetir la experiencia.

Mi dragón, por otro lado, se pintó de un color más oscuro a fin de parecerse a Drogon, el dragón negro de Juego de tronos (era eso o pintarse de rojo para parecerse a Smaug, pero al final decidió que Drogon le gusta más, ya que Smaug habla demasiado y resulta un poco latoso).

"Bueno, ¿y ahora qué?", me pregunté entonces. Teníamos los disfraces, mucha música macabra de Nox Arcana y galletas de vainilla con forma de calavera... pero nos faltaba algo.

Entonces tocaron a la puerta. Creí que habían regresado los minions, o tal vez los elfos navideños hartos de la Navidad, pero eran... eran... ¡docenas de gremlins furiosos!

¡La que se armó! Sí, los gremlins tienen tres dedos en cada mano igual que los minions, pero a diferencia de los minions, cuya especialidad es crear un caos divertido, los gremlins son especialistas en brutalidad, humor negro, caos potencialmente homicida y destrucción de la propiedad pública y privada. Puestos en ello, probablemente se llevarían bien con los marcianos de la peli de Tim Burton. O tal vez no. Pensándolo bien, se matarían entre ellos porque son demasiado parecidos.

En fin, la cuestión es que no me resultó fácil lidiar con ellos. Durante media hora, más o menos, estuve corriendo de un lado a otro en un intento desenfrenado de quitarme a los gremlins de encima. Más o menos como esto:

¡¡¡Uaaaaa!!! ¡¡Auxiliooooo!!

Y menos mal que no estaba lloviendo, porque ya teníamos suficientes gremlins como para no aburrirnos por un buen rato. Los bichos invadieron media ciudad, les robaron los dulces a casi todos los niños y volvieron locos a los policías (los cuales, para empezar, ni siquiera andan bien equipados para lidiar con los delincuentes comunes que pululan por nuestras calles todos los días).

Los gremlins, sin embargo, olvidaron un pequeño gran detalle: mi dragón. Tal vez pensaron que no les echaría fuego encima para no causar incendios, pero mi Donaldito sigue siendo voluminoso y fuerte, y con patas grandes. Empezó a aplastar gremlins como hago yo con las cucarachas, y muy pronto todo se llenó de gremlins muertos y charcos de sangre verde.


—Bien hecho, Donaldito —dije yo—. Pero ahora te toca limpiar. ¡Madre mía, qué asco!

Mi pobre vestido rojo quedó hecho trizas. Una pena, aunque por suerte seguía sin desentonar en cuanto a la festividad. Por no hablar de los rasguños en la cara y los brazos (menos mal que tengo al día la antitetánica, aunque mandé varios cerebros de gremlins a un laboratorio para asegurarme de que no tuvieran rabia, porque no me he dado esa vacuna en particular).

En fin, más allá de los charcos de sangre de gremlin, los puntos de sutura y las desinfecciones con iodo, en realidad fue un Halloween bastante divertido :-)

G. E.

7 de octubre de 2015

OKTOBERFEST... ¡CON MINIONS!

Me estuve devanando los sesos durante varios días tratando de decidir qué clase de fiestota haría para la Oktoberfest del 2015. Tenía la cerveza, tenía a mi dragón, los dos teníamos ganas de hacer un desmadre. Pero nos faltaba algo.

¡Y entonces, al igual que los elfos navideños del 2014, una manada de minions tocó a mi puerta! ¡¡ADORO A LOS MINIOOOOONS!! (En serio, ¿hay alguien que no adore a los minions? De acuerdo, quizás exista alguien. La vieja miserable de al lado, probablemente. Más los terroristas islámicos y ciertas personas con tendencias sociópatas. No se fíen de nadie que no adore a los minions, ya que estamos.)

No tardamos ni veinte minutos en lograr el ambiente perfecto, con minions borrachines bailando aquí y allá, ruiditos de pedorreos, carcajadas y muchas, muchas bananas además de la cerveza (no me pregunten de dónde salieron las bananas, aún no lo he averiguado). El piso de mi casa quedó cubierto de espuma, pero no me importó en absoluto.

¡Tengo cerveza! ¡Tengo minions!
¡Yujuuuu! ¡La vida es buenaaaa!

Por supuesto, salimos al vecindario a repartir cerveza y sonidos de pedorreos. Que no se diga que somos egoístas :-D

Las cosas se pusieron un poco raras cuando los minions le preguntaron a mi dragón si podían trabajar para él. Han de tener la impresión de que los dragones, así como los tiranosaurios, son buenos villanos (habrán leído El hobbit, supongo), pero la verdad es que mi dragón no tiene aspiraciones villanescas.

Yo sí las tengo. A menudo pienso que la humanidad es estúpida y merece ser controlada por un ser superior, y entonces quisiera tener los poderes de Loki, más su estupendo casco con cuernos (o el casco con cuernos de Maléfica, que también está bárbaro). Me puse de acuerdo con los minions en cuanto a que, si alguna vez decido llevar a cabo mis hipotéticos planes de dominación mundial, los reclutaré como asistentes. Además de la paga en dinero, también recibirán bananas, piñatas y cacao :-) (Otro asistente a quien reclutaría: la piraña con traje de gorila de Megamente. Me cae de maravilla.) Una vez logrado el trato, seguimos bebiendo cerveza y nos fuimos a molestar a la vieja miserable de al lado.

Considerando todo, fue otra Oktoberfest exitosa :-)

G. E.

14 de septiembre de 2015

COSAS QUE NOS VENDRÍAN BIEN A LOS ESCRITORES

Hay muchas cosas que nos vendrían bien a los escritores profesionales, dejando de lado de las cuestiones básicas como mayor respeto, mejor paga y más comentarios en las páginas de venta en Amazon (la lista completa de cuestiones básicas está aquí; léanla si quieren saber cómo apoyar a sus escritores favoritos). Me refiero a pequeñeces de tipo absurdo-mágico que, al menos a mí, me resultarían de enorme utilidad.

Para empezar me gustaría que, por algún milagro cósmico, los libros pasaran a tener tanta importancia como el cabello. ¿Han visto las propagandas en la tele? ¡Gran parte de ellas hablan del pelo como si fuera la clave de la felicidad! (Ya he dejado claro, en esta otra entrada, que no lo es, pero los publicistas siguen dale que dale con el asunto.) De los libros casi no hay propagandas porque no son de consumo masivo como el champú. ¡Pero deberían serlo! Además, ¡los libros sí traen felicidad y salud mental! Si en las propagandas de la tele se hablara de libros tanto como del champú, no presionaría tan a menudo el botón de silencio del control remoto.

También quisiera unos bolígrafos a los que nunca se les terminase la tinta o se trabasen. De acuerdo, hoy en día tenemos computadoras, pero yo siempre ando con bolígrafo y papel a mano en caso de que se me ocurra una idea, y es súper mega híper molesto cuando el boli no funciona. Grrrr.

A veces se me ocurren ideas en plena noche. Encendería la luz para anotarlas, pero como tengo problemas de insomnio, encender la luz podría quitarme el sueño, y entonces pasaría despierta tooooooda la madrugada. Una lata. El problema es que ¡a la mañana casi nunca recuerdo las ideas! Entonces, otra cosa que quisiera es una especie de chip de memoria más fiable que las neuronas, así guardaría en él las ideas nocturnas y a la mañana las recordaría sin problemas.

Y hablando de sueño, en realidad sería mejor que lo de dormir fuera opcional para las escritores. Son ocho valiosas horas que podríamos emplear creando el doble o triple de novelas.

Todos los escritores perfeccionistas nos quejamos de esos malditos errores tipográficos que sólo se detectan después de haber publicado el libro. En serio, son odiosos. Por lo tanto, debería existir una especie de robot infalible a la hora de detectarlos (y no me vengan con que existe el corrector de Word; el corrector de Word es analfabeto y no distingue "hasta" de "asta" ni "ciudad" de "cuidad", por ejemplo).

Tampoco estaría mal un robot que haga traducciones impecables, dado que los traductores humanos son caros y Google Translate no traduce sino que hace desastres. Google Translate sólo sirve para palabras sueltas (con suerte) o para jugar a traducir cuentos de hadas, con resultados hilarantes :-D

Nunca he ido a ver a una adivina, pero sé que me encantaría tener una bola de cristal para predecir cuál de mis numerosos proyectos tendrá más éxito. Eso me permitiría priorizarlos y conseguir, ¡por fin!, que mi trabajo como escritora fuera rentable.

Diseñar la portada para un libro suele ser caro o tomar tiempo, al menos cuando se hace bien (incluyendo la parte de no violar derechos de autor ajenos cuando se trata de fotografías o ilustraciones). Si usas una buena fotografía, en general tienes que pagarla, y si quieres una ilustración, también tienes que pagarla o hacerla tú mismo. Como los escritores solemos ganar muy poco, raras veces podemos costear gastos extra, y diseñar las portadas uno mismo consume un tiempo que tampoco nos sobra. Por lo tanto, yo quisiera un tercer robot que hiciera las portadas por mí, de tal manera que reflejaran lo mejor posible el contenido de cada libro. Eso me permitiría dedicarme solamente a escribir y maquetar, actividades que me resultan mucho más fáciles y entretenidas :-D

Y por último, me encantaría tener un duende que limpiara mi casa cuando estoy trabajando. El maldito polvillo vuelve a depositarse en los muebles, y yo prefiero sentarme a escribir antes que pasar la aspiradora ¡otra vez! (es una maldita labor de nunca acabar). Al duende lo llamaría Dobby, y me aseguraría de que fuera un duende libre asalariado. Es que a mí no me va lo de explotar a los empleados, a diferencia de esos malditos administradores de webs piratas que lucran con el trabajo de los escritores sin darnos nada a cambio.


Si algún colega escritor ha conseguido alguna de las cosas arriba mencionadas, ¡que me avise, porfis, para conseguirlas yo también! Lo recompensaré con una barra de mi chocolate favorito y un paseo en dragón :-)

G. E.

8 de septiembre de 2015

OH MY GOD! DIGO, OH MY NOAH!

[ADVERTENCIA: Este artículo es un spoiler de principio a fin con observaciones irónico-sarcásticas, así que vayan a ver la película Noé antes de leerlo.]

De niña tuve una educación religiosa cristiana. Abandoné la religión por la cuestión sexista, pero bueno, lo que cuenta para este artículo es que estoy bastante familiarizada con la Biblia, y de entre todas las historias, una de mis favoritas es la de Noé.

He visto varias películas basadas en la Biblia, incluyendo las versiones animadas sobre la vida de Moisés (El príncipe de Egipto) y José (del mismo estudio de animación). En cuanto a Noé, mi versión favorita venía siendo la de Steve Carell (Evan Todopoderoso), que no es precisamente la historia de Noé pero sí tiene barbas, túnicas, un arca llena de animales y una inundación :-D

Y luego me topé en el cable con la versión de Darren Aronofsky, el mismo director de Cisne negro. ¡Para qué!

En la Biblia, la historia de Noé es bastante simple. Resumiendo: Dios va a decirle a Noé que la humanidad es un asco pero que a él lo considera bueno, entonces le ordena que haga un arca (le da las medidas y todo), que meta en ella a los animales y suficiente comida, y que entre al arca con su familia (esposa + tres hijos + tres nueras) cuando empiece la inundación. Luego llueve por cuarenta días y cuarenta noches, la tierra permanece inundada unos diez meses, baja el agua, el arca toca tierra, todos salen de ahí, final feliz (al menos hasta ahí, porque luego hay un episodio medio confuso sobre un Noé embriagado y uno de sus hijos que lo ve en pelotas, lo cual al parecer era un tremendo pecado digno de maldición).

Haz el arca y salva a los animales y a tu familia.
Quiero lanzar la versión 2.0 de la creación.
Y sí, es de mala educación apuntar con el dedo, pero yo soy DIOS.

[Por cierto, hay una canción donde dice que Dios le indicó a Noé específicamente que no se olvidara de sus preciosos unicornios, pero Noé se olvidó y es por eso que hoy en día no los tenemos. Estúpido Noé olvidadizo. Menos mal que no se olvidó de los pandas y los pangolines. Y supongo que tampoco de los minions.]

Ya ven, a diferencia de otros héroes bíblicos, Dios no le complica mucho la vida a Noé. En lugar de largarle un "¡¡YO SOY EL QUE SOY!!" desde una zarza ardiente como a Moisés, o de mandarle sueños crípticos como a José (José resultó ser bastante bueno para descifrarlos, sin embargo), o de hacerle la vida de cuadritos como al pobre Job, a Noé le da una orden fundamentada y con manual de instrucciones. Y supongo que Noé, conociendo la historia de Adán y Eva, decidió que mejor sería cumplir dichas instrucciones al pie de la letra, porque en la Biblia no dice que haya protestado ni nada.

Pero claro, el problema con la historia es que no tiene conflicto, lo cual es mortal para la estructura narrativa, ya sea que hablemos de libros o películas.

Y ahí es cuando aparece la película de Aronofsky.

Antes que nada, he de decir que me gustó Cisne negro. De acuerdo, el director de la compañía de ballet es un completo imbécil a quien sus propios bailarines asesinarían si fuera real, y al personaje de Natalie Portman le encajaron una lista de desórdenes psicológicos que ni siquiera son compatibles entre sí. Sin embargo, la película es espeluznante, tiene bonitos trajes de ballet y en cierto modo es entretenido ver cómo se autodestruyen las dos bailarinas psicóticas (no me vengan con que esto es un spoiler, la película ya tiene sus años).

Me senté a ver Noé. Primera desviación del relato bíblico: la narración al principio de la película habla de unos ángeles caídos que se convirtieron en los Vigilantes. Oh, vale. Podría resultar interesante, pensé.

Empieza con el asesinato del padre de Noé a manos de su tío lejano Tubal-caín (descendiente de Caín). Noé huye. Años después consigue esposa, tiene hijos y luce un poquito barrigón para la dieta macrobiótica-vegetariana que aparentemente lleva, pero bueno, eso lo dejé pasar porque no considero que los actores tengan que andar subiendo y bajando a lo loco de peso según la película que estén filmando en ese momento.

Ahí es cuando las cosas se empiezan a poner raras. Noé tiene un sueño sobre la destrucción mundial, una vez más tiene que huir de su malvado tío (ahora que lo pienso, hay muchos tíos malvados en la ficción; diría que mi favorito es el león Scar), y de pronto llega con su familia a un páramo calcinado donde se encuentra con un montón de criaturas que parecen una cruza entre los ents de Tolkien y el gigante de piedra de La historia interminable. Estos ¿gólems? son los ángeles caídos que quedaron atrapados en piedra por bajar a ayudar a la humanidad después del destierro de Adán. Algo así como el mito de Prometeo, pero sin buitres devorando hígados todos los días.

Ah, por el camino encuentran a una niña huérfana y herida llamada Ila, y la esposa de Noé, quien al parecer tiene visión de rayos X o algo así, inmediatamente declara que la pobrecita va a sobrevivir pero nunca podrá tener hijos.

En fin, uno de los ents de piedra Vigilantes decide ayudar a Noé. Mientras tanto, Noé va a buscar a Matusalén, quien es famoso en la Biblia no por algún logro en particular, sino por haber vivido más que cualquier otro humano en el planeta. Quizás esto se debiera a su a dieta hipocalórica con bayas antioxidantes (el personaje aclara que le gustan las bayas; tal vez sea una indirecta para promocionar el consumo de arándanos). O quizás tuviera buena genética y punto. Mi abuelo vivió noventa y pico de años sin ningún cuidado en particular, aunque al menos no fumaba.

Entre Matusalén y Noé consiguen descifrar el sueño (en esa época aún no había nacido José, así que no podían consultarlo con él), la cuestión del arca, los animales y etc. Repito: en la Biblia va Dios y le da él mismo las instrucciones a Noé, pero quizás Aronofsky decidió que sería mejor alargar la escena de esta manera (tenía que llenar dos horas de película con una historia que en la Biblia apenas ocupa tres páginas). Vaaale. Entonces Gandalf Galadriel Matusalén le da a Noé una semilla del jardín del edén, la cual crea todo un bosque con arroyos a los cinco minutos de plantada. Menuda semilla, ¿eh? Si tuviéramos unas pocas de ésas, restauraríamos la Amazonia en un plis plas y la industria maderera pronto tendría una sobreoferta de producto.

¿En dónde estaba? Ah, lo de las instrucciones. Noé entiende que tiene que salvar a la especie humana y a todas las especies animales de la destrucción. Por cierto, en esa época no había tantos humanos. Habría sido mucho más práctico para Dios mandar un simple virus mortal y vacunar a Noé y a su familia en lugar de inundar todo el planeta y salvar a los animales y humanos en un arca. Pero bueno, el Dios de la Biblia no se caracteriza por buscar la solución más sencilla a los conflictos. Típico de los dioses (para entender mejor el asunto, leer el libro Dioses menores, de Terry Pratchett).

Pasan los años, el arca está a medio construir y ahora todos los Vigilantes se han sumado a la tarea (esa escena está mil veces mejor en la película Evan Todopoderoso, por cierto; los animalitos se ofrecen como asistentes en la construcción). El hijo mayor de Noé se ha enamorado de Ila (quien asume el diagnóstico de su madre adoptiva sin molestarse en consultar a un ginecólogo de verdad... oh, esperen, en esa época no había ginecólogos, perdón). Mientras tanto, empiezan a llegar los animales, y el hijo del medio (Cam) se queja de que todos tienen pareja menos él y su hermanito menor. Conste que Cam es apenas un adolescente en la película, demasiado joven para pensar en chicas, así que queda como un crío refunfuñón con complejo de hermanito del medio ("¡¡Sem tiene novia pero yo no, buaaaa!!").

En medio de todo ese rollo familiar vuelve Tubal-caín en plan villano de Waterworld (y otro poco en la onda de Saruman, porque sus guerreros recuerdan a los uruk-hais, todos gruñones y desprolijos). "El arca va a ser mía, blablablá." Un plomazo. Los Vigilantes lo mantienen a raya.

Los animales siguen llegando... y la familia los pone a dormir con droga. WTF??? No, en serio, les pasan un incienso que los duerme (cosa que tampoco aparece en la Biblia). Aquí yo pensé: "La construcción aún no ha terminado, pero ¿ya están entrando a los animales y anestesiándolos para el viaje? Eso se hace en el último momento, lo sabe cualquiera que transporte animales." A Noé le habría venido bien un veterinario para asesorarlo sobre estas cosas, aunque lo de esperar a terminar el arca para encerrar a los animales era de simple sentido común.

Mientras Cam sigue con el rollo de que quiere una novia, Noé sueña que está en el campamento de Tubal-caín, ve cosas feas y concluye, sin que Dios le diga nada en concreto sobre el asunto, que el plan es destruir a toda la humanidad y que su labor es salvar solamente a los animales (en plan activista de PETA). Cuando la esposa de Noé se entera, va a charlar un ratito con Gollum Matusalén en su cueva. Más tarde, Matusalén baja a buscar bayas y consigue curar la infertilidad nunca confirmada de Ila. Lo hace con un simple toque de sus manos. Vaaale. (En la Biblia nunca se menciona que Matusalén tuviera poderes de sanación, pero a estas alturas la película ya ha mandado la Biblia al carajo, así que también lo dejé pasar.)

Cam encuentra una chica en el campamento de Tubal-caín y la convence de ir con él. O sea, iba en busca de esposa como quien va al supermercado. Ni una cita le pidió, qué desconsiderado. ¡Hombres!

Y por fin empieza a llover (lo que yo venía esperando hacía rato, porque a estas alturas me estaba aburriendo bastante). La novia-futura-esposa de Cam pisa una trampa, Noé agarra a Cam y deja que la chica muera atropellada por el ejército de Saruman Tubal-caín, entran al arca y hay una batalla mientras el agua cae del cielo o brota de la tierra (la escena se parece mucho a la inundación de la torre de Saruman en El Señor de los Anillos: Las dos torres). Los ents de piedra Vigilantes son destruidos y los ángeles regresan al cielo. Tubal-caín se cuela al arca, el resto de la humanidad muere (esto último es lo único que encontré relevante para la película: a la familia escuchando cómo muere la gente en el exterior, onda película Titanic).

En cuanto a Gollum Matusalén, él muere ahogado después de haber encontrado por fin una baya (¡¡miiii precioooosa!!).

Bien, por fin están todos en el arca, con los animales dormiditos (era bueno el incienso anestésico; me vendría bien para el insomnio). Y ahí es cuando las cosas se empiezan a poner todavía más raras (tal vez Aronofsky fumó algo en este punto de la escritura del guion). Noé se entera de que Ila está embarazada y entra en una especie de colapso nervioso. De nuevo, sin que Dios le haya dicho nada en particular sobre el asunto, Noé decide que si el bebé es niña, va a tener que matarlo para asegurar la extinción de la humanidad.

Los meses pasan. Mientras tanto, nos enteramos de que Tubal-caín está vivo y al cuidado de Cam. Como para resaltar el mensaje ambientalista-animalista al estilo PETA, al villano lo muestran devorando animales. O sea, extinguiendo especies, porque sólo había dos de cada uno. (Los animales siguen durmiendo, por cierto. Una vez más: pavada de incienso anestésico.) Hijoputa antiecologista, pensé yo. Y eso que no estoy a favor de PETA, pero tampoco me parece bien extinguir especies por no querer comer verduras.

Ila y Sem pretenden escapar, pero Noé, quien a estas alturas ya está tan psicótico como Jack Nickolson en El resplandor (o como Natalie Portman en Cisne negro pero sin el tutú), les quema el bote. Ila empieza el trabajo de parto. Noé descubre a su tío en el arca, pelean, Cam mata a Tubal-caín. Y como Noé sigue psicótico, pretende matar a las gemelas de Ila, pero se arrepiente en el último momento (porque claro, Aronofsky tiene que ceñirse un mínimo a la Biblia; además, matar bebés o niños es tabú en las películas norteamericanas).

Durante todo este tiempo, yo había estado deseando que alguien empujara al psicótico Noé por la borda. Sabía que no iba a pasar, pero lo habría hecho yo misma si hubiera tenido que pasar todo un maldito año en el arca con semejante plomazo agorero.

Hacia el final de la película (¡por fin estaba terminando!), Noé degenera en un borrachín deprimido, creyendo que le ha fallado a Dios, hasta que Ila le dice que tal vez Dios lo perdonó por haber sido misericordioso. En la Biblia esto va más o menos así: Dios dice que el ser humano sigue siendo una porquería, pero que él no volverá a destruir el mundo (es que es como formatear la computadora e instalar todo de vuelta: un rollo patatero). "Y aquí les pongo un arco iris en el cielo como promesa de que nunca volveré a destruir mi creación, sin importar que en el futuro vayan a ocurrir dos guerras mundiales, una masacre por parte de Estado Islámico y un calentamiento global por emisiones de dióxido de carbono."

Oh, y el episodio sexualmente confuso con el hijo del medio queda bastante diluido, y Cam se va simplemente porque ya no se siente a gusto con su complicada familia (al parecer tampoco tenía ganas de que crecieran las hijas de Ila para casarse con una de ellas, lo cual habría sido bastante pervertido de todas maneras).

Fin de la película. En cuanto a mí, aparte de haberme aburrido durante dos horas y pico, quedé más o menos con esta cara:

OMG WTF??

Me quedo con la película Evan Todopoderoso.

G. E.

2 de septiembre de 2015

NUEVE CREENCIAS FALSAS QUE HACEN DEL MUNDO UN LUGAR PEOR PARA VIVIR

Sí, lo sé, es un título un poco largo. Da igual, lo importante es que se entienda y que llame la atención :-P (Por cierto, éste es un artículo reflexivo, filosófico, poco humorístico y muy extenso; si buscan algo divertido, corto y ligero, salten a otra entrada, no me enfadaré.)

¡¡Buaaaa, no quiero ser un lugar peor para viviiiir!!

A veces me pongo a reflexionar sobre la vida en general, y en algún momento se me ocurrió la idea para este artículo. Son conclusiones que he obtenido a partir de observaciones propias, o sea que, si ustedes están de acuerdo o no, o si tienen algo para añadir, siéntanse libres de mencionarlo en los comentarios (sí, está activada la moderación, pero sólo la uso para que no me cuelen propaganda no deseada).

En fin, aquí van las creencias falsas que, según mi humilde entender, hacen que el mundo nos dé tanto asco como para desear a menudo que nos caiga un meteorito gigante y acabe con todo de una maldita vez (frase que habría quedado todavía mejor para el título de no ser porque es más larga que la que puse).

YO SOY MEJOR QUE TÚ

Creo que ésta es la peor. Me refiero a personas o grupos de personas que se creen mejores que los demás hasta el punto en que terminan pisoteando derechos ajenos con tal de mantenerse en su pedestal de superioridad. Gente que asesina a otros sólo por creer en algo distinto, o gente que se apropia de algo que no le corresponde por pensar que tiene más derecho que los demás a disfrutar del bien en cuestión.

Y en esto incluyo el desprecio al reino animal. No es que yo sea una fanática de los derechos animales (darles derechos civiles es simplemente impracticable; lo máximo que podemos legislar es la conducta humana), pero vamos, el ser humano simplemente NO es la especie superior del planeta. ¿Tenemos el cerebro más desarrollado? Sin duda. No obstante, hay animales que nos superan en muchísimas otras cosas, y por lo tanto creo que deberíamos considerar que ellos tienen el mismo derecho a existir que nosotros (OK, salvo por los malditos mosquitos que se meten en el dormitorio de uno y zumban y pican toda la maldita noche).

Creo que la sociedad funcionaría mucho mejor si esta clase de personas que se consideran superiores cerraran la boca, abrieran los ojos y aceptaran las virtudes y derechos ajenos (incluso de personas que parecen "inferiores" a primera vista). Y esto es un recordatorio para mí misma, de paso; aunque me considero una persona bastante decente y con determinados talentos, no debo sentirme superior porque hay por ahí otros seres humanos más bondadosos, generosos y/o que me superan en intelecto/habilidades. Como Jared Leto (Jared Leto es simplemente fenomenal; y si no saben por qué, búsquenlo en Google ya mismito).

SOMOS TODOS IGUALES

Eh... sí, esta creencia es opuesta a la anterior. Pero bueno, es que no todos tienen las mismas creencias falsas :-D

Diría que esta creencia es un problema de interpretación. O sea, las personas NO somos iguales... y está BIEN que así sea. Eso da variedad. Lo que sí deberíamos lograr es la igualdad de derechos y oportunidades, lo cual es un tema aparte.

¿Por qué pienso que creer que todos somos iguales es un problema? Porque no se puede demandar lo mismo de personas distintas, y tampoco está bien aplastar a las personas que se esfuerzan más que otras o que tienen alguna habilidad extraordinaria. Ni siquiera las hormigas están en un grado total de homogeneidad.

O sea, hay que respetar y valorar la individualidad, porque la suma de todas esas individualidades es lo que hace funcionar a una sociedad. Así hay ingenieros que diseñan cosas para quienes detestamos las matemáticas, médicos para sanar a los que no soportan ver sangre, artistas para deleitar a quienes no saben dibujar, granjeros para poner comida en nuestras mesas y obreros que construyen casas. Las personas con discapacidades físicas nos enseñan la importancia de hacer frente a las limitaciones, las personas con otras orientaciones sexuales nos hacen ver que el amor no es una cuestión puramente cromosómica, y quienes tienen otros puntos de vista (fundamentados, claro) nos demuestran que la realidad no viene en términos de blanco/negro o correcto/incorrecto.

La imposición de una igualdad artificial es lo que hizo fracasar a los países comunistas, puestos en ello. Si una persona está destinada a sobresalir/destacar en la forma que sea (hablando de cosas buenas), lo mejor que podemos hacer es animarla a que continúe y luego darle las gracias por su aporte especial a la sociedad. En forma de un premio Nóbel, por ejemplo.

Y, francamente, no considero que una persona que roba o mata, pudiendo evitarlo, sea igual a una persona que eligió hacer el bien. Bastante daño ha hecho en mi país ese criterio (basta con mirar nuestras crecientes tasas de criminalidad). Mal vamos cuando las personas honradas terminan sintiéndose estúpidas por ser honradas, al ver que los gobernantes no diferencian entre honestos y delincuentes.

PLACER/POSESIONES = FELICIDAD

No estoy diciendo que la felicidad se encuentre en la pobreza. En general, ser pobre es un asco. Es importante cubrir las necesidades básicas, y hay placeres y posesiones que pueden hacerlo muy feliz a uno, como comer chocolate o comprarse algo bonito. En lo personal, la música me pone en un estado de éxtasis eufórico.

Lo que quiero decir es que, más allá de lo anterior, y por lo que he visto hasta ahora, la verdadera felicidad no reside en placeres momentáneos, mucho menos en las posesiones. O, como diría Art Buchwald, "las mejores cosas de la vida no son cosas" (de acuerdo, no sé quién carajo es Art Buchwald, pero pillé la cita por ahí y la copié porque me pareció muy acertada). Diría que la verdadera felicidad está en tener un lugar en el mundo, en hacer algo que a uno le guste más allá de que no siempre sea placentero (el ballet, por ejemplo, implica altas cuotas de dolor), y en tener un número de personas que lo amen a uno y a las que uno también ame. Nada más y nada menos, aunque sí resulta difícil conseguir todo eso. Será por tal motivo que tantas personas se dedican más bien a la búsqueda incesante de placeres o posesiones... pero luego llegan a un punto en que se dan cuenta de que no son nada felices.

En mi caso, me he dado cuenta de que soy tan feliz escribiendo que no necesito llenar ningún hueco emocional con comida/drogas/objetos. Me despierto los fines de semana con ganas de sentarme a trabajar en la novela del momento, y cuando me entero de que alguien ha pasado un buen rato leyendo alguna de mis historias, soy doblemente feliz. Y seguiría escribiendo aunque por alguna casualidad cósmica me volviera obscenamente rica (OK, sí aprovecharía el dinero para hacer un estupendo viaje por Europa... pero a la vuelta me sentaría a escribir una vez más, aprovechando las observaciones de mi viaje).

LA CULPA DE TODO LA TIENE [INSERTAR CULPABLE UNIVERSAL]

Culpables universales más comunes: el capitalismo/neoliberalismo, el dinero, la religión, los homosexuales, los videojuegos violentos, la televisión, los Estados Unidos, los judíos/musulmanes, "la sociedad".

¿Saben qué? ME TIENEN HASTA EL GORRO LOS CULPABLES UNIVERSALES. ¿Por qué? ¡¡Porque en realidad no existen los culpables universales!! Y puestos en ello, los culpables universales que puse arriba en general no tienen la culpa de la mayoría de las cosas que les achacan. En serio. El capitalismo y el dinero no causan problemas. Las personas codiciosas causan problemas. Las religiones en general tampoco causan problemas, salvo aquellas que pasan por encima de los derechos humanos. El problema con la religión suelen ser las personas que la usan como excusa para sentirse superiores a otros grupos humanos (volvemos a la primera creencia falsa de mi lista). Los homosexuales definitivamente no tienen la culpa de la desintegración de la familia (ésa es una chorrada más grande que Júpiter), los videojuegos violentos no hacen más violentas a las personas (los antiguos romanos no los tenían, y menudas masacres hacían en el Coliseo), la televisión es un simple medio de comunicación (bueno o malo según cómo se use), los Estados Unidos tienen unas políticas exteriores desastrosas pero no se los puede culpar de cualquier conflicto armado a nivel mundial, y lo de "la culpa de todo la tiene la sociedad" es una bonita forma de diluir la culpa entre muchos en vez de encarar los errores individuales correspondientes (por ejemplo, de políticos ineptos).

O sea, los culpables universales son chivos expiatorios que impiden identificar los verdaderos problemas, y por lo tanto retrasan las soluciones. O peor: los usan los dictadores para convencer a los ciudadanos de que los problemas vienen del exterior, y así mantener el apoyo popular sin importar las barbaridades que cometan.

Encima, cuando se señala un culpable universal también da la impresión de que el problema es mucho más grande de lo que realmente es, lo cual desanima horrores y conduce a la indiferencia. Sin embargo, en realidad los problemas grandes suelen estar compuestos por un conjunto de problemas menores y bastante más manejables. Volveré a eso en un rato.

TODO SE RESOLVERÍA DISTRIBUYENDO LA RIQUEZA

Lo siento, pero no. Distribuir la riqueza maquilla las desigualdades pero no las resuelve. Es más: incluso puede agravarlas. Concuerdo en que no está bien que haya personas espantosamente pobres y otras desproporcionadamente ricas, pero si ahora mismo tomáramos todas las riquezas del mundo y las distribuyéramos a partes iguales entre toda la población mundial... en un lapso de pocos años volvería a estar mal distribuida. Por lo que he visto hasta ahora, los factores igualadores son: 1) una legislación que garantice la igualdad de derechos y oportunidades y 2) un buen sistema de educación pública que alcance sobre todo a las personas de menores recursos. ¿Saben por qué Haití es un país tan pobre? No hay educación pública y la mayoría de la gente no puede acceder a la educación privada. Qatar es una nación ridículamente rica... pero nadie menciona la cantidad de mano de obra esclava inmigrante que emplean en la construcción, en condiciones infrahumanas. Y en cuanto a Latinoamérica, el reparto de dinero entre los pobres es puramente populista, porque, al no mejorar la educación, las personas de bajos recursos nunca consiguen superarse y están a merced de las asistencias gubernamentales. Cuando éstas desaparecen, la pobreza vuelve peor que antes.

Echen un vistazo a las estadísticas. Los países donde la calidad de vida es mejor y más homogénea son los que tienen democracias sólidas, respeto por los derechos humanos y un buen sistema de educación pública (y sí, pagan un montón de impuestos, pero los ciudadanos no se quejan porque ven una devolución en servicios estatales, lo cual es la auténtica finalidad de los impuestos). No hace falta repartir dinero cuando cada persona tiene la capacidad para ganarlo y retenerlo.

Tengan esto en cuenta a la hora de votar: no confíen en políticos que prometan sacarle al rico para darle al pobre, onda Robin Hood. Voten a quienes tengan buenos planes para la educación y que crean en una legislación justa para todos los ciudadanos.

HAY ESPACIO PARA TODOS EN EL MUNDO

De nuevo, no es verdad. Hasta donde sabemos, el planeta no está creciendo, a diferencia de la población mundial. Estamos extinguiendo especies al ocupar su territorio y contaminando espacios naturales con nuestras actividades. Encima, vivir en ciudades congestionadas es malo para la salud.

No se preocupen, no estoy insinuando que haya que matar gente o controlar la natalidad a lo bestia como hicieron los chinos (aunque sí sería estupendo que la gente perversa desapareciera mágicamente del planeta; mi opción favorita: que se convirtieran en estatuas de chocolate). Pero muchos problemas mejorarían si disminuyéramos gradualmente la población mundial, lo cual puede lograrse con algo tan simple como... educación. Está comprobado: a mayor nivel educativo, menos hijos por pareja, y encima cada persona puede producir más y trabajar por más tiempo (esto último lo digo para quienes salen con el argumento de que una población envejecida termina por colapsar el sistema de jubilaciones; se puede evitar).

Por no hablar de que hace falta mantener la biodiversidad del planeta. No sólo por nosotros mismos, sino por lo que dije arriba sobre el derecho de las demás especies a existir. O sea, menos humanos y más tigres.

LEER FICCIÓN ES UNA PÉRDIDA DE TIEMPO

Ésta es una de las creencias falsas más absurdas que circulan por ahí, tanto así que Mario Vargas Llosa se mandó un discurso larguísimo para explicar lo horrendo que sería un mundo sin novelas.

Leer ficción es cualquier cosa EXCEPTO una pérdida de tiempo, aunque estemos leyendo un libro con dragones, enanos y castillos medievales embrujados. Leer ficción estimula la imaginación, crea conexiones neuronales, fomenta la empatía (no cualquier libro, pero sí muchos), disminuye la tensión arterial (esto está comprobado por estudios científicos), mejora las habilidades intelectuales, ayuda a comprender el mundo, retrasa la aparición de enfermedades nerviosas degenerativas y entretiene que da gusto.

A la próxima persona que diga que leer ficción es una pérdida de tiempo, le pegaré en la cabeza con un libro bien grueso (ya sea de King, Martin o Follett). Y luego trataré de convencerla de que lo lea (es decir, cuando recupere la conciencia). Ah, y también apoyaré a cualquier político que insista en crear o fortalecer un buen sistema de bibliotecas públicas.

NO EXISTEN LOS UNICORNIOS/DRAGONES/ELFOS

OK, no estoy diciendo que empecemos a creer en cosas que jamás hemos visto, porque para eso ya tenemos la religión. Más bien me refiero a... cerrarle la puerta en la cara a la imaginación, al juego, a los disparates. Hablo de personas que se consideran demasiado "adultas" o "serias" como para suspender la incredulidad y disfrutar de una película de superhéroes, mantener la mente abierta en caso de toparse con un fenómeno paranormal, o aceptar que yo tengo un dragón llamado Donald que se dedica al control de aves en el aeropuerto. Por algo aprecio tanto a mis amigos de Facebook. Todos aceptan que tengo un dragón, y nos divertimos de lo lindo hablando de él (pero no decimos cosas malas a sus espaldas porque se ofende, y encima es de mala educación).

La vida es muy complicada y difícil, vale la pena tener la capacidad para evadirse de vez en cuando. La evasión hace soportables muchas cosas que, de otra manera, nos llevarían a pegarnos un tiro (o pegárselo a alguien).

MIS ACCIONES NO HACEN NINGUNA DIFERENCIA

A veces yo me siento así. Pienso que da igual que separe mi basura porque no veo que nadie más lo esté haciendo, o que la honradez no vale la pena en un mundo deshonesto, o que las pequeñas donaciones a causas benéficas no ayudan mucho. Por otro lado, hay gente que hace pequeñas cosas malas todos los días creyendo, de igual manera, que no tendrán importancia en el gran esquema del universo.

Y, sin embargo, los mayores cambios positivos de la humanidad se han logrado por medio de pequeñas buenas acciones acumuladas, y así es como se resuelven esos grandes problemas que en un principio parecían inmanejables. Del mismo modo, un gran número de pequeñas maldades puede hacer que la vida se vuelva mucho más triste o insoportable.

Yo creo que todo cuenta. Tal vez no importaría si una persona cada cien mil tirara basura en la vía pública (aunque sería una horrenda falta de educación ensuciar un lugar perfectamente limpio). El problema es que mucha más gente piensa lo mismo, y entonces las calles se llenan de basura y todos nos amargamos por vivir en una ciudad mugrienta.

Por otro lado, quizás no sea la gran cosa sostenerle la puerta o dejarle el asiento en el autobús a un anciano, pero el anciano probablemente se sentirá mejor por un rato gracias a nuestra amabilidad. Encima, quizás estemos dando el ejemplo a alguien para que actúe de igual manera.

O sea, no hay que perder la oportunidad de hacer una pequeña buena acción, y tampoco hay que creer que una pequeña mala acción no importa. Aunque no haya un efecto acumulativo en ninguno de los dos casos, SÍ vale la pena contribuir con nuestro granito de arena a mejorar el mundo. Le hará bien a alguien, y esa diminuta diferencia podría ser algo enorme después de todo, como una vela que basta para iluminar toda una habitación. Imagínense si le hicieran ver a una persona deprimida, y al borde del suicidio, que sí hay algo de esperanza.

Y ahora me voy a cuidar de mi jardín. Porque quizás no sea una acción heroica, pero así se criarán mariposas en mis plantas, y las mariposas son buenas para el espíritu humano y el ecosistema :-) (Será mi granito de arena para hoy, además de continuar siendo honrada y pagar mis impuestos. Mientras tanto, es lindo saber que hay otra gente por ahí haciendo cosas aún mejores, como Jared Leto, quien se preocupa por salvar a los rinocerontes. Sí, a Jared Leto le importan los rinocerontes. ¡¿No dije acaso que es fenomenal?!)

Jared Leto protegiendo a un joven rinoceronte mientras toca su guitarra. Si tuviera superpoderes, seguro que arreglaría los líos en Oriente Medio, porque es así de fabuloso. Tal vez deberíamos clonarlo o algo parecido.

G. E.

27 de agosto de 2015

SOBRE CARICATURAS PSICÓPATAS HOMICIDAS

En Internet y por correo electrónico anda circulando una lista de personajes animados con sus respectivos desórdenes psicológicos (inferidos a partir de su comportamiento en la pantalla). A Shaggy y Scooby les atribuyen bulimia, el burrito Igor (amigo de Winnie Pooh) podría padecer distimia, a Bruce Banner le correspondería un trastorno disociativo de identidad, y así por el estilo.

No me voy a poner a discutir si estas atribuciones son acertadas o no, pero sí tengo algo muy claro: hay otros personajes animados que son definitivamente psicópatas homicidas, y no se encuentran solamente en las series o películas animadas de Batman. De hecho, algunos de esos personajes hasta hacen quedar como inocentes corderitos a los enemigos de Batman.

Y no, no estoy hablando de Tom y Jerry. Tom y Jerry son normalitos. No tiene nada de raro que un gato trate de asesinar a un ratón, y de hecho mi propio gato lo hizo en un par de ocasiones. Cierto, no hay ratones que contraataquen como lo hace Jerry, pero seguro que lo harían si pudieran (ya saben, instinto de supervivencia, la ley de la selva y todo eso).

Caso #1: Shen, el malvado pavo real blanco de Kung fu panda 2. Shen arranca de entrada cometiendo un genocidio contra los pandas para evitar que se cumpla una profecía. Luego asesina con un ¡¡cañón!! a uno de los guardias del palacio. Hacia el final de la película, ni siquiera le importa matar a sus propios guerreros con tal de derrotar a Po. ¡Menudo villano psicópata con plumas elegantes!

Caso #2: Síndrome, el villano de Los increíbles. En una escena de la película va el padre de la familia y se entera de que Síndrome a liquidado ha unos cuantos superhéroes. O sea, Síndrome queda como un asesino serial en toda regla, algo así como el protagonista de Psicópata americano pero nada metrosexual.

Caso #3: Charles Muntz, el villano de Up. Charles envía a sus perros entrenados a asesinar a un anciano y a un niño indefensos. Luego trata de liquidarlos él mismo. A tiros. Y también da a entender que no es la primera vez que mata a alguien por interponerse en sus planes. Para ser un ancianito, la verdad es que da miedito.

Caso #4: Lotso, el oso púrpura de Toy Story 3. Este oso megalómano no sólo se declara a sí mismo el gobernante de toda una guardería, sino que instaura un sistema perverso mediante el cual conduce a otros juguetes a su destrucción (= muerte). Por último, está dispuesto a permitir que un montón de juguetes mueran incinerados (después de haber sido salvado por ellos, nada menos). Y luego dicen que los osos de peluche son adorables... ¡Pffff! Lotso no tiene nada que envidiarle al muñeco poseído Chucky.

Caso #5: Lord Barkis Bittern, el villano de Novia cadáver. No sólo fue el responsable de convertir a la novia del título en un cadáver, sino que está dispuesto a hacer lo mismo con Victoria, después de la boda, para quedarse con su supuesta fortuna. O sea, un viudo negro en toda regla (a diferencia de Black Widow, de los Vengadores, quien es una heroína fenomenal).

Caso #6: Doom, el villano de ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (conste que el título debería ser ¿Quién inculpó a Roger Rabbit?, pero quienes tradujeron el título asumieron que los espectadores éramos demasiado ignorantes como para conocer el significado de la palabra "inculpar"). Asesinó al hermano de Eddie Valiant arrojándole un piano en la cabeza, luego mata a Marvin Acme de igual manera, le dispara a R. K. Maroon por la espalda, asesina a un dibujo animado derritiéndolo en disolvente (es una escena muy perturbadora, la verdad, como ver a alguien sumergir un gatito en ácido sulfúrico), y por último trata de matar a Valiant empujándolo contra una aplanadora, aplastándole la cabeza o cortándolo en dos. Por no hablar de que sus planes maquiavélicos incluyen la destrucción de una ciudad junto con todos sus habitantes, un montón de inocentes caricaturas. (Bueno, algunas no tan inocentes. Digo, es que tanto Piolín como Mickey y Bugs Bunny participan en la caída de Valiant desde un edificio alto; si no fuera porque la pelirroja chiflada lo atrapa en el último segundo, Valiant moriría al estrellarse.) En lo que a mí concierne, Doom se lleva el premio en la categoría de caricaturas psicópatas homicidas porque ¡¡mata gente de verdad!! (En la película sólo muestran la silueta en blanco de Marvin Acme, pero en la vida real habría quedado un enorme charco de sangre con pedazos de cerebro regados por todas partes alrededor del piano.)

En fin, no estoy diciendo que haya que censurar las películas animadas ni nada por el estilo. Total, la mayoría de los niños que crecimos con estas cosas somos adultos perfectamente normales que disfrutamos de series como Hannibal y Juego de tronos y películas como Sweeney Todd: El barbero demoníaco de la calle Fleet.

Hasta luego. Dejaré que mi versión caricaturesca se vaya a cometer algunos actos atroces y sangrientos, dado que al parecer no está mal visto en las películas animadas.


G. E.

21 de agosto de 2015

MÁS TONTERÍAS ALEATORIAS

Aquí estoy, como la vez anterior, compartiendo esos pensamientos locos y no tan locos que se me ocurren a cada rato :-) Si alguna vez me hago famosa, espero que la gente los use para citarme como a Mark Twain (y no es que me esté comparando con Mark Twain, porque Mark Twain era algo así como el chocolate en términos de ingenio, o sea, absolutamente maravilloso).

Debería haber algún tipo específico de tortura medieval para las personas que no devuelven los libros prestados.

La vida es complicada. Quisiera un guía espiritual como Yoda, pero con una sintaxis menos fastidiosa.

Las decepciones amorosas debían de ser mucho más difíciles de sobrellevar en épocas anteriores al descubrimiento del chocolate.

He de confesar algo: los ciempiés me dan yuyu. Y cuanto más grandes, más yuyu.

Lección aprendida por experiencia ajena: nunca nunca nunca te tatúes el nombre de un novio. Tampoco el de un marido. Sí el de tu perro. O el de tu dragón.

El cartero dice que mi dragón es mucho más amigable que los perros de los vecinos.

La humanidad tuvo el acierto de inventar la palabra escrita... para que ahora la gente se empeñe en escribir con faltas de ortografía.

Con esto de la sobrepoblación humana, el siguiente paso debería ser que la evolución creara vampiros.

Algo he aprendido de los casos policiales: ¡NUNCA debes fiarte de la persona que te hace un seguro de vida millonario!

Me resultaría muy difícil decidir entre una montaña de libros y una montaña de chocolate.

Siento una extraña ternura por los cocodrilos que se comen a la gente que no me cae bien.

La vida sería más fácil si el dichoso karma fuera más eficiente.

Debería haber más alimentos con sabor a chocolate, empezando por el puerro.

Los cementerios en la noche parecen sitios agradables. Sobre todo porque no encuentras gente diciendo estupideces.

Seré rara, pero me tienta más la idea de viajar en un barco fantasma que en un crucero de lujo.

Si existiera el dios Morfeo, él y yo deberíamos tener una charla muy seria acerca de mi insomnio.

Nunca me he drogado porque tengo mejores cosas que hacer con mi sistema nervioso central.

La vida reparte demasiados puñetazos y muy poco chocolate. Debería ser al revés.

Un escritor de horror no sólo no debe tener miedo de contactar a su yo sádico, sino que además debería invitarlo a tomar el té a menudo.

Antes muerta que perder mi sentido del humor. Es que la vida sin humor es peor que la muerte.

Hay días en que me alegra ser inteligente. Otros días... quisiera ser una modelo tonta, famosa y millonaria.

Debo dejar de pretender que las personas se esfuercen. Me llevo cada desilusión...

Bien mirados, los Angry Birds dan un poco de yuyu. Son pájaros enfadados con alas amputadas que se tiran en forma suicida con una honda.

Los dinosaurios eran tan asombrosos que no se conformaron con seguir siendo dinosaurios y se convirtieron en aves.

Vino la lamparita de Pixar y aplastó la I de mi nombre. No hay respeto.

Hay días en que ser un narcotraficante nadando en dinero suena más atractivo que ser una estúpida persona honrada y con conciencia.

La imaginación no puede estar en una cueva, necesita salir, tomar aire e interactuar con otras imaginaciones.

No tendría nada en contra de los políticos ¡si no tuvieran la mala costumbre de hacer cosas que me producen ganas de decapitarlos!

Creo que una de las razones por las que no me va mucho la poesía es que no suele haber espectros, asesinatos ni sangre en general.

Desde ahora voy a definir a mis oídos como "puertos de recepción y traducción de ondas sonoras".

Nadie habla de los saqueadores de tumbas egipcias que murieron en manos de momias furiosas por haber sido despertadas.

La vida es rara. Especialmente cuando tu dragón se aparece a las 4 de la madrugada, cubierto de serpentinas y borracho.

Los pantalones femeninos deberían haber aparecido antes. Habría ahorrado millones de horas de lavado de faldas embarradas.

El mundo no necesita más payasos. Y con esto me refiero en realidad a los políticos que dicen disparates en sus campañas electorales.

Encontré el Anillo Único. Por diversión, se lo he puesto a una vaca.

Como amante de la ciencia, me fascinan las ondas. Excepto por la mala onda.

Eso de la "guerra santa" no existe. Lo que existe es "vamos a matar a esta gente porque no creen las mismas chorradas que nosotros".

No estoy chiflada. Simplemente tengo un lóbulo cerebral que insiste en insuflarle ficción a mi realidad.

Si el IVA fuera una persona y cayera en mis manos, seguiría una escena de terror como en la peli La masacre de Texas.

Quisiera aprender a bailar flamenco, pero seguro que en un día torpe me tropezaría con la falda y golpearía a alguien con las castañuelas.

No me sirve lo de meditar. Apenas dejo la mente en blanco, se llena de pensamientos sobre el chocolate y me levanto para ir a la alacena.

Uno tiene todo el derecho de enfadarse cuando una planta en el jardín sufre una mutación espantosa y trata de comerse al gato de la familia.

Bastante malo es lidiar con un monstruo gigante alcohólico, pero ¿quién se atreve a decirle que vaya a rehabilitación? Yo no.

A veces tengo la sensación de que todo gato tiene un psicópata interior, lo use o no.

La mente de algunas personas me recuerda a la porquería que saco cada tanto del desagüe de la bañera.

Es molesto caminar por la playa y que salga un tentáculo del agua con la intención de agarrarte el tobillo.

Un escritor sin diccionario es algo así como un carpintero sin herramientas de medir.

Me ha entrado la duda: ¿los vampiros con fobia a los murciélagos en qué carajo se transforman para volar? ¿En búhos?

Quiero vivir en un mundo donde la noticia más triste del día sea que hay una leve escasez de tiernos gatitos.

No hay suficiente oro en el mundo para quitarme la idea de que las cucarachas son horribles, pero sí para convencerme de no decirlo.

Las personas confiables son más valiosas que los diamantes y más o menos tan difíciles de encontrar como los unicornios.

Poniéndonos románticos... ¿se vale morir por amor al chocolate? ¿O eso ya es muy exagerado?

Las niñas fantasma japonesas andan todas despeinadas porque no existen peines fantasma.

Todo es risas y diversión hasta que a alguien se le va la mano con la motosierra.

Otra ventaja de ser un autor independiente: si tu jefe está chiflado, ¡no importa porque eres TÚ! ¡Y hasta puede ser útil la chifladura!

Hay épocas en las que uno ve cuál era la moda y se pregunta: "¿En qué carajo estaban pensando?"

Últimamente el sentido común es tan fácil de hallar como los gatos de dos cabezas o las espinacas con sabor a chocolate.

A menudo pienso que la escritura sería más rentable si la complementara con la producción de metanfetaminas.

¿Está bien si escribo una oda para esos estupendos microbios que permiten la producción de vino y queso?

Algunas faltas de ortografía son dignas de un soponcio.

Si los cerdos tuvieran un pelín más de inteligencia, entonces podrían concluir que no les ha venido nada bien ser tan sabrosos.

A veces da la impresión de que media humanidad te responde: "¿Valores morales? ¿De qué carajo estás hablando?"

Si alguna vez llego a tener una cantina en una estación interplanetaria, no discriminaré a los clientes por el número de tentáculos.

Adoro esta era de híper comunicación... pero todavía paso de que las personas me digan qué van a hacer exactamente al baño.

Ya tengo suficientes canciones sobre la lluvia normal. ¿Dónde puedo conseguir canciones sobre la lluvia de meteoritos o de sapos?

La gente cree que soy rara. Supongo que tener un dragón no ayuda mucho a que me tomen en serio. Tal vez los dos debamos usar corbata o algo.

Mi nerd interior tiene ganas de salir a la calle y hacer burbujas warp.

Los cocodrilos me producen ternura. Claro que ninguno de ellos me está arrancando una pierna ahora mismito.

Reconoces una buena película de terror porque después de verla no vas a ningún lado de noche en tu casa sin encender las luces.

Si pienso que mi jardín está lleno de descendientes de dinosaurios (= pájaros), como que de pronto se transforma en un sitio genial.

No, sorry, no me va lo de la libertad como excusa para el comportamiento incivilizado. Ni que fuéramos chimpancés.

Angustiarse por cosas que uno no puede controlar es tan útil como soplarle al vendaval para que cambie de dirección.

Algunas personas sólo me caerían bien si fueran rosquillas de chocolate con chispas de maní.

Quisiera tener más amigos en la vida real, pero es probable que mi dragón, el dinosaurio y el monstruo bajo mi cama se pusieran celosos.

Ojalá mi puerta tuviera un brazo robótico que golpeara en la cabeza a quienes tocan el timbre a lo bestia.

Quiero pensar que al menos un 25% de mi actividad cerebral está propulsada por el chocolate.

¿Estamos verdaderamente seguros de que la pelusa del ombligo no tiene ninguna utilidad?

No me molestaría tanto escuchar voces en mi cabeza si contaran mejores chistes.

La vida es demasiado corta como para amargarla quejándose por tonterías (= asuntos que NO son de vida o muerte o mutilación).

Tengo una larga lista de candidatos ideales para una combustión espontánea.

No hay que tenerle miedo al fracaso excepto cuando hay peligro de caer en un foso con cocodrilos, serpientes y/o escorpiones.

No me interesa saber qué se siente que un alce enfurecido te dé una cornada en el trasero por invadir su territorio.

Hay que disfrutar de la vida. Uno pasa la mayor parte de la eternidad sin existir.

Apelar a la razón debería dar resultados positivos más a menudo.

Si creara mi propia red social, aparecería un monstruito para reprender a los usuarios por cada falta ortográfica.

La vida debería tener menos catástrofes y más aventuras a través de espejos o roperos mágicos.

Estoy en medio de una infección por midiclorianos. Lo bueno es que ahora puedo levitar cosas y elegir un lado de la Fuerza.

Cosas que me dan miedo: los delincuentes, los mandriles enfurecidos, los políticos chiflados y la cuenta de la electricidad.

La verdad, Ricitos de Oro debería haber visto algunos documentales de Animal Planet antes de meterse en la guarida de tres osos pardos.

Hay días difíciles en los que uno necesitaría la ayuda de Wolverine. O como mínimo de Machete.

En una próxima vida quiero ser una princesa de cuento de hadas con un poni unicornio de mascota. Y haré empalar a mis enemigos.

Hay días en que no tengo suficiente silencio. Debería venir en frascos o algo así. Como los desodorantes ambientales.

La vida debería darte puntos extra por tener paciencia y no estrangular a la gente que te saca de quicio.

Mi jardín necesita menos caracoles/babosas y más pitufos.

A veces quisiera tener un sable láser. Sobre todo cuando veo en la vía pública a esas personas que no levantan la caca de sus perros.

Los bebés humanos me gustarían más si pudieran seguir una conversación.

Diría que a mi mente le faltan algunos tornillos, pero es que más bien funciona con duendecillos mágicos un poco locos.

El amor gatuno viene con aproximadamente 1.000.000 de pelos gratis en la ropa.

El miedo suele provenir de la ignorancia. A las personas informadas nos asusta más bien la ignorancia ajena.

No veo por qué se menosprecia el trabajo de limpieza. A mí me parece importante ir a un baño público y saber que está desinfectado.

En mi ciudad el tráfico es tan caótico que al cruzar cualquier calle me siento como un ñu atravesando un río con cocodrilos.

Tanto buscar la inmortalidad, pero veo que muy poca gente consigue aprovechar la expectativa de vida estándar.

Un escritor puede darse el lujo de ser aburrido en persona. Lo que no se puede permitir es que sus historias/personajes sean aburridos.

Debería haber algún tipo de hipnosis específica para condicionar a la gente para que sea buena gente.

He asesinado a una madre con sus bebés. De acuerdo, era una cucaracha cargando sus huevos, así que no lo lamento en absoluto.

Un libro sin lectores es como un pájaro sin alas.

Admiro tanto a Benjamín Franklin que me gustaría tener muchos retratos de él. Bueno, de acuerdo, lo que quiero en realidad son billetes de 100 dólares.

Me vendría bien una racha de buena suerte. ¿A qué criatura mitológica debo sobornar con chocolate para conseguirla?

Puedo perdonar que una película sea un poco machista si hay suficientes escenas de hombres lindos sin camisa.

Como se sigan extinguiendo animales, voy a hacer una campaña para extinguir a las personas que extinguen animales. Será sangrienta.

No me interesa ser una novia cadáver. Sí me parecería bien ser una escritora de horror cadáver.

Cuando leo sobre torturas medievales, me pregunto por qué achacan la violencia a la TV y los videojuegos.

Si fuera bruja, tendría una casa hecha de plantas de cannabis y me comería a los adolescentes que vinieran a fumársela.

¿Qué hace un hipocondríaco cuando al fin le dicen que una biopsia salió positiva? ¿Organiza una fiesta?

Desearía poder solucionar el hambre infantil convirtiendo a todas las personas malas del mundo en pollos y verduras.

No estaría mal que mi difunto gato volviera como fantasma... siempre y cuando no largase maullidos fantasmales a las 5 de la madrugada.

Mi casa se siente vacía sin el gato. Era chico pero ocupaba un gran espacio emocional.

Es muy halagador cuando una persona decide gastar su dinero duramente ganado en un libro que tú escribiste :-)

A veces diría a algunas personas: "Oye, da la impresión de que posees un cerebro, pero tengo la sospecha de que no lo estás usando."

Situación AAAAARRRRGGHHHH: cuando estás cenando tranquilamente y de repente ves DOS cucarachas caminando frente a ti en la cocina.

Ni siquiera mi dragón cree en las promesas de los políticos.

Qué ganas tiene alguna gente de derrochar energía emocional preocupándose por cosas que ni siquiera están sucediendo.

Al esqueleto en mi armario le gusta hacer strip-tease, pero la verdad es que no tiene mucha gracia, eróticamente hablando.

Cada vez que alguien dice que los dragones no existen, el mío suelta unos gruñidos sospechosamente parecidos a palabrotas.

Buf. Es soberanamente agotador lidiar con expertos en excusología.

Parece que últimamente todo el mundo evade impuestos menos yo. Me siento honradamente tonta. O tontamente honrada.

Veo las noticias y me dan ganas de ponerme en plan Sweeney Todd. Y no me refiero a afeitar caras.

En alguna próxima vida quiero pertenecer a la especie superior que cause la extinción de los sectores más tontos de la humanidad.

La gente se queja de sus problemas como si fueran únicos, pero a estas alturas es casi imposible tener problemas 100% originales.

Preferiría pertenecer a una tribu indígena y andar semidesnuda antes que ser mujer en Afganistán.

En alguna próxima vida quiero ser una cebra y descansar de las presiones de tratar de sobresalir del montón.

Quiero una pantalla de computadora que electrocute a las molestas polillas que se posan sobre ella.

Las arrugas deberían venir obligatoriamente con sabiduría. Es una lata que no estén vinculadas a ningún beneficio.

El canto de los grillos es agradable... hasta que se mete uno en tu dormitorio en plena madrugada a hacer un ruido infernal.

Luchas perdidas: a) la que no se intenta, b) excepto cualquier intento de conseguir que un gato haga lo que no quiere hacer.

Debería haber algún médium capaz de traer a los Beatles y a Elvis para un fenomenal concierto de fantasmas.

Seamos sinceros: "puerro" no es un nombre que invite a comer verduras.

Alguna vez me gustaría salir con un astrónomo y convencerlo de que le ponga mi nombre a una estrella recién descubierta.

Desearía que mi vida tuviera más situaciones alocadas a lo Pantera Rosa. Pero sin el color rosa.

Al diablo Roma. ¡Quiero que todos los caminos lleven al chocolate!

Debería haber algún artículo en la Constitución que nos permitiera NO pagar impuestos cuando vemos que los gobernantes los malgastan.

Una pregunta: cuando uno es viejo y comienza a perder los dientes, ¿vuelve a valer lo de ponerlos bajo la almohada?

En ninguna próxima vida quiero ser un mejillón. No hacen nada y luego la gente se los come. Aburriiiiiido.

¿Podar rosales en un día torpe podría considerarse una actividad de alto riesgo?

Hay gente a la que me gustaría decir: "Oye, vuelve a hablar conmigo cuando se te pase toda esa mala onda contagiosa."

Si mi difunto gato se ha convertido en un fantasma que ronda mi casa, supongo que los pelos fantasma que vaya dejando no serán un problema.

No conviene hacer enfadar a un cisne. Son 20 kg de belleza con mal carácter y un pico muy duro.

La moralidad y la bondad deberían ser más contagiosas que la negatividad, los resfriados y el ébola.

¿Qué tal si construimos un enorme muro de hielo y ponemos del otro lado a las personas zombificadas por los teléfonos móviles?

Me da que muchas personas se preocupan más por la calidad del champú que por la calidad de los libros que leen o los políticos que votan.

Quiero tener mi propio bosque con hadas, unicornios y quizás algunos enanos mineros que me regalen diamantes.

Si dos tetas tiran más que dos carretas... ¿qué hemos de hacer las mujeres de tetas pequeñas? ¿Conseguir las dos carretas?

Uno pierde el romanticismo por los animales después de ver a una hembra hámster comerse a sus propias crías.

Algunos días necesito desesperadamente ver gatitos. O patitos. O acariciar un unicornio bebé. O una tarántula.

Extraño a Buffy. Y a esos vampiros no brillantes que se convertían en cenizas fáciles de limpiar con una aspiradora.

Posible infierno para las mujeres malvadas: una eternidad de probarse trajes de baño frente a un espejo que las hace ver gordas.

¿Hay alguna manera de teletransportar a la gente malvada a algún planeta hostil? ¿Scotty?

Los libros son las cremas de belleza para el cerebro. Lástima que no tengan tanta publicidad.

Al diablo los diamantes. Me casaré con el hombre que me regale minions.

La mejor forma de lidiar con la gente obtusa, por lo que he visto hasta ahora, es poner kilómetros de por medio.

La mejor forma de sabotear a los políticos tarúpidos es ir a las bibliotecas y usarlas para aprender a pensar.

¿Sería muy exagerado si rastreara a mis profesores de matemáticas de secundaria para decirles que al final nunca he necesitado resolver ecuaciones, tal como había predicho?

Si puedes hacerlo mejor, HAZLO MEJOR (eh... hablo de cosas buenas, no de robos ni asesinatos).

Desarmar bombas no es una profesión apta para personas con alta propensión a tener días torpes.

Me pregunto si el kung fu es una habilidad conveniente a la hora de meterse en un supermercado de rebajas.

Debería haber psicólogos especializados en traumas de superhéroes. Especialmente los de Batman.

Clases de yoga, pilates, salsa... ¡pero lo que yo quiero es ser una jedi!

Si alguna vez llego a tener un telescopio, no lo usaré para espiar a hombres lindos que anden por su casa sin camisa. ¡Oh, al diablo, sí lo haré!

¡Uh, qué lindos abdominales!

G. E.
SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)
Seis historias románticas contemporáneas con un toque de arte en cada una.
 
 
Haz clic en la imagen para leer la muestra gratis, haz clic en el botón verde abajo para comprar ya mismito esta edición de lujo mediante PayPal (pago seguro). (¡Y de paso alimentarás a la autora de este blog para que pueda seguir escribiendo! ¡Gracias!)
 

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D