Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

28 de enero de 2011

PRIMERA SEMANA DEL GHM

Antes de contar lo que pasó en la primera semana del Gran Hermano con monstruos, voy a enumerar las reglas del juego:

1) Gana el último participante que quede en el castillo. El premio para el ganador será el castillo mismo, porque ¿qué monstruo no querría un castillo medieval con cocodrilos, fantasmas, maldiciones y bestias misteriosas en el sótano? Es un premio de lujo, sin duda.

2) Los participantes comenzarán a marcharse a partir de la cuarta semana, uno por semana. A menos, por supuesto, que alguno de ellos sufra algún percance fatal, ya sea desmembramiento, incineración, aplastamiento o etc. En la columna de la izquierda se encuentra la lista de los participantes para que empiecen a votar por su favorito; si un participante recibe muchos votos, se salvará de la expulsión semanal aunque los demás participantes quieran arrojarlo al foso de los cocodrilos.

3) Los participantes son monstruos, muchos de ellos con tendencias homicidas, pero aun así tienen prohibido matarse entre sí intencionalmente. Se admiten, sin embargo, las muertes accidentales.

Ahora sí viene el resumen de lo que pasó en la primera semana del GHM.

Bien, los participantes no tardaron en adaptarse a la vida en el castillo, y la verdad es que se creó entre ellos un clima bastante familiar. Como en el hemisferio sur llegará el otoño en dos meses, Aracne está tejiendo abrigos y bufandas para todos, y de paso se ha comido unos cuantos mosquitos, cucarachas y ratas. ¡Es una experta en el control biológico de plagas!

Medusa trabó amistad con los cocodrilos del foso y algunas serpientes que suelen rondar el patio. Frankie se ha dedicado a barrer los pisos (recuerden que el pobre no es muy hablador), y el monstruo bajo la cama... bueno, se ha quedado bajo la cama. A veces gruñe y rasca el suelo.

Bernarda, en su papel de investigadora ecologista, comenzó a plantar un jardín. Bublob y Martín el gólem le han echado una mano, y por ahora el suministro de verduras para los participantes, y de pasto para la vaca Florinda, está bien asegurado.


Rodolfo, el hombre-lobo, se ha encargado de cocinar comida mexicana para los participantes que llevan una dieta normal. Tengo entendido que es muy buen cocinero, así que le he pedido su receta de enchiladas. Paquito, su loro, ayuda en la cocina, y también se pone a cantar para entretener a los fantasmas japoneses. Eso sí: hemos tenido que proteger al loro de las cámaras fotográficas, porque como dije anteriormente, estos fantasmas japoneses son algo peligrosos cuando tienen cámaras a su disposición, y Paquito es muy sensible a la luz de los flashes.

Atatrix ha continuado su campaña en contra de la conquista de Marte, tratando de convencer a los demás monstruos de firmar la petición. Todos accedieron, pero luego el robot 0010110 dijo que estaba en contra de la conquista humana de Marte pero a favor de la conquista robótica de dicho planeta, argumentando que los robots son seres superiores y merecen colonizar otros planetas. Ahí empezó una discusión que se volvió más y más acalorada, hasta que Atatrix perdió la paciencia y...


Atatrix no fue expulsada del GHM porque puso su pistola de rayos en modo aturdidor. O sea, 0010110 sobrevivió al ataque, pero hubo que actualizar su sistema operativo porque se quedó atascado, y el robot no paraba de decir palabrotas en lenguaje binario (algunas bastante ofensivas, por cierto). De paso lo actualizamos a Linux, ya que todos los expertos dicen que es mejor que Windows.

En cuanto a Drácula, ya sabemos cómo es el conde: le gusta andar de noche, y ha pasado buena parte de la semana deambulando por el castillo, cazando mosquitos o sanguijuelas llenos de sangre. Para complementar su dieta de bichos hematófagos le suministramos sangre humana de donadores voluntarios, ya que ninguno de los monstruos del castillo tiene sangre fresca o humana. Hubo un pequeño percance cuando se sentó en la biblioteca a leer: por accidente dejó caer un libro y dijo la frase "¡por la espada de sir Gandolfo!", lo cual le costó una decapitación inmediata. Afortunadamente el conde es inmortal a menos que le atraviesen el corazón con una estaca, de modo que pudo recoger del suelo su cabeza para ponerla en su sitio. Lo malo es que no pudimos limpiar la sangre de las alfombras. Habrá que llevarlas a la tintorería.

Al final de la semana ocurrió un incidente que nos ha dejado algo preocupados: Matilda la zombi apareció de pronto con un brazo menos. Revisando las grabaciones pudimos determinar que los demás participantes no tuvieron nada que ver con la mutilación, pero aún no hemos conseguido averiguar quién es el responsable. Seguiremos investigando. La pobre Matilda se entristeció bastante, pero como es un cadáver, pudimos reponer su brazo faltante (los cadáveres no tienen problemas de rechazo de órganos transplantados). El doctor Roderic Frankenheimer se encargó de la reparación quirúrgica.


Y esto es todo por ahora. ¡No olviden votar por su monstruo favorito!

G. E.

Siguiente entrada: SEGUNDA SEMANA DEL GHM.

22 de enero de 2011

RAPUN-SSEL

Hace unos días fui a ver Enredados, ya saben, la nueva peli de Disney sobre Rapunzel. ¡Y me gustó mucho! No sé si habrán leído la historia original, pero es bastante tonta: Rapunzel vive encerrada en una torre y usa el pelo para que suban su madrastra y el príncipe, pero ella misma no sabe cómo bajarse. Como dicen los gringos, duh! En fin, la Rapunzel de la peli es bastante más inteligente, y si se queda en la torre es más bien por una especie de trauma psicológico causado por su malvada madrastra. Pero Rapunzel consigue superar el trauma y, armada con una sartén (que demuestra ser un arma sumamente útil), baja de la torre para encontrar su destino.

En fin, después de la peli me puse a imaginar cómo sería mi vida si yo tuviera la melena de Rapunzel. Bueno, mi cabellera tendría que ser más larga porque soy un poco mayor; si la de Rapunzel medía 21 metros a sus dieciocho años, la mía debería de medir... eh... más de 21 metros (puedo sacar la cuenta; lo que pasa es que no quiero dar pistas sobre mi edad :-P).

Gracias al poder de la imaginación, ¡plin!, de pronto ya tenía mi súper melena.


No está mal, ¿eh? Y con sartén y todo :-D Lo único que no añadí a la imagen mental fue el vestido rosa de Rapunzel, puesto que no me gusta vestir de rosa (es demasiado Barbie).

Una vez imaginada mi melena, empecé a convivir con ella. Al principio iba bien, pero luego descubrí que había olvidado un detalle importante: mi pelo no es lacio y sedoso, sino... mmm, digamos que es psicótico-rebelde, especialmente en días húmedos. Y como los días húmedos son la norma aquí en Montevideo, de pronto mi fabulosa cabellera se convirtió en una especie de monstruo fuera de control.


Uf. Qué lío. De pronto ya no podía ver por dónde iba, y mi cabellera se atascó en cuatro columnas y varios arbustos. Encima, los pajaritos comenzaron a anidar en ella, y el lavado de pelo se volvió una tarea hercúlea (como si no lo fuera antes del cambio). Tenía que hacer algo al respecto, así que tomé cuatro peines y cinco cepillos y me apliqué a la tarea de ordenar mi larguísima cabellera (algunos peines y cepillos desaparecieron en el proceso, seguramente devorados por la masa capilar).


Eh... bien, después de mirarme al espejo decidí que no me veía mucho mejor. Parecía una versión exagerada de María Antonieta :-P Además, aún no había enganchado a ningún príncipe ni simpático ladrón con mi cabellera, y dado que no vivo encerrada en una torre, tampoco me servía para bajar de ella.

Decidí cortar por lo sano. Literalmente. Tomé unas tijeras y ¡listo!, adiós cabellera. Vendí los pelos a una tienda de confección de pelucas y usé el dinero para comprarme un iPhone, una memoria USB, unas zapatillas de deporte Reebok y cinco litros de helado de chocolate (es que era mucho cabello, dio para hacer 329 pelucas; imagino que habrá muchos calvos felices después de esto).


Y si a algún príncipe se le ocurre venir a rescatarme de mi torre azotea... pues que vaya a la ferretería y compre una escalera.

G. E.

16 de enero de 2011

¡UNA FIESTA DE MIEDO!

Tal como prometí en la entrega anterior del Gran Hermano con monstruos, ¡hete aquí lo que ocurrió en la inauguración! Fue una fiesta monstruosamente divertida, con exóticas comidas, música terrorífica y doce participantes que aprovecharon la ocasión para conocerse mejor entre sí.

Las decoraciones del castillo consistieron en telarañas de verdad tejidas por Aracne, murciélagos traídos por Drácula y una enorme, enorme piñata armada por Rodolfo, el hombre-lobo mexicano. 0010110 proporcionó la música, bajándose desde iTunes todas las canciones relacionadas a los monstruos (como Thriller y Monster Mash), y también algunas bandas sonoras de películas de horror para dar ambiente. En cuanto a la comida, hubo de todo: ratones vivos para Aracne, algas frescas para Bernarda (la científica mutante mitad caracol) y Bublob (el monstruo del pantano), ácaros marcianos para Atatrix (la extraterrestre), mosquitos llenos de sangre para Drácula, cerebros frescos para Matilda la zombi, y carne para Rodolfo y el monstruo bajo la cama. Medusa y Frankie Jr. se conformaron con comida normal, y 0010110 se había tendido al sol más temprano para recargar sus baterías.

De cualquier manera, todos brindaron por el inicio del espectáculo, incluso el monstruo bajo la cama, quien por supuesto no salió de debajo de la cama (por eso movimos la cama al salón de baile).


Después del brindis, Atatrix y Bernarda se enfrascaron en una agradable conversación sobre el cuidado del ambiente mientras que Bublob se dedicaba a comer algas, Matilda deambulaba por ahí con un cerebro en la mano y Rodolfo le aullaba un poco a la luna. 0010110, en su papel de DJ, cambió un poco la música a pedido de Drácula, y el elegante conde invitó a Aracne a bailar un sexy tango.


Uno de los fantasmas japoneses cometió la imprudencia de decir la frase "¡por la espada de sir Gandolfo!", y entonces se desató la persecución por parte de la armadura, que duró hasta el fin de la fiesta porque ya se sabe que no es posible decapitar a los fantasmas. La pobre armadura terminó medio descalabrada en un rincón, y casi se la podía oír jadear de cansancio.

Pero bueno, mientras Martín el gólem y Frankie Jr. daban vueltas al ritmo de la canción Ghostbusters, Bernarda y Bublob aprovecharon para refrescarse en la piscina. Pronto se creó una linda amistad entre ellos, y no descarto que vaya a ocurrir algo interesante con esos dos.


Medusa y Aracne, por otro lado, se sentaron a despotricar contra la diosa Atenea, causante de sus respectivas transformaciones. Un rato después, como estaban ya un poco borrachas, comenzaron a idear distintas maneras de vengarse de su enemiga al final del GHM. Uno de esos planes (según entendí, puesto que mezclaban frases en griego antiguo) consistirá en enfrentarla con su más grande rival, Ares, el dios de la guerra. Por lo que recuerdo de la mitología, Atenea siempre fue mejor que Ares, de modo que Medusa y Aracne piensan darle algo de whisky a Atenea antes del combate, para quitarle la ventaja. A ver qué pasa.

Hacia el final de la fiesta, todos se turnaron para tratar de romper la piñata, que estaba llena de arañas de chocolate. Luego Rodolfo le pidió a 0010110 que interrumpiera la música a fin de mostrarnos sus dotes de mariachi, cantando y bailando sobre una mesa.


¡Francamente, nunca había visto una fiesta tan animada!

Para la próxima entrega del GHM, empezaré a contar los primeros incidentes ocurridos en el castillo. ¡Quédense conmigo!

G. E.

Siguiente entrada: PRIMERA SEMANA DEL GHM.

10 de enero de 2011

¡MI DRAGÓN TIENE TRABAJO!

Antes de que comience el Gran Hermano con monstruos, tengo que compartir la noticia del título: ¡mi dragoncito Donald ha conseguido un empleo! Ah, ¡estoy tan orgullosa de él!

Todo comenzó cuando le estaba enseñando a volar. No fue fácil, porque ¿cómo se le enseña a volar a una criatura cuando tú mismo no puedes volar? Conozco la base teórica del vuelo y todo eso (recuerden que soy una cerebrito), pero no tengo alas, y los animales aprenden el vuelo volando, no estudiando aerodinámica. Por eso, los primeros intentos de mi dragoncito terminaron en unos aterrizajes forzosos que no le hicieron nada bien al pobre.


Qué terrible. Uno de esos aterrizajes fue algo traumático, y Donald tuvo que usar un collarín por varios días. Bien, al menos no tuve problemas para darle la atención médica necesaria. Lo único complicado fueron las inyecciones de analgésicos, porque Donald tiene una piel escamosa muy dura.

Como sea, no dejaba de pensar en cómo resolver este problema. ¿Tendría que contratar a un instructor de ala delta? ¿O conseguir unos cohetes para mejorar la propulsión de Donald? ¿Y si compraba un trampolín o una cama elástica?

Sin embargo, la cosa se resolvió por sí sola. ¿Recuerdan que Donald estaba comiendo los caracoles de mi jardín? Veníamos bien con esa dieta, complementada con frutas y raíces, pero Donald pesa ahora unos 100 kilogramos y los caracoles ya no satisfacían su enorme apetito. Nosotros estábamos afuera, y yo ya estaba considerando la idea de que fuéramos al edificio más cercano para que él despegara desde ahí, cuando una paloma descendió a picotear los bichos de mi jardín.

Donald observó a la paloma. Luego empezó a babear. Hubo un momento de tensión entre ambos animales (seguramente la paloma jamás había visto un dragón), y después el ave pegó un chillido y escapó volando.

Ah, la naturaleza es sabia. Impulsado por el apetito, y haciéndole caso a su instinto, Donald agitó sus alas ¡y allá se fue por los aires detrás de la paloma!

* ¡¡Auxilio!!

¿No es maravilloso cuando todo cae en su lugar sin esfuerzo? (Bueno, no creo que la paloma opine lo mismo. Sólo quedaron de ella unas pocas plumas rostizadas.)

De ahí en adelante no he tenido que preocuparme más por la alimentación de Donald ni sus clases de vuelo. Ahora Donald caza su propia comida como cualquier depredador. Es decir, cualquier depredador menos mi gato, que es demasiado perezoso hasta para cazar las cucarachas que se meten en mi casa. Grunf. (De verdad, que últimamente el minino está hecho una marmota. Es como si estuviera hibernando en pleno verano. A veces lo sacudo con el pie para asegurarme de que no ha muerto.)

Unos días después del primer vuelo, sin embargo, unos hombres llamaron a mi puerta. Eran empleados del aeropuerto, y uno de ellos llevaba una magnífica águila en sus brazos. Uau. No todos los días se ve algo así. Los invité a pasar. El águila le chilló a mi gato y mi gato escapó corriendo (incluso él atina a comprender cuando la cadena alimenticia da un giro inesperado).

Resulta que, en uno de sus vuelos, Donald pasó por el aeropuerto. Al principio todos se llevaron un susto tremendo, porque era un enorme objeto volador sin autorización para circular por el espacio aéreo del aeropuerto. Luego vieron que era un dragón y quedaron estupefactos. Después pensaron que quizás era alguna especie de experimento genético chino (no los pienso contradecir; total, ni siquiera sé de dónde salió el huevo donde venía mi dragón). Por último, notaron que Donald era mucho más efectivo que las águilas y los halcones para espantar a las aves indeseadas.

Ése era el motivo por el que los empleados del aeropuerto estaban en mi casa: querían contratar a Donald para ahuyentar a las aves que pueden causar accidentes de aviación. A Donald y a mí nos pareció estupendo, y firmamos el contrato (yo con mi bolígrafo, él con su garra).

Así están las cosas ahora: Donald trabaja en el aeropuerto espantando a las aves y consiguiendo su propia comida, y yo administro sus ganancias sabiamente.

Y en su tiempo libre, Donald se va a surfear sobre los aviones.


Mi hijito adoptivo está creciendo. Qué emoción :'-)

G. E.

4 de enero de 2011

ÚLTIMOS PARTICIPANTES DEL GHM

¡Por fin tenemos a los últimos participantes para el Gran Hermano con monstruos! ¡Un aplauso de bienvenida, por favor! Los cuatro nuevos participantes son:

MARTÍN EL GÓLEM — Fue creado en los años 60 por un hippie aficionado a la alfarería. Se supone que un gólem muere cuando se borra de su frente una letra hebrea, transformando la palabra "verdad" en "muerte", pero nuestro amigo hippie introdujo una variante a este proceso: grabó la palabra hebrea en una placa de metal y la introdujo en el pecho del gólem. Como consecuencia de esto, Martín está protegido de la aniquilación, y cuando su creador falleció accidentalmente al tirarse de un edificio (había tomado LSD y estaba convencido de que podía volar), el gólem quedó huérfano. Pobrecito. Lo hemos incluido al GHM por compasión. Martín no habla pero es bastante amable considerando su cerebro de arcilla. Tiene un bonsái creciendo en su cabeza, así que cada tanto debe darse una ducha para regarlo.


EL MONSTRUO BAJO LA CAMA — No conocemos su nombre real. Cuando lo pronuncia suena algo así como "grrrbrrñaj", pero es que el lenguaje de esta criatura está compuesto exclusivamente de gruñidos. Quizás la traducción sea Pepito o Pablito. Da igual. El monstruo vivía bajo la cama de un niño. El niño creció y se mudó de la casa de sus padres, así que el monstruo quedó sin trabajo, y por eso envió la solicitud para entrar al GHM. Hemos puesto varias camas a su disposición en el castillo, dado que ése es su hábitat natural.


ARACNE — Entró recomendada por Medusa. De acuerdo a la mitología, Aracne era una joven griega muy hábil en la creación de telares. Hay dos versiones sobre lo que ocurrió con ella. La primera es que desafió a Atenea a una competencia y le ganó. Atenea se comportó entonces como una mala perdedora y convirtió a Aracne en una araña, condenándola a tejer por el resto de su vida. En la segunda versión, Aracne tejió un telar donde exponía todos los vicios de los dioses del Olimpo, y debido a ello fue castigada por Atenea. (Esta Atenea es de cuidado.) Sea cual sea la verdad, se entiende por qué Aracne y Medusa son amigas. Aracne todavía dedica gran parte de su tiempo a tejer, y este invierno estuvo muy ocupada tejiendo bufandas para los indigentes de Montevideo. Fue muy amable de su parte, por cierto. Pero ahora, en pleno verano, ya no está el tiempo como para usar prendas de lana, así que Aracne decidió unirse al GHM.


0010110 — 0010110, que en lenguaje humano vendría a ser algo así como Enrique, fue creado por un estudiante de informática. En sus orígenes era un robot multimedia: tiene televisión, radio, reloj, bandeja para CDs, reproductor de casetes (ahora en desuso) y un cerebro de inteligencia artificial bastante avanzado para la época en la que fue construido. Funcionaba en su origen con seis pilas D, pero ahora tiene paneles solares y baterías de litio recargables, igual que Frankie Junior. Por desgracia, algo falló en su cerebro y 0010110 se volvió malo. Trató de electrocutar a su creador y de llevar a cabo un plan de dominio mundial que fracasó estrepitosamente (0010110 simplemente no es rival para las nuevas computadoras). Estando al borde de ser condenado a la destrucción en una compactadora de chatarra, se salvó al ser reclutado por el GHM. Si gana, se le perdonarán sus crímenes. Y si no gana... bueno, digamos que la compactadora estará feliz de verlo de nuevo.


Eh, ese gesto con el dedo no fue muy amable, 0010110. Más te vale corregir esa actitud. La compactadora, ¿recuerdas?

Nuestros doce participantes ya están listos para ingresar al castillo. Próximamente: ¡la fiesta de inauguración del espectáculo! Será una fiesta monstruosa, por supuesto :-D

G. E.

Siguiente entrada: ¡UNA FIESTA DE MIEDO!

1 de enero de 2011

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Si es cosa rara pasar la Navidad en Uruguay, con fuegos artificiales y temperaturas veraniegas, al menos el Año Nuevo sí tiene sentido. Aunque a veces los fuegos artificiales exploten muy cerca de mí y tenga que esquivarlos.


Como parece que las cosas siempre llegan tarde a Uruguay, el Año Nuevo no fue la excepción: nos llegó usado por más de medio mundo, así que ya no era tan nuevo. Pero antes me topé con el Año Viejo, quien estaba muy decrépito y a punto de fallecer (tranquilos, que no le pegué por error con ningún objeto contundente). Le ofrecí una limonada para que tomara su muerte con más ecuanimidad. (Este año mis limoneros dieron mucha fruta. Tengo suficiente jugo de limón en el refri para calmar la sed de todo un regimiento.)


Pensándolo bien, las condiciones laborales de los años deben de ser un poco insalubres, dado que su expectativa de vida no supera el año. ¿Tendrán que sindicalizarse? ¿O les bastará con añadir más antioxidantes y ácidos grasos omega 3 a su dieta? Sería bueno que los años duraran un poco más. Así me conservaría joven y bella por más tiempo :-P

En fin, apenas se despidió el Año Viejo, también pasó por mi casa el Año Nuevo que venía a toda marcha.


Vaya. Qué carácter. ¿Estas nuevas generaciones vienen cada vez peor o es que yo me estoy haciendo vieja?

Como sea, ¡les deseo a todos un muy feliz Año Nuevo! :-)

G. E.

PD: A ver si mi pobre gato sale por fin de debajo de la cama. No le he visto ni los bigotes desde la pasada Nochebuena.
SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)
Seis historias románticas contemporáneas con un toque de arte en cada una.
 
 
Haz clic en la imagen para leer la muestra gratis, haz clic en el botón verde abajo para comprar ya mismito esta edición de lujo mediante PayPal (pago seguro). (¡Y de paso alimentarás a la autora de este blog para que pueda seguir escribiendo! ¡Gracias!)
 

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D