INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

26 de agosto de 2011

MIS MARIPOSAS

Tal como dije en el artículo sobre el ciclo de la mariposa Monarca, criar mariposas es uno de mis pasatiempos. ¿Por qué me gusta hacer eso?, se preguntarán. Bueno, digamos que criar bichos me parece divertido, y las mariposas son una opción más simple que criar armadillos u osos hormigueros (criar osos hormigueros en realidad no me vendría mal; mi jardín está plagado de hormigas). Es lindo ver crecer a las orugas, pero lo más lindo es verlas transformarse en bonitas mariposas. Desde que me compré una cámara digital me he dedicado a fotografiarlas, y con el tiempo he reunido una colección de imágenes de todas las especies que suelo criar.

Como diría Tyra Banks en America's Next Top Model, ¿quieren ver las mejores fotos?


Esta belleza pertenece a la especie Junonia evarete. Su característica principal es que ¡¡siempre anda con prisas!! Crece y se transforma con más rapidez que las demás especies, y una vez que sale de la crisálida, en pocos minutos está pronta para irse volando por ahí. Me dio un trabajo espantoso fotografiarla, porque ninguna de ellas quería posar como es debido. Finalmente conseguí esta preciosa imagen :-) (borré las otra ¡SESENTA! fotos que salieron mal).



Estas dos fotos son de la especie Agraulis vanillae. A diferencia de la especie anterior, esta mariposa es más bien tranquila. Y súper resistente, además: puede verse incluso en invierno, aunque un poco aletargada por el frío. O sea, vive más que otras especies de mariposas (por algo está el dicho ese de non calentarum, largo vivirum.


Éste es un ejemplar de Papilio thoas. La oruga se alimenta de rutáceas, como los cítricos (las hojas, no la fruta), y también de perejil. La mano es mía :-) Como pueden apreciar por comparación, la mariposa es bastante grande, llega a medir hasta 14 centímetros.



Estas dos fotos corresponden a la especie Papilio astyalus, macho y hembra respectivamente. Es más pequeña que Papilio thoas y también come rutáceas (perejil no). Anécdota: una vez una de estas mariposas salió de su crisálida sin que yo me diera cuenta, escapó de la caja y... acabó en las garras de mi gato. Pobrecilla :-( (¡Gato malo, gato malo!)


Esta especie es Papilio anchisiades. Sólo pude criarla una vez, porque es más bien tropical y no baja a Montevideo. También se alimenta de rutáceas. Curiosidad: las orugas son gregarias. O sea, la hembra pone todos los huevos en una misma hoja y las oruguitas siempre andan juntas, como en manada.


No sé a qué especie pertenece esta mariposa. Es de la familia de los hespéridos, que según mi guía de campo son algo intermedio entre las mariposas diurnas y las nocturnas (polillas). Como sea, me encanta. En la foto parece verdosa, pero su color es un negro iridiscente. La oruga, que es marrón con suaves pelillos blancos, come las hojas de una especie de rosal trepador de rosas blancas, y se hace una especie de refugio pegando varias de ellas con hilos de seda (muy práctica, la bicha).

Una vez que las orugas se vuelven mariposas, las dejo ir. Claro que a menudo regresan, y entonces he llegado a pescarlas en ciertas actividades...

¡Eh, queremos un poco de privacidad!

Como sea, adoro a "mis bebés" :-D


G. E.

20 de agosto de 2011

MALDITA BELLEZA FEMENINA

Es una verdad universalmente reconocida que todo hombre soltero en posesión de una fortuna debe de estar buscando esposa que los estándares de belleza femeninos se han creado con el propósito específico de vender productos... y volver locas a las mujeres. De verdad, que la evolución de la belleza femenina a lo largo de la historia ha estado llena de rarezas, monstruosidades y unas cuantas torturas inmencionables.

Al principio todo era bastante fácil. ¿Qué atributos debía tener una mujer primitiva (digamos un par de especies antes del Homo sapiens) para ser considerada bella? No mucho: salud, buenas caderas y olor a hembra. Con eso los machos ya se conformaban, y no había presión por ningún lado para que la hembra en cuestión alterara su apariencia natural de maneras radicales.

Aquí está la mujer primitiva.
Simple, velluda y feliz.

Luego las cosas empezaron a complicarse. La humanidad creó la civilización, y a medida que nuestra especie se alejó de la naturaleza, la apariencia natural dejó de considerarse una virtud. Entonces las mujeres debieron someterse a procedimientos variados, cambios de vestuario y demás para satisfacer unos estándares ridículos, graciosos, poco prácticos y/o directamente nocivos para la salud. Hubo modas pasables y otras que me hacen agradecer no haber nacido en determinadas épocas y lugares. En la Francia de María Antonieta, por ejemplo, donde para lucir bella había que estrujarse en un corsé, ponerse unos vestidos tan grandes como una carpa de circo, bañarse en perfume para ocultar el olor a axila y ponerse unas enormes pelucas con rulos por las que caminaban felizmente los piojos.

Por razones que saltan a la vista, en la Francia de
María Antoineta las mujeres no utilizaron mucho oxígeno.

En China se consideraba que las mujeres debían tener pies pequeños para ser bellas, de modo que a las niñas les empezaban a vendar los pies hasta deformárselos por completo con tal de que cupieran en unos minúsculos zapatitos. Sufrían horrores y algunas morían, pero ¡eh, les quedaban unos pies hermosamente pequeños, entonces valía la pena!

La verdad, no creo que estemos mucho mejor ahora. La industria vende más productos que nunca, para tratar desde el pelo hasta las uñas de los pies, y por lo tanto los empresarios están determinados a convencernos de que somos feas y que no alcanzaremos el éxito a menos que nos ajustemos a sus estándares. Hete aquí una lista de productos básicos que al parecer estamos obligadas a comprar (de lo contrario, estaremos condenadas al fracaso y la fealdad eterna): campú, acondicionador, crema de peinar, fijador, maquillaje, bronceador en aerosol, cremas humectantes, cremas antiarrugas, maquinitas para depilar, desodorantes varios (incluso para blanquear las axilas y dejarlas suaves como culito de bebé), cremas dentales blanqueadoras, bótox, y... bueno, qué diablos, supongo que ustedes mismos podrían añadir veinte mil cosas más a la lista :-P

Entre las tetas de silicona y los tacones, esta
pobre chica ya le ha dicho adiós a su centro de gravedad.
Lo bueno es que les dará trabajo a los quiroprácticos.

Y, digo yo, ¿habrá alguna posibilidad de que volvamos a los tiempos primitivos, cuando las mujeres no teníamos que preocuparnos de todas estas memeces? ¿Habrá algún mundo donde yo pudiera correr a mi aire, sin preocuparme por las canas, las arrugas, la celulitis o los vellos en las piernas?

Como dijo William Wallace: ¡¡LIBERTAAAAAAAAAAD!!

(Aunque, pensándolo bien, preferiría correr libre pero con mis zapatillas Reebok de deporte. Ya saben, por si hay caca de perro en el pasto.)

G. E.

14 de agosto de 2011

¡FUI UN MONSTRUO!

¿Recuerdan mi sueño en el que fui la Reina de los Zombis? Bueno, pues unos años antes de eso soñé que era ¡¡una espantosa mujer monstruo!!


Bueno, en realidad nunca me miré al espejo en el sueño así que en realidad no sé cómo me veía exactamente, pero seguro que era algo así como una cruza entre Shrek y un orco de Tolkien.

Encima, ¡era una mujer monstruo felizmente perversa! Lo primero que hice fue empujar a un montón de adolescentes ociosos que tomaban el sol en un balcón. ¡Verlos estrellarse contra el suelo me resultó muy satisfactorio! Pocas cosas me molestan más que los adolescentes ociosos. Siempre me dan ganas de gritarles: "¡Eh, dejen de perder el tiempo y aprovechen para compensar lo que no aprenden en clase con nuestro deplorable sistema educativo!" Me enfado todavía más cuando los veo ociosos y FUMANDO, en cuyo caso tengo ganas de gritarles: "¡Eh, cambien esos cigarrillos de porquería por un libro, pandilla de ignorantes sin respeto por la salud!"

En fin, una vez que acabé con los adolescentes ociosos robé un auto y me puse a conducir a lo loco por la ciudad. La policía no tardó en comenzar a perseguirme, claro, porque ya sabemos que en este mundo hay muy poca tolerancia hacia quienes somos diferentes, ya sea por monstruos, cerebritos o cualquier otra característica inusual. (Aunque es posible que me estuvieran persiguiendo por matar adolescentes ociosos e infringir leyes de tránsito. Los policías pueden ser tan quisquillosos con esas cosas...)


Como en la vida real no tengo licencia para conducir (no me animo a conducir en Montevideo, el tránsito es demencial), no tardé en estrellarme contra una columna. Entonces bajé del auto... y los policías me acribillaron a balazos.

Auch.

Oh bueno, fue una linda y monstruosa experiencia mientras duró.

G. E.

8 de agosto de 2011

EL CABELLO HACE LA FELICIDAD

¿Cómo, no lo sabían? :-D Bueno, al menos es eso lo que nos dice la industria cosmética. No sé si lo habrán notado, pero según los avisos comerciales, si no tenemos el cabello brillante como un piso recién encerado, sano, sin puntas abiertas, canas ni caspa, con rizos perfectos, ondas perfectas o liso como una regla y sin raíces traicioneras del color equivocado, entonces los hombres no se fijarán en nosotras y andaremos por ahí con cara de perdedoras y desgraciadas, a quienes más nos valdrá hacer algo con nuestros pelos rebeldes o suicidarnos.

¡¡Pero lograr una cabellera perfecta es muy, pero que muy difícil!! A cierta edad vienen las canas, pero si te tiñes el pelo tienes que teñírtelo a cada rato para que el color quede parejo, y como la tintura agrede el cabello, entonces tendrás que comprar toda una gama de productos para repararlo y protegerlo de la lluvia (¡es que la lluvia te lo destiñe!), esclavizándote de por vida como una drogadicta (¡uf!). Y aunque no tengas canas todavía (¡demasiado tarde para mí!), igual existe esa cosa horrible que se llama frizz, y como insinúa el aviso, si tienes frizz no eres feliz. Pero ese asunto del frizz es bien podrido, porque aparentemente basta un mínimo de humedad (digamos, un 1% por arriba de la humedad promedio en el desierto de Atacama) para que el cabello se encrespe al estilo afro. Lo cual no sería malo... si el estilo afro no estuviera, por ahora, fuera de moda.

Por si fuera poco, resulta que no basta con que el cabello se vea bien, ¡porque aun así podría tener daño oculto! ¡Oh tragedia! ¡Tengo que averiguar si tengo daño oculto! ¿Alguien me presta un microscopio electrónico?

¡¡¡Y las últimas propagandas dicen que la frescura del cabello se pierde a media tarde!!! Si no le pongo alguna sustancia para mantenerlo en orden, ¡mi cabello se desbocará y tendré que ponerme una bolsa de papel en la cabeza para que nadie sea testigo de mi vergüenza!

Esto ya parece una tarea digna de Misión: Imposible.

¿Qué puedo hacer, qué puedo hacer? Mi cabello es largo y brillante, pero se encrespa, y tiene canas, y también tiene alguna puntita estropeada. ¡Eso significa que estoy condenada! ¿Cómo hacen las modelos de la TV para tener esas cabelleras perfectamente perfectas? ¿Se las diseñan por computadora? ¿Cómo es que no muestran ni un cabello fuera de lugar, ni más largo o más corto que los demás? No puedo creer que esas cabelleras sean reales. Pero si son reales, seguro que se las lustran, planchan y rizan inmediatamente antes de la foto o la filmación. ¡No es posible que tanta perfección se mantenga intacta por más de 3 milisegundos! Seguro que al menor suspiro algún pelillo se les ha de escapar del peinado. ¿O no?

¡¡¡AUXILIO!!!

G. E.

PD: En realidad no me tomo el tema tan en serio. Me basta con un peine + un buen champú + un buen acondicionador.

PPD: Además, mi cabellera es naturalmente espectacular :-P

PPPD: No, en serio, es una cabellera impresionante. Hasta me la elogian por la calle :-)

PPPPD: Lo sé, no soy nada modesta :-D

2 de agosto de 2011

DESCIFRANDO A TU EXTRAÑO NOVIO

Es que los hombres son muy raros. A más de una le habrá pasado que intentó llenar uno de esos cuestionarios que salen en las revistas femeninas, sólo para exclamar: "¡Jolín, mi novio no hace/dice ninguna de estas cosas!"

Por eso he creado este otro cuestionario, a ver si tiene más sentido para los novios que se salen de lo común. Aquí va:

1. Cuando tienes una cita con tu novio, él:
a) Escoge noches sin luna y te lleva al campo a ver las estrellas.
b) Te lleva a cualquier parte, pero a veces desaparece en medio de la cita.
c) Te lleva a los lugares más típicos de la ciudad.
d) Sólo quiere pasear por ahí, en silencio y sin rumbo fijo.
e) Te lleva a una iglesia.
f) Siempre quiere salir de noche.
g) Te lleva a pasear por la ciudad y se divierte con cualquier cosa.

2. Si van a un restaurante, tu novio:
a) Pide un filete medio crudo.
b) Ordena comida vegetariana o como mínimo saludable.
c) Pide el plato del día.
d) No come en restaurantes. Es posible que a veces te mire fijo y babee.
e) Adora las bolas de fraile y las magdalenas, no come carne en Semana Santa.
f) Nunca come frente a ti. De hecho, jamás lo has visto comer.
g) Devora cualquier cosa rara que le pongas delante y le encanta.

3. Los regalos más típicos de tu novio son:
a) Cepillos para los muebles.
b) Flores u objetos exóticos.
c) Flores y chocolates.
d) Cosas que tienen aspecto de haber sido recogidas en la calle.
e) Crucifijos.
f) Antigüedades valiosas.
g) Juguetes.

4. Sus películas favoritas son:
a) Aquellas en las que aparecen perros o lobos.
b) Todas las pelis basadas en cómics.
c) Las que están de moda.
d) No le interesan las películas, pero sí estar en una sala a oscuras.
e) No mira películas, sólo programas de televangelistas.
f) Las más sangrientas.
g) Comedias hilarantes.

5. Sus temas más frecuentes de conversación son:
a) Las pulgas y garrapatas.
b) Las obras de caridad.
c) El clima.
d) No conversa.
e) La falta de valores morales.
f) El sistema cardiovascular.
g) Cualquier cosa disparatada que se le ocurra.

6. Con respecto al vestuario, tu novio:
a) Usa ropa común y corriente que a veces está desgarrada.
b) Siempre anda bien vestido, con mangas largas incluso en verano.
c) Usa ropa común y corriente, siempre vestido para la ocasión.
d) Usa ropa gastada y a menudo sucia.
e) Siempre usa traje y corbata, perfectamente planchados.
f) Usa ropa elegante, algo pasada de moda.
g) Viste prendas que nunca combinan unas con otras.

7. Su música favorita es:
a) La banda sonora de Bailando con lobos.
b) Temas de John Williams y música de Wagner.
c) Lo que esté de moda.
d) Escucha música, pero no parece entenderla.
e) Cantos gregorianos.
f) Rock gótico.
g) Cualquier tipo de música con ritmo para bailar y saltar.

8. Con respecto al sexo, a tu novio:
a) Le encanta.
b) No tiene problemas al respecto y es un amante incansable.
c) Lo hace por rutina. No parece interesarle mucho.
d) Pasa del sexo.
e) Está en contra del sexo.
f) Es un amante apasionado y seductor.
g) Le divierte el sexo igual que cualquier otra cosa.

9. Sus pasatiempos son:
a) Salir al campo a correr.
b) Aparte del trabajo, no le conoces pasatiempos porque siempre está ocupado.
c) No tiene.
d) Vagabundear con la mirada en blanco.
e) Ir de casa en casa advirtiendo a la gente sobre el Apocalipsis.
f) Criar murciélagos.
g) Jugar y divertirse.

Si la mayor parte de las respuestas marcadas son:

a) Tu novio es un hombre lobo. No es un gran problema, siempre y cuando no salgas con él en noches de luna llena. Puedes casarte con él, pero tus hijos saldrán muy peludos y una vez al mes tendrás que comprar pulguicidas y cepillos para los muebles. Gastarás una fortuna en carne bovina.

b) Tu novio es un superhéroe. ¡Felicidades! El sueño de toda chica. El único problema es que a veces tendrá que dejarte plantada para salvar al mundo. Gajes del oficio.

c) Tu novio es un asesino en serie. Abandónalo de inmediato. Detrás de su fachada de hombre común y corriente se esconde un monstruo con ansias de descuartizarte al menor descuido. (A menos, claro, que sea Dexter.)

d) Tu novio es un zombi. Déjalo. No te servirá absolutamente para nada, y encima tendrías que lidiar con los pedazos de cadáver que constituyen su dieta básica.

e) Tu novio es un fanático religioso. Si te gustan así, adelante. De lo contrario, es muy probable que acabes por cansarte de él, porque se lo pasará citando pasajes de la Biblia o cualquier otro texto religioso.

f) Tu novio es un vampiro. No está mal, pero considera tus opciones: tal vez acabes como una vampira inmortal... o su cena.

g) Tu novio es un lunático escapado de un manicomio. Es una persona original y divertida, pero quizás llegue a cansarte su actitud infantil. Además, seguro que está desempleado.

Él: ¡¡Blablablobliblibubububu!!
Yo: Creo que esta relación no va a funcionar.

Espero que este cuestionario les haya sido de utilidad :-)

G. E.


Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D